Una “ventana” de buen tiempo permite la reapertura del Paso a Chile

Tras haber permanecido dos semanas cerrado, el Cristo Redentor se habilitará hoy en horario de invierno. Pronostican otro temporal para el viernes y unos 5.000 camioneros esperan cruzar.

Una “ventana” de buen tiempo permite la reapertura del Paso a Chile

Después de casi dos semanas, este miércoles reabrirá el paso Cristo Redentor para cruzar a Chile, una noticia de gran alivio para los miles de camioneros que aguardan para pasar y llevar la mercadería que tienen consigo, soportando distintas situaciones que no consiguen mejorar con el paso de los años. Una “ventana” de buen tiempo permitirá descongestionar los estacionamientos de vehículos de carga a medida que crucen la cordillera, pero las condiciones meteorológicas volverán a desmejorar el próximo fin de semana.

El corte de la ruta internacional durante 13 días (desde el 17 de agosto último) obedeció a las importantes nevadas que cayeron sobre Alta Montaña y los diferentes trabajos para despejar la misma para evitar accidentes. Los camioneros que quedan “varados” vuelven a sufrir el mismo problema de siempre: la falta de infraestructura a la hora de permanecer retenidos para luego seguir su viaje, una vez que las autoridades del cruce fronterizo así lo dispongan.

El coordinador del paso Cristo Redentor, Daniel Galdeano, confirmó que del lado provincial son unos 5.000 los enormes rodados que llevan 13 días al costado de la ruta. Las bajas temperaturas, las escasas provisiones de comida y algunos actos delictivos forman parte de su estadía a la espera de cruzar la montaña y llegar a destino.

En un comunicado de emitido ayer al mediodía, la coordinación confirmó que el tránsito entre Argentina y Chile quedará habilitado para todo tipo de vehículos de 9 a 21, con cortes en Guardia Vieja y Uspallata a las 18, siguiendo el horario invernal establecido.

El pronóstico para Alta Montaña

El pronóstico del tiempo para la Alta Montaña mendocina indica que será bueno hasta el viernes, día en que las condiciones desmejorarán e iniciará un temporal que duraría, en principio, una semana.

Si tomamos como referencia la localidad Uspallata, la mínima de este miércoles se ubicará en 0 grados y la máxima en 17. Para el jueves, la mínima descenderá a -1 grados y la máxima estará en 16 grados.

Ya para el viernes, la mínima será de 1 grado y la máxima de 16, pero el cielo ya no se muestra despejado, sino nublado, y con probabilidad de lluvia fuertes. El fin de semana bajará aún más la temperatura: sólo habrá 12° de máxima y se mantendrán los altos porcentajes de lluvia y nevadas.

Las autoridades del paso Cristo Redentor se encuentran en alerta ante cualquier eventualidad del tiempo y la apertura o no del cruce fronterizo “es algo que se evalúa día a día”.

Falta de infraestructura

Cuando llega el invierno, el cruce hacia Chile, o al revés, se vuelve una tarea bastante tediosa. Varados y con víveres que se van acabando con el paso de los días, los camioneros se vuelven protagonistas de esta historia que se repite cada año.

Una de las principales quejas de los choferes radica en la falta de infraestructura adecuada, como contar con un número adecuado de baños y en buenas condiciones de higiene, a la hora de afrontar una situación de corte de tránsito por mal tiempo o trabajos en la ruta 7. “Lo más importante es la infraestructura para tener más camiones porque hay que esperar 10 días para poder meterlos a la zona de la destilería, en Luján, donde puede haber algo de seguridad”, relató a este diario Daniel, un experimentado chofer.

Por otro lado, el trabajador reconoció que del lado chileno, donde también se generan largas filas de rodados, “los camiones están al lado de la ruta desamparados, sin nada”. “O si no, pagás para ir a un parqueadero a guardar el camión. Lo que se debería hacer acá son playones para no quedar al costado de la ruta con el vehículo”, sugirió.

Asistencia médica

Si bien no es un operativo como tal, los camioneros que se encuentren al costado de la ruta internacional 7 cuentan con una asistencia médica por alguna emergencia que puedan sufrir esperando el cruce de la cordillera.

En la Alta Montaña, esta tarea generalmente la realiza personal del hospital de Uspallata por una cuestión de proximidad. “En junio, más o menos, activamos las recorridas sanitarias en los lugares de aparcamiento de camiones por alguna atención que se requiera y luego quedamos atentos a otro tipo de situación que pueda surgir en la zona”, explicó Marcelo Luconi, director del nosocomio.

Sobre la atención que reciben los camioneros, el profesional reconoció que “el porcentaje de atención es menor al que se piensa”. Esta tarea que realizan desde el hospital de Uspallata está coordinada con el Comité de Crisis de Alta Montaña.

Falla en los retenes

Desde la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) se realizó un reclamo formal a las autoridades del paso internacional y, entre los varios puntos que reclamaron, hablaron de la presión que se ejerce sobre los retenes, que esta vez no funcionaron.

Según un comunicado emitido por la entidad, para evitar que Mendoza colapsara por el cierre del Paso, como ocurrió en ocasiones anteriores, se había “frenado” el ingreso de camiones desde otros puntos del país en San Luis. Pese a esta medida, desde la asociación explicaron que muchos camioneros tomaron una ruta alternativa y pasaron a San Juan, para tomar luego el Encon y llegar así a Mendoza.

“Los retenes no funcionaron, tenemos la destilería llena y nuestros camiones en sus bases esperando, lo cual complica más las cosas porque se hace subir a los camiones por turno a Uspallata y las unidades que están en los puertos secos o en sus bases quedarán más atrasadas debido a esta mala gestión de los retenes”, explicó el presidente de Aprocam, Ricardo Squartini.

Además, desde la entidad mendocina se mostraron enojados por cómo trabaja la coordinación del Paso del sector trasandino. “Del lado chileno del túnel hay un portón que, literalmente, se cierra e impide conocer a ciencia cierta qué sucede del otro lado. Las comunicaciones entre los encargados de las coordinaciones son escasas y hasta el momento, según informaron, lo único que se ha dicho desde Chile es que hay demasiada nieve y el camino no está transitable”, indicaron.

Llevar muchos días varado al costado de la ruta implica inconvenientes para quienes manejan un camión cargado de mercadería. Además de las muy bajas temperaturas, los camioneros deben resguardar sus pertenencias ante cualquier eventualidad delictiva.

Según el testimonio de un transportista, los robos que pueden llegar a darse son de ruedas de auxilio, pero no el de un ataque a mano armada a la cabina donde se encuentra el chofer. “En Mendoza no ha habido muchos casos de robo, el tema es cuando los camiones quedan del río Mendoza hacia la ciudad, ahí pueden haber algunos problemas con los barrios cercanos pero nada más”, cerró.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA