Vecinos Jueves, 26 de noviembre de 2015 | Edición impresa

Proponen crear un consejo de defensa del arbolado público

Controlar acciones ilegales y establecer un registro de podadores certificados, entre las funciones principales de este organismo vecinal.

Por Redacción LA

La tala ilegal, y la que realizan los mismos organismos gubernamentales, sin el replante adecuado, el mal uso de la poda y la falta de una cultura proteccionista han contribuido al crítico estado que presenta el arbolado público en casi toda la provincia. En Tunuyán, un grupo de especialistas y vecinos preocupados por el tema proponen la creación de un Consejo Vecinal del Arbolado Público. El proyecto ya se estudia en el ámbito legislativo local. 

La idea es crear un espacio donde se diagramen políticas para el mejoramiento del arbolado, pero también destinadas a educar y concientizar a los agentes municipales y a los vecinos, en general,  sobre cómo deben mantenerse estos ejemplares que oxigenan y refrescan nuestras calles.

"El Consejo actuaría como contralor, monitor y defensor de los árboles, pero también como asesor del municipio", expuso Maxi Zas, uno de los mentores de la iniciativa y un profesional en Gestión Ambiental, que viene trabajando hace tiempo en el fomento de la forestación y reforestación con especies autóctonas en la vía pública. El proyecto de ordenanza fue  presentado a fines de octubre y aún está en comisiones. A fin de que este organismo sea plural e involucre a distintas instituciones como a vecinos interesados, el texto de la norma estipula que lo conformarán: un referente local del Ejecutivo, del Concejo Deliberante, Recursos Naturales, INTA, Irrigación, IDR e Iscamen. También consigna la participación de dos profesionales tunuyaninos, dos vecinos interesados y dos representantes de escuelas, públicas y privadas. "El municipio recibe muchos pedidos vecinales de tala, poda o técnicas de cuidado para sus árboles, pero dar una respuesta se torna en algo burocrático y lento. Este consejo agilizaría el análisis de la situación y la solución, ya que sus decisiones son vinculantes", explicó Paulo González, el radical que presentó el proyecto. 

El concejal expuso que es necesario que los miembros se reúnan periódicamente -"una vez cada 15 días, por ejemplo"- y aseguró que la participación estaría asegurada "por el interés", en algunos casos, o "se sumaría como otra obligación laboral para quienes trabajan en organismos del Estado". 

En contexto

En realidad, la conformación de "Consejos Regionales en Defensa del Arbolado Público" aparece impulsada en la Ley 7.874 que -desde su aprobación en 2008- regula la cuestión en Mendoza, aunque sus dictámenes no son vinculantes. 

La única experiencia de creación de estos cuerpos en el Valle de Uco fue años atrás en Tupungato, convocada por un grupo de estudiantes universitarios de la carrera de Ingeniería Agronómica. "Hicimos acciones muy interesantes, pero al ser una función ad honorem poco a poco se fue perdiendo el interés y desarmando el grupo", manifestó Miguel Firpo, el técnico de la Dirección de Recursos Naturales Renovables que coordinó la iniciativa. 

"Aunque no sea vinculante, contar con la 'voz' de un Consejo plural siempre sirve para frenar talas irregulares o como apoyo a medidas de protección. A veces, un juzgado ha tenido que salir a intervenir. Es bueno que se involucren los vecinos", apuntó el especialista. 
Según un informe del Consejo Provincial, el estado general del arbolado público en Mendoza es crítico y Tunuyán no es la excepción.

Ambientalistas consultados señalan que se está perdiendo la cultura del árbol y que la defensa de estos ejemplares se convierte en una "pelea cotidiana". Incluso, algunos señalan que los propios organismos gubernamentales no respetan los informes oficiales o que la poda que realizan tienen serios errores.