“Las herramientas de la soledad” La nueva e inquietante película de Gaspar Gómez que hace honor a su título

El nuevo film del director mendocino Gaspar Gómez fue realizado íntegramente por él, con la sola presencia de la talentosa actriz Verónica Manzone, sin contar con otros participantes en la producción.

El rodaje se realizó solo entre el director y la actriz
El rodaje se realizó solo entre el director y la actriz

El director mendocino Gaspar Gómez vuelve a la pantalla grande con el drama psicológico “Las herramientas de la soledad”, luego del éxito de “Road July” y tras una década dedicada al rodaje publicitario y de videoclips. Se trata de una ficción en la que tanto la protagonista de la historia como el director se enfrentan al desafío de rodar un film completamente solos. Frente a cámara estuvo la talentosa actriz Verónica Manzone, quien es protagonista absoluta de todo el metraje. Detrás, Gaspar Gómez, que cubrió todas las áreas de un rodaje que, por elección, se filmó sin técnicos.

Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.
Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.

La forma experimental de producción le permitió al director mendocino trabajar con más libertad una apuesta que recae en la destreza actoral de Verónica Manzone y que le permitió desplegar todo su talento narrativo en esta historia. Esta potente y cautivadora película, que invita a reflexionar acerca de la soledad y el poder de la imaginación, se estrena el viernes 28 de junio en la Nave UNCuyo.

Sinopsis de la historia

Una escritora está en sesión de terapia contando su nueva novela. A medida que la ficción se entrelaza con la realidad, su personaje cobra vida propia y se convierte en la única salida para Verónica en su proceso de recuperación. La trama profundiza en temas universales como el dolor, la pérdida, la superación y el poder transformador de la imaginación.

Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.
Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.

“Escribí esta película pensando en filmarla de este modo. Trata sobre la soledad y quería indagar el tema también desde las distintas etapas del proceso de producción. Llevarme la soledad del trabajo del guionista al set y encontrarme sin el respaldo que brindan habitualmente los técnicos, presumía un riesgo, pero me motivaba hacer una experiencia distinta”, explica el director en la gacetilla de presentación.

“Para mí, el riesgo es parte fundamental del arte, pero suele pasar que cuanto más grande es la propuesta menos posibilidades tenés de experimentar. Me divierte pensarlo como un proyecto solista. Es llevar al cine esa forma de expresión que suelen tener los músicos y que los cineastas creemos imposible”, agrega.

Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.
Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.

El filme, que obtuvo el premio CAM a la postproducción otorgado por la Mendoza Film Commission, es una coproducción de Gómez con Buda Casa Productora. A su vez cuenta con el apoyo de Friki Studio y la Escuela Regional Cuyo de Cine y Video.

- ¿Por qué decidiste hacer una película solo?

En realidad, me pasó que con esto de que hacer una película es tan complejo en términos de financiación y no sólo de ciencia ficción, es complejo hacer una película. Invertí el modo de mirar el tema y dije: “Bueno, los cineastas necesitamos una cámara para narrar, ¿qué pasa si parto de esa base? Si digo: Bueno, necesito una cámara y parto desde ahí,” no desde que si tenés un guión ya necesitas trescientos o cuatrocientos mil dólares. En ese invertir el paradigma, en vez de tener un proyecto que necesita financiación para empezar, pensé en escribir una película posible para ser filmada de la manera más pequeña posible. ¿Cuál es la película más chica que puedo imaginar para poder afrontarla? En ese proceso, empezó a crecer por la temática de la película, en esto de la soledad. Escribiendo solo algo que voy a filmar solo, se transformó en un concepto. Cuando ya lo encaré como proyecto, ya no tenía sentido ir a buscar financiación para filmar.

- La gente que normalmente trabaja en el resto del equipo, ¿cómo tomó esta decisión tuya?

Me parece que lo que le pasaba a mi entorno más cercano era la sensación de: “Si vas a cometer una locura, déjame que te ayude.” Si vos un día me decís: “Voy a ir caminando hasta Buenos Aires”, lo que hace un amigo es decirte: “No, para, déjame que te acerque un poco.” La sensación que tenían era: “Ojo, cuidado con esto”.

Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.
Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.

-¿Te dejaste ayudar?

Sí, me dejé ayudar. Cualquiera que me diera algún aporte en términos de cómo encarar esto era bienvenido. A todos los que les parecía que esto era imposible, los escuché. Nadie se me puso en contra, porque era un proyecto que hacía yo solo. A la hora de filmar me surgieron dudas en roles técnicos puntuales: la fotografía, el sonido, la dirección de arte. Tengo muchos amigos profesionales a los que acudía. Un rol que no había hecho nunca es el de la gripería, cuando le montás al auto todos los caños y sopapas para que la cámara quede colgada afuera. Fui a ver a los chicos de Furia Grips que son quienes alquilan ese equipamiento, y me enseñaron a usarlo generosamente.

El rodaje se realizó solo entre el director y la actriz
El rodaje se realizó solo entre el director y la actriz

-La elección de la actriz es importantísima porque es la única persona delante de cámara. ¿Cómo llegaste a esa decisión?

La película no iba a existir si Verónica no se sumaba de alguna manera. Pensé en Verónica Manzone. Traté con ella y parece que se me escapó y se lo dije en la primera charla: “Si no te interesa este proyecto, no sé si lo voy a hacer.” Estaba escribiendo para ella, pensando en su actuación. Tenía que ser alguien que confiara en mi locura. La dirigí en un par de comerciales y tenemos amigos en común. Le dije: “Estoy pensando en esto,” y así fue.

Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.
Parte del rodaje de la película que Gómez y Manzone filmaron completamente solos.

-La película en sí es la paradoja de una historia de soledad contada por un director que la hizo completamente solo

Sí, se transformó en un concepto. Dirigir a una actriz sin técnicos genera un clima de concentración e intimidad con el trabajo mucho más interesante. Se armó una burbuja de soledad donde solo éramos dos personas craneando la película, y eso le dio un plus a la actuación.

-Hacés una diferencia entre la soledad creativa y la que pesa ¿Sentiste la parte negativa de la soledad en algún momento?

Siempre estuve consciente de que hacer una película solo era un desafío muy complejo. Entendí esa complicación como un riesgo creativo. El cine, en su parte artística, cada vez tiene menos riesgo porque es tan caro y difícil de hacer. Mi soledad creativa fue una oportunidad, un desafío personal. Sabía los riesgos pero me daba cosquillas en la panza y ganas de seguir adelante.

El rodaje se realizó solo entre el director y la actriz
El rodaje se realizó solo entre el director y la actriz

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA