Violeta Trujillo da vida a “Inmarcesible” en un concierto a voz y piano

Violeta Trujillo da vida a “Inmarcesible” en un concierto a voz y piano
La pianista y compositora, Violeta Trujillo, lanzó su primer disco "Inmarcesible" y lo presenta en la Nave UNCuyo.

La cantante de 18 años lanzó su álbum debut en donde recorre “una expresión de la belleza y el potencial que hay en el contraste de la luz y la oscuridad”. Esta noche a las 21 en la Nave UNCuyo.

“Una vez un maestro me dijo: ‘Todo lo que le das a la música, la música te lo devuelve’”, declaró Violeta.

Luego de recorrer un largo camino, finalmente el disco de Violeta Trujillo vio el mundo. La joven de apenas 19 años lanzó su primer trabajo de estudio y finalmente lo presenta esta noche.

“Inmarcesible es una palabra que denota cierta inmortalidad, o cierta capacidad de conservar la juventud ante cualquier circunstancia”, declara la cantautora y pianista acerca del título que lleva este álbum.

“Es algo que no decae, que va a permanecer allí, inmarchitable. Lo cual se corresponde con lo que siento con este disco. Creo que cualquier hecho artístico que es dicho desde un lugar plenamente sentido, es dotado de cierta atemporalidad.”

De la mano de Leandro Lacerna y Paula Neder, Violeta dio vida a “Inmarcesible”, un trabajo que busca “una expresión de la belleza y el potencial que hay en el contraste de la luz y la oscuridad.”

El álbum vio la luz por primera vez el 18 de agosto, aunque esta noche la Nave UNCuyo será testigo de la primera presentación en vivo de la obra.

“Es un gran regalo tener la oportunidad de compartir con músicos tan increíbles resonando en un mismo espacio y tiempo”, admite.

El disco cuenta con la producción musical de Neder y Lacerna. Además, participan Mariana Päraway (en arpa y voces), Víctor Silione (violín), Flor Mur Bernocco (contrabajo), Lilian Giubetich (cello) y Luli Interllige (voz).

La cita es esta noche a las 21 en la Nave UNCuyo. Las entradas se encuentran disponibles en boletería del teatro.

Un amplio proceso de creación

A piano y voz, la pianista, cantante y compositora narra un relato sonoro entre opuestos: la luz y la oscuridad, la muerte y la vida.

Desde esas polaridades, Violeta construye un universo en mutación constante, que habla de la belleza de lo orgánico y de la potencia del cambio.

La cantante cuenta sobre su experiencia del primer disco, el cual se vio interrumpido por la pandemia aunque no pareció ser un impedimento.

"Creo que por más que vaya mutando, a medida que yo vaya creciendo, mi vínculo con esta obra será inmarcesible."

Tengo un registro muy hermoso de todo lo que significó la producción de este disco, todo el movimiento que trajo”, admite.

Fue traer a lo tangible, hacer cuerpo, todo un mundo emocional intenso y profundo. Ponerle palabra, darle forma, celebrar la canción primera y hacer una captura sonora de modo que sea posible que todo eso que fue dicho, se espeje y haga sentido en un otro.”

Apadrinada por Paula Neder y Leandro Lacerna, la joven admite que desde siempre hubo cierta complicidad entre ellos.

Su trabajo se vio en cierta forma simplificado en aquel momento en que su relación fue mucho más fluida que lo que acostumbra un ámbito laboral. “El acto de entrega de mi obra hacia ellos fue un acto ciego.”

La joven pianista, quien comenzó a componer a los 15 años, admite que “confiaba plenamente en que ellos abonarían las canciones con tanta sensibilidad y compromiso que ese paisaje sonoro se expandiría al máximo.”

“Creo que esa confianza deviene de la admiración que tengo tanto a sus trayectorias como artistas como a su abordaje sobre el hecho creativo. Escuche sus discos y me nutrí mucho de sus obras, siempre hubo algo en ellos que me hizo muchísimo sentido.”

-El proceso del disco se vio interrumpido por la pandemia, ¿Supiste ver luz entre tanta oscuridad?

Fue un cambio de ruta inesperado, en primera instancia costó acomodarse, pero luego trajo mucho aprendizaje y enriquecimiento al proceso. Aprendí a grabar mis maquetas en casa, con una placa de sonido delivery, lo cual le otorgó al disco cierta intimidad desde el principio. Sin embargo, aún con los cambios que surgieron, nunca sentí que este gran movimiento cesara.

-Comenzaste a componer con apenas 15 años, ¿sentís que hoy esas palabras y frases toman otro significado?

Sí, creo que todo se resignifica constantemente, y en eso está la belleza. La manera en que digo ahora, no es la misma que como decía antes. Porque el camino, la percepción y las herramientas se van ampliando permanentemente. Lo que hace en mi opinión que la palabra, puente entre el adentro y el afuera, sea mordida de una manera distinta cada vez.

-¿Qué conexión sentís con este disco?

Creo que por más que vaya mutando, a medida que yo vaya creciendo, mi vínculo con esta obra será inmarcesible. Estará allí.

-¿Cuál es tu fuente de inspiración?

Lo orgánico, lo natural es una gran fuente de inspiración para mí. Suele ser mi manera de recobrar o dejar correr mi flujo creativo.

-¿Y en cuanto a artistas?

Desde lo literario las obras de Alejandra Pizarnik, Olga Orozco y Marosa Di Giorgio. Desde lo musical tengo gran afinidad con lo oriental, como con Ryūichi Sakamoto, Kotringo e Ichiko Aoba, como también con la escena local; Mariana Paräway, Altertango, Facundo Silione, Paula Rosas, y Ernesto Pérez Matta entre muchos otros también.

-¿Cómo sigue tu carrera ahora que el disco está afuera?

Siento con mucha certeza esto de quererme dedicar a la música hasta el fin de los días. Tengo muchas canciones esperando ser registradas, este es solo el comienzo.

Sobre Violeta Trujillo

Nació en Mendoza, Argentina, en 2002. Es pianista, cantante y compositora.

Comenzó a estudiar piano a los 7 años con Pablo Cafici, un reconocido pianista, productor y compositor argentino radicado en New York. También estudió canto como integrante del Coro de Niños y Niñas de la UNCUYO.

Continuó su formación artística junto a Facundo Silione, Ernesto Pérez Matta, Edgardo Cardozo, Paula Neder y Paula Rosa.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA