“El Rey del palomeo” pagaba $3.000 a quienes lanzaran droga al penal de Boulogne Sur Mer

La marihuana que se enviaba a la cárcel provenía de Paraguay. Estaba compactada en 55 ladrillos que fueron decomisados. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad
La marihuana que se enviaba a la cárcel provenía de Paraguay. Estaba compactada en 55 ladrillos que fueron decomisados. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad

Un joven de 23 años fue detenido en Las Heras, donde le incautaron 39 kilos de marihuana que se iban arrojando al patio de la cárcel de Boulogne Sur Mer mediante “palomas”. Cómo operaba.

La calle Plantamura configura uno de los límites externos del penal de Boulogne Sur Mer, en Ciudad. Allí cada día decenas de familiares de reclusos hacen fila para poder visitarlos. También allí mismo un joven de 23 años les pagaba 3.000 pesos a quienes arrojaran pequeñas dosis de marihuana hacia el interior de la cárcel en una modalidad conocida como “palomeo”. En las últimas horas el negocio de “El rey del palomeo”, quien ni siquiera tiene familiares presos, fue desbaratado en Las Heras, donde incautaron 39 kilos de marihuana.

En la jerga “tumbera” se le dice “paloma” a los objetos que se lanzan de uno a otro lado de los muros. El cargamento “aterriza” en el patio y son los internos los que lo recogen. “Es llamado paloma porque pasa ‘volando’”, confiaron los investigadores.

La aparición de estos envíos se había acrecentado en los últimos meses, aunque a veces caían fuera de un área de alcance de los convictos, o en otras, fueran hallados y confiscados por los guardiacárceles.

Un joven de 23 años vio allí un negocio. A pesar de no tener familiares privados de la libertad, optó por reclutar a personas a quienes les pagaba 3.000 pesos para hacer el “palomeo”. Según confiaron fuentes de la causa, el joven incluso los llevaba en su auto -un Fiat Idea que fue secuestrado- y esperaba a que lanzaran la encomienda.

Se determinó que enviaban entre 4 y 5 “palomas” por semana. Cada una contenía unos 250 gramos de marihuana compactada.

El “Rey del palomeo” guiaba a sus reclutas a determinadas zonas desde donde debían arrojar la droga. Así no comprometía ni arriesgaba a ningún familiar de los reclusos que pudiera ingresar la droga, ya que son sometidos a exhaustivas requisas, y se aseguraba de que los envíos llegaran a destino.

Los cargamentos caben en el puño de la mano, por lo que eran casi imperceptibles, y la mayor dificultad para los sabuesos de la Jefatura de Lucha contra el Narcotráfico fue poder comprobar quiénes y qué arrojaban. “Lo difícil era comprobar que lo que había caído adentro del penal era lo mismo que habían tirado y secuestrarlo adentro”, confió a Los Andes el comisario Marcelo Rivera, jefe de la Policía contra el Narcotráfico mendocina.

Lógicamente, el traficante tenía contactos intramuros con los que coordinaba el horario y los días en que se tirarían las “palomas” y los sectores donde podrían acceder para recogerlas. Preferían la llegada de la tarde, cuando los internos acceden a los patios para recrearse.

Un vivero, el otro negocio

Luego de un seguimiento de seis meses realizado por los sabuesos de Rivera, lograron allanar una casa ubicada en calle Burgos al 800, en Las Heras. Allí pudieron incautar 39 kilos de marihuana compactada en 55 ladrillos. Los uniformados se sorprendieron al encontrar un cultivo “indoor” (puertas adentro) de Cannabis. El sofisticado vivero tenía ocho plantas y 18 plantines de marihuana.

El del vivero era otro negocio del joven detenido. La droga que enviaba a la cárcel provenía de los ladrillos de origen paraguayo que fueron decomisados.

Las mayores ganancias provenían de la venta de cogollos de Cannabis. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad
Las mayores ganancias provenían de la venta de cogollos de Cannabis. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad

En Mendoza no hay fabricación de estos ladrillos, por lo que la venta de cogollos de marihuana era la que daba la mayor parte de las ganancias al “Rey del palomeo”: vendía los 100 gramos de cogollos o flores a 65.000 pesos, según pudieron establecer los policías.

Ahora buscarán determinar si alguien proveía de las sustancias al detenido y si era un eslabón más en una compleja cadena de narcotráfico.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA