México: prendieron fuego a un estudiante de 14 años por no ser “de la misma raza” que sus compañeros

Rociaron con alcohol y lo prendieron fuego a un chico de 14 años por ser de raza Otomí.
Rociaron con alcohol y lo prendieron fuego a un chico de 14 años por ser de raza Otomí.

En la escuela lo rociaron con alcohol y lo quemaron. El niño sufría bullying por ser de origen Otomí, un pueblo originario de México. Incluso su maestra lo discriminaba y le dijo que se colocara una cebolla en las quemaduras.

Rociaron con alcohol y prendieron fuego a un chico de 14 años por ser de origen Otomí. El acto lo cometieron sus propios compañeros de clase, de un instituto de la secundaria Josefa Vergara, en la comunidad El Salitre, en la capital de Querétaro, México. El chico sufría bullying desde principio de año, hasta de su propia profesora.

El niño, identificado como Juan Pablo, fue rociado con alcohol y quemado, por lo actualmente se encuentra en el Hospital del Niño y la Mujer en estado delicado. Los padres aseguraron que el menor desde principio de año no quería asistir al colegio y exigen justicia para su hijo.

La fiscalía de Querétaro detalla que el 7 de junio se recibió la denuncia y se inició la investigación por los hecho ocurridos. “La Unidad Especializada en Justicia para Adolescentes realiza las investigaciones. Los servicios periciales han valorado las lesiones provocadas en el adolescente y con base en ello, se dará continuidad al proceso penal hasta el total esclarecimiento de los hechos”, se lee en un comunicado.

Hasta la maestra le hacía Bullying

Luego del incidente, Juan Zamorano, padre del chico, reveló en El Universal que desde febrero su hijo se rehusaba a asistir al colegio y pedía que lo cambiaran de salón. Sin embargo, la directora negó el cambio argumentando que no había motivos y no había lugar en los otros salones.

“Desde aquellos tiempos ya le estaban haciendo bullying y nos dimos cuenta que hasta la propia maestra le hacía bullying, nada más porque somos de raza otomí, piensa ella que no somos de su clase, no somos de su raza, piensa que ella es ser humano y nosotros somos de otras personas”, denunció.

“Para mí [la agresión] no fue sólo un accidente, ni mucho menos bullying, ya fue un intento de asesinato. Ahorita ya pasó dos quirófanos; si no fuera grave, creo que con uno hubiera sido suficiente, pero todavía va a pasar uno y otro, lo que quiere decir que sí está grave”, aseguró insistiendo que no fue bullying nada más.

Las quemaduras de Juan Pablo dañaron sus glúteos y la parte interna de las piernas, que es donde está más grave, según el padre la recuperación va a llevar tiempo “porque están graves las heridas”, y “va a necesitar injerto, porque están profundas las heridas”.

Según los padres, luego de lo sucedido la maestra no dejó que llamaran a emergencia y le dijo que se ponga una cebolla en las quemaduras, y no llamó a los padres. “Anteriormente cualquier falla en los trabajos, en seguida le marcaba a la mamá, y esa vez, ¿por qué no marcó la maestra al momento que sucedió eso?, nada más le consiguió una cebolla para que la cortara y se la aplicara, para que se enfriara su herida, desde su emergencia, según ella”, relata.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA