Moda sustentable: menos ropa, más combinable y reciclable es el quid de la nueva era

Elegir prendas y diseños en función del reciclado
Elegir prendas y diseños en función del reciclado

Desde su nuevo programa “Para cada ocasión”, en Más Chic, Laura Opazo, comunicadora y estilista, ayuda a mujeres a encontrar un estilo apropiado a cada momento. También plantea un consumo amigable con el medio ambiente que rechace las prendas fabricadas en base a la explotación laboral

Con la apertura de salones y bodegas, volvieron los eventos, las reuniones sociales y los festejos que requieren diferentes outfits. Varios especialistas en moda ya están trabajando en redireccionar las tendencias y sobre todo, mostrar a los consumidores una forma más sustentable de tener un guardarropas apropiado. Laura Opazo, la reconocida comunicadora española experta en moda, vuelve a Más Chic para dar todos los tips necesarios. El programa se llama “Para cada ocasión” y se emite los lunes a las 18.30 con repeticiones los sábados y domingos a las 18. Más Chic puede verse por Cablevisión (HD 406), Directv (230), Supercanal (502), Telecentro (509/HD 1083), Movistar TV (657) y Claro TV (374)

En este programa, que cuenta con 22 episodios, mujeres que llevan una vida normal (es decir, no son famosas ni influencers) visitan a Laura y a sus expertos en protocolo, maquillaje y tendencias, quienes les dan pautas esenciales para que aprendan a desenvolverse con soltura y elegancia en todas las situaciones.

Tener menos prendas, mejor combinables
Tener menos prendas, mejor combinables

Pero además, en esta entrevista con Los Andes, Laura Opazo habla de lo que nos dejó la pandemia como sociedad, la necesidad de despojarse de todo lo que no usamos, la elección de negocios cercanos o los diseños de autor, a la hora de comprar, por encima de las grandes tiendas, la posibilidad de una moda más amigable con el medioambiente y minimizar la compra de prendas “económicas” o low cost que favorecen los abusos a millones de personas que trabajan en condiciones infrahumanas.

¿Cómo es el programa “Para cada ocasión”?

El programa se grabó antes de la pandemia, cuando nadie sabía que iba a ocurrir lo que ocurrió y que nos iba a imposibilitar no solamente estar con las personas que queremos, sino también enfrentarnos a este tipos de eventos tan variopintos que mostramos en cada uno de los episodios. Entonces, voy reuniéndome con una mujer diferente que me expone una situación personal a la que se tiene que enfrentar. Intentamos empoderarlas. Muchas veces no tenemos ni idea qué escoger y no damos el mensaje adecuado con nuestra vestimenta porque se nos olvida que la moda también es un canal de autoexpresión, y que hay también ciertos usos y normas sociales, que hay que adaptarse a ellos según la circunstancia. Hay cosas muy obvias como que alguien no va a ir al campo con un taco, pero luego hay cosas que son menos obvias y de alguna manera este programa tiene esa función didáctica.

Los placares no pueden ser una mole de ropa que dificulte el cambio de temporada
Los placares no pueden ser una mole de ropa que dificulte el cambio de temporada

¿Qué es la moda sustentable?

Yo hice aquí en España un programa en el que tenía que presentar looks por muy poco dinero, que al principio tuvo un sentido -lo hicimos después de la crisis que se vivió muy fuerte del 2008 al 2013 aproximadamente-, porque la gente no tenía tanto dinero en el bolsillo y quería vestirse de forma diferencial. En este programa les mostrábamos diferentes formas de hacerlo visitando tiendas de segunda mano, pero también grandes cadenas de consumo low cost.

A raíz de eso y después de hacer dos temporadas, comencé a tener cierta inquietud porque no me gustaba promover el consumo por consumo. Me parecía incluso degradante, no entiendo que tengamos que estar estrenando ropa nueva cada poco tiempo, y hechas en dudosas circunstancias. A partir de ahí me puse a investigar e hice un curso de moda sostenible que promueve un equilibrio entre la parte social y medioambiental. Muchas veces pensamos, egoístamente, en nuestras necesidades, en que queremos estrenar, y queremos ir bellos, pero no nos damos cuenta cómo están fabricadas estas prendas. Para que una prenda sea tan tan barata, hay alguien que lo está pagando por detrás: por un lado el medioambiente, porque cuando consumes de esa manera tan desaforada, tan bulímica, al final estás pidiéndole a la Tierra que te dé recursos de una forma inmediata y constante por encima de su capacidad de regeneración. Y por otro lado, la gente que trabaja en esta cadena de producción normalmente lo hace en condiciones ínfimas laborales.

Aquí en España nos quejamos mucho y estamos muy acostumbrados a decir “estoy mal pagado, trabajo mucho y nadie paga las horas extras” pero luego compramos y consumimos productos hechos en condiciones paupérrimas que no respetan ni siquiera los derechos humanos.

¿Cuál es el objetivo de esta tendencia?

La moda sostenible busca un equilibrio. Es decir un cambio de chip en el consumo, que sea más racional y pensar un poco más lo que necesitamos. No dejarnos llevar por ese impulso, sobre todo con todo el tema de las redes sociales. Estamos expuestos a más de 3 mil impactos diarios -soy publicista, esa es mi formación profesional luego me forme como estilista- que nos atosigan, nos invitan a consumir y llega un momento que perdemos hasta la objetividad, ya no sabemos si nos gusta o es porque está de moda, o creemos necesitar cosas que no necesitamos y consumimos de una forma absurda. Partiendo del consumo consciente e inteligente, que consiste en reutilizar las prendas que están en nuestro armario o incluso los recursos que se utilizan para crear nuevas prendas, que provengan del reciclado.

Este es un tema bastante amplio, lo pongo en el libro que publiqué el año pasado y que ya está en segunda edición, que se llama “Armario sostenible” donde hablo extensamente de todo esto.

Apostar por los diseños de autor o los emprendedores
Apostar por los diseños de autor o los emprendedores

¿Cómo te gustaría que fuera la moda en el futuro?

Creo que esta pandemia lo que nos ha enseñado, entre otras muchísimas cosas, es que sin libertad, sin poder salir a la calle y sin compartir, no tenemos ningún sentido. En España particularmente estuvimos 3 meses completos encerrados en la casa y durante ese tiempo nos dio lugar a revisar armarios, reorganizar alacenas, andábamos todo el día en chándal, en ropa cómoda, en leggins. Al final te das cuenta de que tenías ropa que no has usado o que lo has usado muy pocas veces entonces piensas “¿para qué tengo tantas cosas acumuladas?” Cuando estábamos en casa encerrados y agobiados recordábamos momentos maravillosos, un viaje, un paseo con una amiga, pero no recordábamos el ir a comprar. Creo que para mucha gente fue una reflexión sobre cómo estaban consumiendo. Creo que también fue un revulsivo que nos hizo ver cómo estábamos viviendo nuestro día a día desaforado, con un consumo loco que no tenía mucho sentido y no era saludable.

¿Qué es lo que más se consume actualmente?

Lo que sí estoy notando es que la gente ahora quiere premiarse con un buen par de zapatos o en una prenda confeccionada en España. Una cosa que ha pasado con la pandemia es que la industria textil se puso a fabricar mascarillas (barbijos) porque nos dimos cuenta que no venían de China, porque el mercado estaba cerrado. A la vez, muchos comercios cerraron o tuvieron que reconvertirse a la fuerza. Entonces ahora la gente apuesta más por un comercio local, una marca de autor más personal, diseñadores, a lo mejor comprando menos pero de mejor calidad y eso me parece una buena lectura y una buena reflexión. Aunque hay gente que sigue en su tónica de antes, creo que quién más quién menos, le ha cambiado esta situación y ahora buscan cosas más versátiles para que le sirvan distintas situaciones, que tenga un poquito más de juego y una vida más longeva en el armario y que a la vez ayude al vecino que tiene un negocio.

Los diseñadores también debe estar replanteándose un montón de cosas y con la mira en este tipo de prendas

Efectivamente, el ecodiseño está ahora mismo en súper auge en todas las escuelas de diseño de moda. Los armarios ya no pueden ser esa gran mole de cosas que para cambiar de temporada te da mucho trabajo. Necesitamos prendas versátiles que sean fáciles para el cambio de estación, que sean reversibles o incluso desmontables. Además la industria textil también está en el reto de diseñar nuevos tejidos porque es fácil reciclar una prenda que está hecha de un único material, pero cuando está confeccionada con un porcentaje de algodón, otro porcentaje de lana y otro de elastano, es muy difícil. Los diseñadores también tienen el reto de empezar a reciclar prendas monomateriales o desmontables para que la persona que lo usa cuando deje de usarlo pueda desarmarlo y saber cómo quitarle los botones para poder echar cada parte en un contenedor distinto.

.
.

Terminada la pandemia, ¿Qué es lo que viene para las próximas temporadas?

No estoy constantemente a la vanguardia porque realmente a mí la tendencia no me preocupa precisamente porque me gusta la moda atemporal, pero sí creo que hay dos vertientes. La gente se ha acomodado con sneakers y zapatillas, así que por un lado veo esa moda de “for less”, más inspirada en lo deportivo y que creo que tiene muchísimo tirón, y por otro lado veo a la gente con ganas de retomar la vida social y entonces hay un estallido -cómo la campaña que se lanzó Jimmy Choo de chicas con vestidos exóticos, tacones y con un atuendo que parece de otra vida- porque lo que queremos realmente muchos de nosotros es ponernos un tacón y un brillo y no esperar al momento adecuado una noche o una fiesta para ponérselo, sino mañana ponerme un jean y un top con un gran pendiente de strass y salir hacia una reunión, porque se necesita esa parte lúdica de la moda que últimamente hemos dejado de lado. Así que veo dos vertientes, incluso en los desfiles y en las propuestas de diseños: la parte cómoda que la gente está demandando y también la parte más glamorosa.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA