Bombón asesino: mató a su novio con un chocolate envenenado y vivió cuatro días con el cadáver en el sillón

Ocurrió en Brasil. La Policía busca a Julia Andrade Cathermol Pimenta que permanece prófuga por el crimen de su pareja, el empresario Luiz Marcelo Antônio Ormond.

Bombón asesino: mató a su novio con un chocolate envenenado y vivió cuatro días con el cadáver en el sillón

Una tragedia insospechada sucedió en el norte de Río de Janeiro, Brasil. Luiz Marcelo Antônio Ormond, un empresario respetado en la zona, fue hallado muerto en circunstancias macabras que dejaron perplejos a los investigadores y conmocionaron a la comunidad. Su novia, Julia Andrade Cathermol Pimenta, se convirtió en la principal sospechosa de un crimen que fue tan calculado como atroz.

Todo comenzó cuando los vecinos de Ormond alertaron a las autoridades debido a un hedor insoportable que emanaba de su apartamento. Al llamado de emergencia acudieron bomberos y policías, que al ingresar encontraron el cuerpo del empresario en avanzado estado de descomposición, sentado en el sofá de la sala.

Júlia Andrade Cathermol Pimenta está prófuga de la Justicia de Brasil. Foto: Radio Sudamericana
Júlia Andrade Cathermol Pimenta está prófuga de la Justicia de Brasil. Foto: Radio Sudamericana

Según el escenario descrito por los oficiales de la Policía local, al hombre lo rodeaban paquetes de morfina y dos ventiladores, uno en el techo y otro en el suelo, que soplaban hacia una ventana abierta, un intento fallido de disimular la putrefacción. Ante esto, el proceso de investigación fue exhaustivo y complejo, con las autoridades realizando múltiples entrevistas con vecinos y amigos del empresario.

Mientras recopilan información valiosa sobre sus últimos días, continúan la búsqueda de Julia Andrade Cathermol Pimenta, que se encuentra prófuga. Los testimonios coincidieron en señalar un cambio en el comportamiento de Luiz Marcelo, quien parecía cada vez más enfermo y debilitado en las semanas previas a su muerte, lo que reforzó la teoría del envenenamiento progresivo.

El bombón asesino

Los últimos días de Luiz Marcelo Antônio Ormond fueron captados por una cámara de seguridad del edificio. El viernes 17 de mayo, Luiz Marcelo fue visto por última vez saliendo de la piscina del edificio acompañado de Julia. En el ascensor, las cámaras captaron un inquietante detalle: Luiz Marcelo sostenía un plato con un bombón de chocolate, mientras Julia cargaba una botella de cerveza.

Tras un breve intercambio de afecto, las imágenes mostraron a Luiz Marcelo Ormond inclinado contra el espejo, tosiendo y cerrando los ojos, signos que sugerían los primeros efectos del envenenamiento. Ahora, el informe forense confirmó las sospechas: Luiz Marcelo había ingerido un bombón de chocolate envenenado, conocido localmente como brigadeirão.

Según consignó Infobae, las trazas de chocolate líquido en su estómago eran pruebas irrefutables. Además, la teoría de la policía se fortaleció al descubrir que, tras la muerte de su novio, Julia permaneció en el departamento durante todo el fin de semana. Vecinos y cámaras la captaron saliendo sola y usando el coche de Luiz, que posteriormente vendió.

El momento en que el empresario se desvanece fue captado por las cámaras de seguridad del edificio. Captura: Perfil
El momento en que el empresario se desvanece fue captado por las cámaras de seguridad del edificio. Captura: Perfil

“Es un caso aberrante porque muestra una frialdad extrema. Se quedó en el apartamento con el cuerpo alrededor de tres o cuatro días. Comió, durmió e incluso fue al gimnasio, regresando luego a la morada donde yacía el cadáver”, explicó el investigador Marcos Buss ante la frialdad con la que Julia manejó la situación.

Este comportamiento, sumado a la evidencia de un posible dopaje previo con morfina, apuntaba a un plan meticulosamente orquestado. En ese marco, la escena del crimen ofrecía más preguntas que respuestas para las autoridades. Por ejemplo, los ventiladores encendidos y la ventana abierta indicaban un intento deliberado de acelerar la descomposición y mitigar el olor.

Además, el cuerpo presentaba un golpe en la cabeza, sugiriendo un ataque físico además del envenenamiento. Por otra parte, los paquetes de morfina encontrados levantaron la hipótesis de una intoxicación gradual, posiblemente administrada por Julia para debilitar a su pareja antes de administrarle el golpe fatal.

Detención de una “mentora espiritual”

La muerte de Luiz Marcelo Antônio Ormond continúa causando revuelo en el país vecino, ya que mientras más datos se suman a la causa más involucrados son señalados por los investigadores. De esta manera, el hecho no solo involucró a su novia, Julia Andrade Cathermol Pimenta, sino que se extendió a un círculo más amplio de complicidad y engaño.

La investigación policial dio un giro sorprendente con la detención de Suyane Breschak, una psíquica autoproclamada “mentora espiritual” de Julia durante una década. Añadiendo intriga al caso, la mujer y otra amiga, cuya identidad no ha sido revelada, fueron arrestadas en posesión del coche y la computadora de Luiz Marcelo.

La policía de Brasil busca a Julia, quien se encuentra prófuga tras el asesinato en Río de Janeiro. Foto: Infobae
La policía de Brasil busca a Julia, quien se encuentra prófuga tras el asesinato en Río de Janeiro. Foto: Infobae

De acuerdo a las declaraciones de Breschak, Julia le debía una exorbitante suma de 600 mil reales (aproximadamente USD 120 mil) por “consultas espirituales y trabajos”. Ante esto, los investigadores descubrieron que la relación entre Julia y la psíquica no era meramente profesional, ya que las transacciones financieras regulares de Julia, ascendían a 5.000 reales (aproximadamente USD 1.000) mensuales.

Esto indicaba una dependencia económica considerable entre ambas, lo que sembró sospechas sobre la motivación detrás del crimen. Además, las evidencias recogidas pintaron un cuadro de premeditación y frialdad escalofriante. Julia no solo vivió con el cadáver de su novio durante días, sino que también se dedicó a eliminar cualquier rastro que pudiera vincularla al crimen.

Las últimas novedades sobre la muerte de Ormond

Las declaraciones de Suyane Breschak revelaron detalles perturbadores de los días posteriores al asesinato. Julia la llamó para pedir ayuda con el cuerpo, mencionando que lo había envuelto en sábanas y mantas y había encendido ventiladores porque “el olor era insoportable”. Breschak también confesó que Julia utilizó lejía para limpiar el apartamento, intentando sin éxito enmascarar la descomposición del cadáver.

Júlia Andrade Cathermol Pimenta está prófuga de la Justicia de Brasil. Foto: Radio Sudamericana
Júlia Andrade Cathermol Pimenta está prófuga de la Justicia de Brasil. Foto: Radio Sudamericana

Cuando se hicieron presentes las autoridades descubrieron que hasta los buitres se habían congregado cerca de la ventana, atraídos por el hedor. Lo que sí quedó claro es que el modus operandi de Julia y la implicación de su mentora espiritual sugieren una planificación minuciosa.

Al respecto, el investigador Buss a O Globo declaró: “Nos parece que ella lo estuvo dopando durante algún tiempo y, en cierto momento, decidió acabar con su vida para poner en práctica su plan criminal y lograr su objetivo de apoderarse de sus bienes”. Este análisis fue respaldado por la evidencia forense y las declaraciones de los testigos, que pintaron a Julia como una mujer determinada a obtener lo que quería a cualquier costo.

Seguí leyendo:

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA