martes 18 de mayo de2021

La serie de Luis Miguel estrena su segunda temporada: cuatro claves para empezar a verla
Diego Boneta en la caracterización de Luis Miguel en la segunda temporada. Foto: CAMILA JURADO/NETFLIX © 2021
Espectáculos

La serie de Luis Miguel estrena su segunda temporada: cuatro claves para empezar a verla

Después de tres años, llega hoy a Netflix la continuación de la biopic del “Sol de México”.

La serie de Luis Miguel estrena su segunda temporada: cuatro claves para empezar a verla
Diego Boneta en la caracterización de Luis Miguel en la segunda temporada. Foto: CAMILA JURADO/NETFLIX © 2021

Finalmente, después de casi tres años en espera, “Luis Miguel, la serie” ofrece su segunda temporada a los usuarios de Netflix. Fue tiempo de ansiedad acuciante para los fanáticos de esa primera entrega, que vieron interrumpirse la historia en el punto más álgido.

Estos ocho capítulos se irán estrenando, desde hoy, cada domingo. Es la vieja usanza que impuso la televisión, para acumular la expectativa de los espectadores y sobre todo evitar el spoiler, que es el gran terror de los seriéfilos. A continuación, cuatro aspectos que hay que tener en cuenta para retomar la serie.

1-El enigma continúa

El final de la primera temporada nos dejó con un nudo en la garganta: “Tú sabes dónde está”, le dijo, con su última bocanada de aire antes de morir, Luis Rey (Óscar Jaenada) a su hijo Luis Miguel (Diego Boneta). El cantante, llegando al esplendor de su carrera, le había preguntado dónde estaba su madre, Marcela Basteri (Anna Favella).

La búsqueda de Basteri es en realidad la intriga que mueve esta historia, que establece en paralelo el éxito rutilante del éxito de Luismi con su turbulenta vida privada: un padre déspota y despreciable, amoríos que van y vienen entre polémicas mediáticas, toda clase de excesos nocturnos y, sobre todo, el dolor que le causa no saber el paradero de su madre, a quien busca incansablemente desde el comienzo de esta historia, por lo que la gran serie de Luis Miguel es también al mismo tiempo una intriga policial.

Por lo que sabemos, la segunda temporada empieza justo en este punto. Antes de morir, Luis Rey le hace jurar a su hermano Tito que nunca revelará dónde está Marcela, por lo que da a entender que él sabe la verdad. Cuando el cantante le pide a su tío que le confiese el secreto, él se niega y lo termina golpeando.

Por otra parte, el nuevo mánager, Hugo López (César Bordón) aparece en el hospital con noticias del paradero de Marcela, porque al parecer el Mossad, una de las agencias de inteligencia de Israel, la encontró. López solo alcanza a decir: “Encontraron a tu madre”. En este punto comienza la segunda temporada.

2-Doble temporalidad

El gran punto fuerte de la primera parte fue la estructura narrativa, un recurso cada vez más usado en este tipo de biopics (recordemos la miniserie de Carlos Monzón). En los comienzos de los 80′, vemos cuando la familia Gallego batallaba con problemas financieros en México y empezaba a explotar a un Luis Miguel de tan solo 12 años. Al final de esa década, vemos cuando el cantante está en la cresta de la ola y graba algunos de sus videoclips más emblemáticos pero, al mismo tiempo, tiene hondas heridas familiares.

Con precisión de relojería, los guionistas fueron articulando enigmas y resoluciones con tan buen pulso que en el capítulo final se cerró magistralmente la temporada con la muerte del villano, pero a la vez se mantuvo el gancho con la segunda.

Viendo el éxito de esa estructura, la segunda temporada la repetirá. Ahora hay dos líneas también, pero más distanciadas en el tiempo: tenemos a Luis Miguel al principio de los ’90, ya siendo el astro de la canción latina, y a mediados de los dos mil, ya consagrado, pero lejos de ser un artista de moda, y también sufriendo los efectos de todos sus excesos.

3-La evolución del personaje

La doble temporalidad impone sobre todo un gran desafío a Boneta, quien tiene que dar forma a dos personajes distintos. Él mismo explicó en una entrevista que el Luis Miguel de los ’90 y el de una década después son radicalmente diferentes. Tuvo que entrenar los gestos, los tics, la corporalidad, la forma de caminar e incluso la energía que irradia para que correspondan a dos etapas muy diferentes de la vida del cantante.

Luis Miguel: la serie, temporada 2. Foto: Netflix.

“Luis Miguel vive años como de gato”, dijo Boneta refiriéndose a esos días y noches vertiginosas del cantante, quien envejeció prematuramente a causa de ello. “Un año en su vida no son años humanos”. ¿Cómo marcar actoralmente, entonces, ese paso del tiempo tan acelerado? Tiene razón el mexicano al decir que éste es un reto mucho más difícil que el que tuvo en la temporada anterior, donde en la doble línea Luis Miguel era sencillamente interpretado por otro (Izan Llunas en la niñez y Luis de la Rosa en la adolescencia).

4-Los nuevos villanos

Pero si hay una duda que dejó la primera temporada es cómo se saldará, en la segunda, la ausencia de un personaje tan central y magnético como Luisito Rey. Villano, ambicioso, violento y manipulador, él fue el segundo eje de los primeros capítulos, y resulta curioso ver cómo los guionistas encontrarán, en esta entrega, un antagonista que esté a la misma altura.

Lo solucionaron poniendo el foco en los sórdidos entretelones de la industria discográfica. Para ello, cobra relevancia la figura del mánager argentino, Hugo López, quien cumple la función de un amigo y consejero que lucha al mismo tiempo contra un cáncer que podría dejarlo a Luismi huérfano por segunda vez.

Así, hay que esperar episodios en los que se respire el mundo sórdido, y algo “gangsteril”, de algunos managers, en el que satelitan también otros nombres que, dijo Boneta, pueden resultar nocivos y con gran potencialidad para convertirse en grandes villanos. Patricio Robles y José Perez, en ese sentido, son personajes que hay que seguir con detenimiento.

Pero también, en un plano más psicológico, Boneta alertó sobre la propia transformación del ídolo quien, como todos los hijos a lo largo del tiempo, se parecerá cada vez más a su propio padre. Ese Luis Miguel que hace cosas tal como las haría Luisito Rey motivará quizás especulaciones y críticas por parte de sus fans.