A dos meses del femicidio de Florencia Romano, elevaron la causa a juicio: las pruebas que acorralan a Arancibia

Una de las marchas en pedido de justicia por Florencia Romano / Nicolás Ríos
Una de las marchas en pedido de justicia por Florencia Romano / Nicolás Ríos

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos se basó en pericias, testimonios e imágenes para hacer el pedido de elevación. Un jurado popular decidirá el destino del único acusado.

La investigación del brutal femicidio de Florencia Romano (14), ocurrido hace dos meses en una vivienda en Maipú, tuvo ayer el pedido de elevación a juicio con un cúmulo de pruebas que complican al único imputado por el hecho, Pablo Arancibia (33).

La mañana de ayer la fiscal de Homicidios Claudia Ríos Ortiz le comunicó a la defensa del acusado y a la querella -la familia de la niña es representada legalmente por Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena- sobre la medida.

El defensor oficial Rafael Manzur podrá oponerse al pedido de elevación y luego incluso apelar ante la ratificación de un juez pero, de no mediar rechazos, la causa llegará a manos de un jurado popular, que deberá definir el destino de Arancibia, quien se encuentra con prisión preventiva desde el 29 de diciembre pasado.

El delito de homicidio agravado por femicidio por el que se realizó el pedido de elevación a juicio tiene pena única de prisión perpetua.

Para remitir el escrito, la fiscal Ríos Ortiz se basó en una serie de pruebas audiovisuales, científicas y testimoniales que acorralan a Arancibia, quien habría contactado a la menor a través de las redes sociales y mediante engaños la habría invitado a su casa, ubicada en el pasaje Berra en el distrito maipucino Gutiérrez.

En el expediente figuran las imágenes de las cámaras que captaron a Flor en Guaymallén la mañana del 12 de diciembre pasado, donde se observa que tomó un micro del Grupo 800 de la empresa Maipú. Una cámara del Metrotranvía y otra del Centro Estratégico de Operaciones (CEO) captó cuando la chica bajó del colectivo a las 12.37 en Maipú. Los lentes de una bodega y del Metrotranvía también captaron el encuentro de la menor con Arancibia, quien la aguardaba en las inmediaciones, y dirigirse juntos hacia calle Pedro Vázquez, a metros de donde se ubica la casa del imputado.

El estado de WhatsApp que Florencia le envió a una amiga en el que incluyó una foto con Arancibia y la ubicación que luego le envió a la muchacha -en la que figuraba el domicilio de Arancibia- son otras dos pruebas clave. A ellas se suma el relato de la amiga de Flor, quien reconoció el rostro del acusado al ver su foto en los diarios.

El llamado de un vecino que denunció haber escuchado gritos -y que fue desestimado por una policía del CEO-, el posterior relato de vecinos que describieron ver humo y sentir un olor extraño y sus testimonios que certificaron haber visto a la pequeña con Arancibia poco antes, también son pruebas incorporadas al expediente.

Peritos de Policía Científica constataron que una mancha de sangre hallada en la pared del living del imputado era coincidente con el ADN de Florencia y desde Antropología Forense certificaron que en  la cámara séptica del lugar había cenizas y restos de cabellos, compatibles con la combustión de un cuerpo en ese lugar. Es decir, que fue allí donde Arancibia habría incinerado el cuerpo.

El relato de un pariente de Arancibia, a quien llamó para pedirle que lo llevara a “tirar un perro muerto” y las lesiones que presentaba el acusado en brazos y en sus nudillos también apuntan contra él, ya que la adolescente fue estrangulada hasta su muerte pero antes sufrió la fractura de tabique nasal y del maxilar, además de abundantes golpes en distintas partes del cuerpo.

Florencia Romano trató de defenderse –de ahí los rasguños en los brazos de acusado, sostiene la fiscalía- pero medía 1,45 y pesaba 35 kilos. Arancibia es robusto y la superaba ampliamente en estatura. Esa desproporción se vislumbró en la fiereza del ataque y fue plasmada en la necropsia, donde no se pudo determinar si la víctima había sido abusada ya que sus genitales estaban calcinados.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA