jueves 17 de junio de2021

Proponen sembrar colza para generar biocombustible
Varios municipios trabajaron para implementar la colza como opción.
Fincas

Proponen sembrar colza para generar biocombustible

Se trata de una oleaginosa que demanda menos agua que la soja y que puede usarse para hacer biodiésel y alimento para animales.

Proponen sembrar colza para generar biocombustible
Varios municipios trabajaron para implementar la colza como opción.

En la continua búsqueda por ampliar la matriz agrícola de Mendoza, un cultivo que guarda similitud con la soja pero que se puede dar con mayor facilidad es la colza. Con un menor requisito de agua, investigaciones locales señalan que podría ser una oportunidad interesante para la generación de biocombustibles.

Muchos vinculan la colza con la soja por ser oleaginosas, es decir que son vegetales de cuya semilla o fruto puede extraerse aceite. Con la cosecha de ambas se puede tener un aceite comestible con alto contenido de Omega 3 y se puede utilizar para generar alimento para el ganado. Sin embargo, una gran diferencia es que una hectárea de colza requiere menos agua por año que la soja (400 mm la primera, contra 600 mm la segunda).

Jorge Silva Colomer, ingeniero agrónomo y ex director regional del INTA Mendoza San Juan, sostiene que para ver la conveniencia de un cultivo se debe analizar si conviene desde los puntos de vista económico, social y ambiental. Esos tres aspectos, considera, son positivos para la colza si se la enmarca en un proyecto de desarrollo de biodiésel.

Un aspecto favorable según Colomer es que, como la colza florece en invierno, tiene flores amarillas que sirven de alimento a las abejas mientras faltan otras flores. “Si tengo colza y tengo flor amarilla para las abejas, después cosecho, prenso, saco aceite y harina. La harina la uso para alimentar ganado y el aceite lo uso para un biocombustible para un grupo de productores chicos. La cuenta cierra por todos lados”, analiza Colomer sobre su triple rentabilidad.

Otra ventaja que señala Colomer es que se trata de un cultivo que se siembra en abril y que se cosecha en noviembre. Es por ello que no tiene una fuerte competencia de agua con otras plantaciones, soporta muy bien las heladas y está a salvo de las tormentas de granizo. En Mendoza, un trabajo donde participó este ingeniero agrónomo destacó una mejor productividad que a nivel nacional y destacó que el clima seco favorece que no haya malezas.

Un largo camino por delante

Desde el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) especifican que existen algunas parcelas experimentales de colza, pero el cultivo de momento no es significativo en la provincia. “En Mendoza lo único que se hace de las oleaginosas en forma más o menos significativa es la semilla de girasol, pero porque se cultiva para semilla, no porque se cultive como oleaginosa para la extracción de aceite”, comenta Alfredo Baroni, coordinador del IDR.

Al respecto, si se buscan los números del Censo Agropecuario Nacional de 2018, ese año había 167 hectáreas de girasol en la provincia y ninguna de colza. Si se mira a nivel nacional, en total había más de un millón de hectáreas de girasol (específicamente, 1.138.454,7 ha), un número mucho mayor a las 9.375,8 hectáreas de colza. Las hectáreas de ambos cultivos se concentran en la provincia de Buenos Aires.

“En Mendoza la extracción del aceite se da sobre otro tipo de productos como el aceite de oliva, en gran medida, y sobre semillas de uva, en menor medida, pero no como cultivo de oleaginosas”, especifica Baroni.

Finalmente, se puede mencionar un estudio publicado en 2011, dirigido por la investigadora Bárbara Civit, donde se comparó la huella hídrica de biodiésel obtenido a partir de aceite de colza y aceite de soja. La huella hídrica es cuánta agua se consume para elaborar un producto, y el propósito del trabajo era calcular el volumen de agua que se usaba para obtener biodiésel con una y otra planta.

Los resultados del estudio indicaban que, desde el punto de vista del uso del agua, “el biodiésel obtenido a partir de colza en zona árida irrigada puede ser más benigno que aquél que se obtiene a partir de soja en una subhúmeda”. Dicho en otras palabras, hacer biodiésel desde la colza regada en Mendoza gasta menos agua que con la soja de la Pampa Húmeda.