martes 20 de abril de2021

Tomás tiene problemas de visión en un ojo y “solo puede usar una mano. Foto: Gentileza
Por las redes

Viral: Tomás, el niño de 11 años que sufre una enfermedad degenerativa y sueña con ser youtuber

Su historia se robó el corazón de las redes y superó los tres millones de suscriptores tras compartir sus videos.

Tomás tiene problemas de visión en un ojo y “solo puede usar una mano. Foto: Gentileza

Una nueva historia del corazón se volvió viral en las últimas horas. El protagonista se llama Tomás Blanch, un niño chileno de 11 años que sufre una enfermedad degenerativa y sueña con ser un famoso youtuber.

Según informan medios locales, su biografía ha despertado la solidaridad de miles de usuarios a tal punto que en cuestión de horas su canal acumuló cientos de miles de suscriptores y ya sobrepasa los tres millones.

El niño inició su canal de YouTube el pasado 19 de marzo y desde entonces ha compartido una veintena de grabaciones cortas, en las que habla de su vida y sus aficiones con sencillez y un particular sentido del humor. Le entusiasma tanto lo que hace que el pasado 29 de marzo publicó un video para agradecer haber llegado a los 35 suscriptores.

Sobre la dolencia que padece varios medios señalan que se trata de un tumor cerebral, pero ni el niño ni su familia lo han confirmado o se han referido al tema. Según el propio Tomás, tiene problemas de visión en un ojo y “solo puede usar una mano”. Sin embargo, eso no le ha impedido disfrutar de su afición a los videojuegos y grabar sus videos.

Recientemente en diferentes páginas y comunidades de Internet comenzó a circular una campaña para suscribirse al canal del joven chileno. La difusión resultó todo un éxito y, con el apoyo de colectivos de ‘gamers’ y varias personas con notoriedad en plataformas como Reddit, Facebook y Twitter, este 8 de abril Tomás ya tenía un millón de suscriptores. Por supuesto, lo celebró y dio las gracias.

La popularidad del pequeño continúa en ascenso ya que acumula 3,25 millones sus seguidores. Muy pronto podría recibir de la mano de YouTube los codiciados botones de plata y oro que la plataforma entrega a los canales que alcanzan los 100.000 y el millón de suscriptores, respectivamente.