Cómo se puede mejorar en eficiencia ganadera

El sector ha crecido en genética e infraestructura, pero todavía se pueden aplicar varias herramientas para aumentar la preñez y el volumen productivo.

Cómo se puede mejorar en eficiencia ganadera

Así como la Fiesta Nacional de la Ganadería que se realiza cada año en Alvear insertó a la producción pecuaria mendocina en el mapa nacional, primero impactó puertas adentro de la provincia. Uno de los logros principales fue el mejoramiento en infraestructura de los campos y en particular la mejora genética de los rodeos. El desafío hacia adelante es redoblar la apuesta y, a través de distintas herramientas, mejorar aún más la eficiencia.

“Antes del 1982 se vendía hacienda criolla y tenías que ir a vender a otras provincias, acá no habían remates. Con la Fiesta se produjo un antes y un después en lo que es la ganadería de la provincia”, contó Ramiro Labay, presidente de la específica de ganadería de la Cámara de Comercio de General Alvear.

“Se empezó a hablar de Mendoza como una provincia ganadera, se empezó a aplicar mucha genética y hoy en los remates se puede apreciar y competimos con cualquier animal de las zonas núcleo del país. Se puso a la ganadería de Mendoza en la agenda nacional”, agregó Labay.

El médico veterinario Eduardo Naldini acotó: “Hay una mejora mayúscula en la calidad del producto y los terneros son tan competitivos como cualquiera de otra zona”. Sin embargo, este especialista y cofundador de la Fiesta ganadera no se quedó solo con los laureles y también remarcó que “seguimos produciendo pocos terneros”.

“Tenemos que mejorar la capacidad de producción, la eficiencia productiva, no la calidad. Y esto ocurre porque la mejora genética del animal de mejor es muy visible, el productor lo ve, lo palpa. En cambio, la mejora en la producción depende de medidas que se tomen y el resultado no es instantáneo”, explicó Naldini.

Destete precoz y ganadería bajo riego

Entre las herramientas para mejorar la capacidad productiva en los campos, está el tan remanido destete precoz. Según los datos aportados por la Dirección de Ganadería, el porcentaje de destete precoz aumentó un 6% en los últimos 20 años, sin embargo, todavía se mantiene por debajo del 60%. En 2022 esa práctica se ubicó en el 57%.

Marcelo Valot, productor del este y presidente de la Fundación Coprosamen, afirmó que “la misión” es salvar a las madres, por eso hacer un destete precoz alivia la madre. Después gana kilos el animal y la madre está en condiciones de volverse a preñar.

“Es el desafío que tenemos, inculcarles a los productores que aprendan a llevar bien la logística en el campo. Necesitamos lograr un 90% de parición, no un 50% o un 60%. Y eso se logra con un buen manejo en el campo”, afirmó Valot.

Néstor Gómez, productor de San Carlos, también ve en el destete precoz el beneficio de los criadores, pero avanzó un paso más y planteó la necesidad de desarrollar la ganadería bajo riego.

“Yo creo que eso es fundamental, el tema de destete precoz y una recría bajo ciego. Es el futuro a donde hay que apuntar, porque aliviamos la vaca, se va a preñar más rápido esa vaca y vamos a ganar más kilos en los terneros en menos tiempo y también sanidad en los animales con la alimentación bajo riego”, expresó.

Ramiro Labay sumó que, si se pretende aumentar el abastecimiento de carne en Mendoza, hay que pensar de dónde se saca más alimento para la hacienda: “El potencial que tenemos en el bajo riego es que podemos lograr muchos kilos de carne en poca superficie. Hay que tener herramientas para implementar sistema de pivot central o sistema de riego presurizado o el que sistema que sea”.

Otros esquemas

Para Sergio Moralejo, subsecretario de Agricultura y Ganadería de Mendoza, la ganadería debe ir “hacia otros esquemas para ampliar la provisión de alimento”. Aunque también advirtió: “Este tipo de inversiones son realmente muy importantes, pero mientras le estamos pidiendo al sector que haga apuestas a tres o cuatro años, todos los días se levantan con el corazón en la boca para ver qué medidas nuevas se toman a nivel nacional frente al descalabro de la macro”.

“Tenemos mucho por crecer, absolutamente, porque lo que pretendemos es tener la totalidad de la cadena, pero me parece que lo más virtuoso es no perder el rumbo, pese a las dificultades macroeconómicas”, sostuvo el funcionario.

En este sentido, Gómez recordó que “no todos los productores tienen la posibilidad de acceder a una finca o un sistema de riego para desarrollar la ganadería bajo riego”. En Mendoza hay 4.246 productores repartidos en 2.592 establecimientos agropecuarios y, según datos del Clúster ganadero, el 65 % de los productores de la provincia poseen menos de 50 animales (17 % de la hacienda local).

Ante esta situación, el productor sancarlino opinó que debería haber una especie de esquema asociativo para “dar la posibilidad al productor chico de hacer convenio con gente que tenga potrero (fincas)”.

“Es un trabajo que tenemos que hacer los productores y el gobierno. Ahí está el futuro, porque lo ideal sería poder criar y recriar, engordar y terminar todo en la provincia y no sacar afuera. Sería bueno tratar de buscar la forma de coordinar para que los terneros que se produzcan en Mendoza queden en Mendoza”, agregó Gómez.

Por último, vale mencionar que dentro del fomento a la ganadería bajo riego están los beneficios que otorga la ley provincial 7074 de fomento ganadero. Según la Dirección de Ganadería, al 31 de octubre del año pasado se otorgaron $157.000.000 en aportes no reembolsables (ANR) distribuidos en los 31 establecimientos habilitados en Mendoza. Esos subsidios implicaron para la provincia la generación de 17 millones de kilos de novillos con destino a la faena local.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA