viernes 4 de diciembre de 2020

La familia de Joaquín Paredes (15) pide justicia - Gentileza / La Voz
Policiales

Asesinaron de un balazo a un chico de 15 años en Córdoba: cinco policías detenidos

El adolescente se había reunido con amigos en un domicilio particular. “Me lo mataron por la espalda, quiero justicia”, fue el pedido de Soledad, la mamá del fallecido.

La familia de Joaquín Paredes (15) pide justicia - Gentileza / La Voz

Cinco policías fueron detenidos en Córdoba acusados de asesinar de un balazo a Joaquín Paredes, un adolescente de 15 años, y herir a otro joven de 14 años.

El episodio sucedió la madrugada del domingo en la localidad de Paso Viejo, en el departamento Cruz del Eje.

Un grupo de chicos se había reunido en un domicilio particular violando las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus. En un momento de la reunión clandestina, uno de los menores tuvo que ser llevado al dispensario de la zona porque presuntamente había consumido alcohol en exceso. Mientras tanto, sus amigos se quedaron esperando fuera del establecimiento, en la vía pública.

De acuerdo a la investigación, allí se generaron incidentes, por lo que los empleados del dispensario advirtieron a los policías.

En el intento de dispersar al grupo y en circunstancias que aún son investigadas, uno de los adolescentes, identificado como Joaquín Paredes (15), murió tras recibir un balazo por parte de la Policía, y otro de 14 resultó herido también por un disparo.

Vecinos condenaron el accionar de los policías detenidos por el crimen de Joaquín - La Voz

“Me lo mataron por la espalda, quiero justicia”, fue el pedido de Soledad, la mamá de Joaquín, en medio de escenas desgarradoras en reclamo de justicia.

El chico de 15 años asesinado tiene tres hermanos. Trabajaba en el cultivo de la papa y cursaba clases por Zoom, ya que no podía hacerlo de manera presencial, el tercer año en el Ipea N° 306 Doctor Amadeo Sabattini.

Cinco policías detenidos e imputados

Por el crimen del chico, cinco efectivos de la Policía de Córdoba quedaron detenidos.

Según informó La Voz, la medida fue dispuesta por la fiscal Fabiana Pocchettino, quien los imputó como supuestos autores del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por su condición de uniformados.

Además, la fiscal podría imputar a policías por el delito de lesiones agravadas.

Tras el homicidio de Joaquín, se registraron incidentes en el Juzgado de Paz de la zona - La Voz

En paralelo, como se informó, el Tribunal de Conducta Policial puso en situación pasiva a cinco efectivos y a un subcomisario (jefe de zona). Ese jefe no está imputado, precisaron desde la Justicia.

Mientras avanza la pesquisa por un nuevo caso de “gatillo fácil” en la Policía, no cesa la bronca y conmoción en el pueblo.

“Estoy conmocionado, y me pongo en el lugar del padre del chico, es de nuestro pueblo y pasó algo con la policía, estamos trabajando para que se aclare y nosotros queremos la respuesta, estoy trabajando para eso”, expresó, por su parte, el jefe comunal Darío Herrera.