Qué es el herpes zóster, mejor conocido como culebrilla, y cómo se contagia

Es importante saber sobre estas infecciones para poder realizar un cuidado integral de la piel. En definitiva, la información es poder y en este caso es crucial manejar la correcta. Por eso, en esta nota te contamos todo lo que tenés que saber para prevenirla.

Qué es el herpes zóster, mejor conocido como culebrilla, y cómo se contagia.
Qué es el herpes zóster, mejor conocido como culebrilla, y cómo se contagia.

El herpes zóster, popularmente llamado culebrilla, es una infección viral que afecta a los nervios y la piel. Esta afección es causada por el mismo virus responsable de la varicela. El herpes zoster se produce cuando el virus se reactiva después de una infección previa de varicela, que puede haber ocurrido años antes.

El herpes zóster, popularmente llamado culebrilla, es una infección viral que afecta a los nervios y la piel.
El herpes zóster, popularmente llamado culebrilla, es una infección viral que afecta a los nervios y la piel.

La causa es el virus varicela-zóster que permanece latente en el cuerpo después de una infección de varicela inicial. Cuando se reactiva, generalmente debido a un debilitamiento del sistema inmunológico relacionado con la edad, el estrés, enfermedades o medicamentos, puede causar el herpes zóster.

¿Cuáles son los síntomas?

El herpes zóster suele comenzar con dolor o sensación de ardor en una región específica de la piel. Luego, aparecen erupciones cutáneas dolorosas que se desarrollan en forma de vesículas o ampollas, generalmente a lo largo de un lado del cuerpo o la cara y el dolor puede ser intenso y persistente.

El herpes zóster suele comenzar con dolor o sensación de ardor en una región específica de la piel.
El herpes zóster suele comenzar con dolor o sensación de ardor en una región específica de la piel.

A menudo afecta un área del cuerpo que está inervada por un solo nervio, lo que le da un patrón característico que se parece a una franja o culebrilla, de ahí el nombre popular.

A diferencia del virus de la varicela, el herpes zóster no es altamente contagioso. Sin embargo, puede transmitirse a personas que no hayan tenido varicela.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del herpes zóster generalmente implica antivirales para acortar la duración de los síntomas y analgésicos para aliviar el dolor. En algunos casos, se pueden requerir tratamientos para el dolor persistente (neuralgia postherpética).

La vacuna contra el herpes zóster (Shingrix) está disponible y es eficaz para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad y sus complicaciones, especialmente en personas mayores.
La vacuna contra el herpes zóster (Shingrix) está disponible y es eficaz para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad y sus complicaciones, especialmente en personas mayores.

La neuralgia postherpética es una complicación del herpe zoster e implica un dolor persistente en el sitio afectado que puede durar meses o años después de la erupción. Otras complicaciones pueden incluir infecciones secundarias de las ampollas y afectación ocular en el caso de que las ampollas se formen en el área del ojo.

La vacuna contra el herpes zóster (Shingrix) está disponible y es eficaz para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad y sus complicaciones, especialmente en personas mayores. Se recomienda la vacuna en adultos mayores a 50 años y en personas de riesgo.

Si querés saber más sobre dermatología y estética, entrá a mi perfil de Instagram @dra.sofiamazzaroni y estate atento a toda la información que tengo para contarte sobre tu piel y cómo cuidarla.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA