El INV, la estimación de cosecha y la información pública

El INV, la estimación de cosecha y la información pública
Imagen ilustrativa / Los Andes

Acceder a información sobre el sector es necesario para poder trabajar y, de alguna forma, equiparar la balanza.

Otra vez están dando vueltas, en el sector vitivinícola, las críticas sobre la estimación de cosecha del Instituto Nacional de Vitivinicultura y el “supuesto” perjuicio que esto conlleva a la vitivinicultura.

Lo cierto es que, este año, el INV, estimó 19.323.000 quintales para Argentina, lo que implicaba una disminución del 6,39% respecto de la cosecha 2020, que fue de 20.557.455 quintales. Esta previsión para 2021 se presentó con un desvío estándar del 5% durante la segunda semana de febrero. Sin embargo, los datos publicados de la cosecha 2021 hasta el 9 de mayo, muestran que se levantaron 22.152.129 quintales.

La verdad es que, en aquel momento, ninguna Cámara empresarial o gremial del sector salió a desmentir los datos del INV. Es más, según advirtieron en declaraciones a este mismo diario, muchos estaban disconformes con el número final publicado por el organismo por considerar que ésta era una cosecha, en números, similar a la de 2016 o 2017, es decir, por debajo de los 19 millones de quintales previstos.

¿Qué sucedió entonces? Muchos aseguran que este año no hubo tormentas graniceras de gran magnitud, eventos climáticos que suelen arrasar con una parte de lo que se cosecha, a lo que se sumó una buena marcha climática que evitó enfermedades típicas de meses con alta humedad, como botrytis. La verdad es que la cosecha, aun con más cantidad de uva que la pronosticada, fue buena, con precios tonificados, pagos de contado o en cortos plazos, lo que generó una recuperación en los productores que venían de muchos años con magros resultados.

¿Esto significa que no hay que mejorar los instrumentos con los que se brinda información pública? No.

Hay que seguir trabajando para contar con datos públicos, para que lleguen a todos y que, con ello, cada eslabón de la cadena pueda tomar sus decisiones relacionadas con el negocio: desde la materia prima a la elaboración.

Contar con la estimación de cosecha, sistemas como SioVinos o el Observatorio Vitivinícola, transparentan una industria que se mueve por expectativas, por charlas de café, hoy trasladadas a grupos de WhatsApp, siempre con intencionalidades manifiestas u ocultas.

Acceder a información sobre el sector es necesario para poder trabajar y, de alguna forma, equiparar la balanza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA