Avanzan en pruebas para exportar a EEUU 500 contenedores

La proyección, si el ensayo es positivo, es exportar entre 300 y 540 contenedores al año (hasta 14 mil toneladas) en el mediano plazo.
La proyección, si el ensayo es positivo, es exportar entre 300 y 540 contenedores al año (hasta 14 mil toneladas) en el mediano plazo.

El objetivo del gobierno provincial es lograr enviar cebollas dulces y que el producto sea del agrado del mercado para incrementar las ventas internacionales.

Con la idea de diversificar los compradores y tras una propuesta de una empresa de Estados Unidos, un grupo de productores locales, con apoyo del INTA y ProMendoza, están con un ensayo de cebollas dulces para vender al exterior. La proyección, si el ensayo es positivo, es exportar entre 300 y 540 contenedores al año (hasta 14 mil toneladas) en el mediano plazo.

Nicolás Musa, director de desarrollos agrícolas de Fresh Garlic Produce Corp y Agrícola Markalen, comenta que una empresa estadounidense, Generation Farms, estaba interesada en invertir en cultivos de cebolla dulce, muy requerida en supermercados y locales de comidas rápidas. Por ello, coordinó esta iniciativa con entidades locales y otros 3 productores: Agro López, MAF (Miguel Ángel Fernández) y Agropecuaria María Vicente.

De momento, están realizando ensayos en Santiago del Estero, Mendoza y San Juan. Si bien la primera provincia parece la ideal en rendimiento, todas las cebollas se van a procesar y empacar en Mendoza, con destinos a puertos chilenos y de ahí rumbo a EEUU. En setiembre estarán los análisis de los productos y en octubre se espera enviar entre 5 y 8 contenedores con variedades.

“Perú hoy es el líder en producción de esta cebolla en contraestación, hace 30 años está haciendo este trabajo. Entre 2020 y 2021, Perú exportó 5.400 contenedores (140 mil toneladas) de cebolla dulce a EEUU. Argentina tiene capacidad de expansión, podríamos tomar un 10% de ese mercado a mediano plazo”, analiza Musa.

Después del análisis y del envío, el cliente de EEUU. y la Asociación de cebolla dulce, deben validar las características de la cebolla dulce argentina. Musa afirma que la decisión de siembra de volumen va a estar dada por los resultados cualitativos de esta etapa, y que también se ofrecerán cultivos orgánicos de cebolla para poder presentar un portfolio más interesante.

“Lo importante es que se diversifica la matriz de producción de cebolla. Hoy está desastroso el precio de la cebolla porque el sector se ha enfocado en el mercado brasileño. Eso hace necesario diversificar la matriz de la cebolla y podemos aprovechar la contraestación del Hemisferio Norte”, sostiene Musa.

No sólo producir, sino enviar

Aldo López, investigador del INTA La Consulta y asesor técnico del proyecto, recuerda que en 2010 también se hicieron ensayos con cebolla para exportación, pero esta vez tienen nuevas variedades, con una probabilidad mayor de éxito. Además, esta vez no medirá sólo la producción, sino la logística para comercializar.

“Propuse que hiciéramos una prueba no sólo productiva sino también comercial. Es decir, que el ensayo terminara con la cebolla ya en los puertos de EEUU.”, afirma López. De ese modo, evaluarán cuánto costó producir, cuántos kilos se obtuvo, el nivel de pungencia (picor en boca) y cómo llegó allá.

Esta variedad temprana de cebolla es prácticamente de invierno: se planta en marzo y se comercializa en octubre. Son cebollas de un tamaño más grande al que habitualmente se consume en Mendoza y se tienen que exportar con frío. El proceso de embarque y de transporte es parecido al del ajo, en un contenedor refrigerado.

“Si alguien quiere empezar con este negocio hay que hacer acuerdos comerciales previos. No podés producir y después ‘salir a la calle’ a vender la cebolla. Tenés que tener asegurada la venta antes de producirla, por eso es importante que la empresa compradora fue quien planteó este ensayo”, explica López. El especialista aclara también que poseen un costo inicial alto, con semillas que superan los U$S450 por hectárea.

En cuanto a los números, López considera que, si los análisis arrojan buenos resultados, en un plazo de 3 a 5 años se puede abarcar entre un 5 y un 10% de la oferta actual de Perú a Estados Unidos. Si se llega al 10%, eso implicaría necesitar alrededor de 600 ha cultivadas con cebolla dulce.

Por su parte, Gerardo Arribas, responsable del Sector Alimentos Frescos de ProMendoza, comenta que EEUU. ha tenido buenas experiencias con el ajo mendocino y que les interesa Argentina para diversificar sus compras de cebolla: “La idea es enviarles un muestreo general, mandar contenedores para hacer la cadena completa de la exportación y ver realmente las posibilidades. Hasta ahora, todo va relativamente bien”.

Un punto que destaca Arribas es que se incluyan cebollas orgánicas, con un valor extra para esta nueva producción local. Además, en Mendoza se reunirán también las cosechas de Santiago del Estero y San Juan, como punto de empaque para la exportación.

“En ProMendoza analizamos la parte logística. La vemos bien porque se va a reunir en un empacador de la provincia y va a salir por Chile hacia EEUU. Es una inversión conjunta entre participantes de acá y de allá. Si esto sale bien, será grande”, se esperanza Arribas.

Finalmente, el responsable de Alimentos Frescos destaca que continúan trabajando para captar este tipo de inversiones para los productores locales.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA