El virus circula en Mendoza y hay que extremar los cuidados

La ministra Nadal admitió que se evalúa junto a la Nación declarar que la provincia está ya en situación de transmisión comunitaria. Los especialistas explican qué implica el nuevo estatus.

El virus circula en Mendoza y hay que extremar los cuidados

“El virus está presente en la provincia de Mendoza. Hay casos positivos y contagios. Desde el punto de vista epidemiológico y científico estamos trabajando con Nación para analizar los casos que se dan y se evalúa el cambio de estatus de situación de contención a situación de transmisión comunitaria”, explicó ayer la ministra de Salud provincial, Ana María Nadal.

La funcionaria respondió así la pregunta que desde hace semanas no tenía respuesta, y aunque evitó decir que ya existe la “transmisión comunitaria”, se limitó a aceptar que “la provincia está en la etapa de circulación del virus”.

De hecho, son 34 los pacientes con Covid-19 en investigación epidemiológica, es decir que no se conoce cómo se contagiaron porque a priori no tuvieron contacto con ningún otro positivo ni viajaron al exterior.

La ministra habló en una conferencia de prensa ayer, junto a otros ministros del gabinete provincial, durante la que se dieron detalles del nuevo contexto en el que se encuentra la provincia en el marco del crecimiento de los casos positivos (en julio se produjeron 220 de los 382 totales) y las restricciones vigentes.

Tras las declaraciones de Nadal, la médica infectóloga Andrea Vila aclaró que es erróneo creer que hay un antes y un después a partir de la declaración de este nuevo estadío.

“La enfermedad infecciosa es un continuo de menos a más en cuanto a la transmisión, que tiene que ver con la conducta humana, no sólo con el virus. Estamos poniendo el foco afuera como si el Covid-19 nos arrasara como un huracán. Es un virus que para propagarse necesita nexo, contacto y que no se hayan cumplido las normas sugeridas”, remarcó.

Asimismo, la especialista del hospital Italiano enfatizó que más allá de la definición, hay que cuidarse todo el tiempo. “El anuncio, para cada uno de nosotros tiene que significar darnos cuenta de que no nos cuidamos como correspondía. Hay que seguir las normas: higiene de manos, barbijo correctamente utilizado y distancia social”, subrayó Vila.

También comentó que desde su experiencia como infectóloga, ha visto casos en los que las personas infectadas que no cumplen la cuarentena correspondiente terminan contagiando a otros. “Entonces, más allá de lo epidemiológico hay un tema de responsabilidad individual: de cuidarse a uno mismo y a la comunidad, que lamentablemente está siendo bastante deficitario”, observó.

En un sentido similar habló Sergio Saracco, médico del Comité Científico de la Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental: el riesgo está porque es un virus que circula en el mundo y la mejor forma de convivir con él es evitando la posibilidad de contagio. En cuanto a las etapas, explicó cómo es la transición entre la contención y la mitigación.

“Cuando hay seguimiento de casos, se aplican medidas de contención: hay un brote, se controla y aísla a esa persona con acciones concretas en una zona determinada. Cuando se pierde la capacidad de poder identificar cuál es el caso, es muy difícil esa contención, se filtran casos y ahí se entra en la etapa de mitigación, con acciones para disminuir el impacto o daño”, señaló Saracco.

Al igual que Vila, el médico también hizo énfasis en la importancia de cuidarse siempre ya que es un virus con el que tenemos que aprender a convivir: “Es lo mismo que pasó con el HIV en los 80′ y no todos se cuidaban con preservativo. Ahora, hay algunos que no usan barbijo y hay que cuidarse siempre: usarlo en forma permanente, higiene de manos y ventilación de los ambientes. Hasta que llegue la vacuna”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA