viernes 16 de abril de2021

"El grito" es llamado La Giaconda moderna.
Mundo

Que dice la frase oculta del cuadro “El grito” de Edvard Munch

Una investigadora especializada en las obras del pintor determinó ya quien era el responsable de la frase. Las palabras solo demuestran una personalidad que años después, aun no ha sido comprendida.

"El grito" es llamado La Giaconda moderna.

Fueron años los que pasó la curadora Mai Britt Guleng tratando de revelar cada una de las aristas de quien continúa siendo un pintor muy cuestionado. “El grito” de Edvard Munch es uno de los cuadros más reconocidos en el mundo. Sin duda entra en las listas de las pinturas que al menos todos han visto una vez en su vida. La han llamado incluso, el equivalente moderno de La Giaconda (1500) de Leonardo Da Vinci.

"El grito", Edvard Munch (1893).

Pero en el momento en que Munch presentó su cuadro al mundo, las críticas fueron duras. Quien en ese momento era el director del Museo Noruego de Artes Decorativas y Diseño, Henrik Grosch, hasta dijo que uno no puede más considerar a Munch como un hombre serio con un cerebro normal”, una opinión a la que muchos se sumaron y mancharon la reputación del artista.

Fue todo este torbellino de locura lo que terminó por clasificar al pintor y sus creaciones como de locura y angustia. Hace más de un siglo se descubrió una inscripción oculta entre las pinceladas. “La escritura en lápiz fue fechada inmediatamente antes o después de 1895, así que es razonable pensar que sucedió antes o después de la exhibición en Kristiana”, sentencia Guleng. “Tienes que acercarte bastante para ver la frase. Rara vez encontramos tales inscripciones en pinturas, particularmente no en una de las más famosas del mundo”, planteó.

Se utilizaron varios procedimientos con rayos infrarrojos.

Según los estudios, la primera vez que se notó esta inscripción fue en 1904, durante una exposición en Copenhague. Nunca antes se había visto. En aquel momento, un crítico de arte danés pensó que la había escrito alguien del público, seguramente un opositor de la locura que siempre presentaba el autor.

Pero... que dice esa frase por la que muchos curadores e investigadores se han desvelado? Simple: ““¡Solo podría haber sido pintado por un loco!”. Escrita en el reverso, la curadora mencionada anteriormente pasó años investigando y tratando de encontrar la respuesta.

Con ayuda de rayos infrarrojos y varias fotografías, que se sumaban a los años de estudio específico que había hecho del autor, finalmente pudo dar una respuesta: “La escribió él mismo, Edvard Munch”.