Cómo proteger a la Internet de las Cosas de los ladrones de datos

Usar el hardware como el aliado en la seguridad de la conectividad es la propuesta de un equipo de investigadores de la UNCUYO.
Usar el hardware como el aliado en la seguridad de la conectividad es la propuesta de un equipo de investigadores de la UNCUYO.

Con un hardware riguroso se podrá evitar que intrusos se apropien de la información que brindan los dispositivos. La conclusión se desprende del trabajo de investigación liderado por Osvaldo Marianetti, quien presentó el proyecto de investigación a la SIIP en 2019.

¿Qué es la “Internet de las cosas” (IoT, Internet of Thing)? “Se podría definir como la agrupación e interconexión de dispositivos y objetos a través de una red (bien sea privada o Internet), donde todos podrían ser visibles e interactuar ente sí”, responde rápidamente el investigador y profesor Osvaldo Marianetti.

El interrogante planteado es el disparador de una interacción que hicimos con el docente de la Facultad de Ingeniería de la UNCUYO quien, junto a otros colegas, explora estos circuitos virtuosos para el desarrollo humano.

Marianetti explica que estos son sistemas de interconexión y transporte de datos específicos para el uso de las “cosas” y que tienen una alta cotización en el valor de funcionamiento de las herramientas que permiten medir y controlar las eficacias.

Pero así como son de útiles estos sistemas, los estudiosos han confirmado lo siguiente: primero que por su propia flexibilidad son vulnerables a los ataques vandálicos; y segundo que, afortunadamente,  hay soluciones posibles a este déficit. Por eso crearon el proyecto “Dispositivos de lógica programables como alternativa de solución en problemas de seguridad en internet de las cosas”.

Respecto al tipo de objetos o dispositivos podrían ser cualquiera, desde sensores y dispositivos mecánicos hasta objetos cotidianos como puede ser un microondas, el calzado o la ropa. Cualquier cosa que se pueda imaginar podría ser conectada a internet e interactuar con o sin necesidad de la intervención humana. El objetivo por tanto es una interacción de máquina a máquina, o lo que se conoce como una interacción M2M (machine to machine) o dispositivos M2M”, detalló el docente en la cátedra de Arquitectura de Computadoras.

Desde hace tiempo, la conectividad se logra principalmente a través de Wi-Fi, mientras que hoy en día tecnologías como la 5G y otros tipos de plataformas de red son capaces de manejar grandes conjuntos de datos con velocidad y confiabilidad.

Es importante entender que la “Internet de las cosas” no es una idea “novedosa”, advierte Marianetti. En esencia, es simplemente un dispositivo que se conecta a Internet o distintos dispositivos que se conectan a Internet. A medida que las computadoras y los sensores se hacen más pequeños y más eficientes, es natural que se utilicen en más escenarios. Del mismo modo, como la capacidad de conectarse a Internet se vuelve fácilmente integrable en estos dispositivos, aumenta la viabilidad de que estos dispositivos estén conectados a Internet.

La importancia de este fenómeno

Que los dispositivos cuenten con inteligencia para desarrollar alguna acción por sí solos es de suma utilidad para aquellas personas que cuentan con alguna discapacidad y precisan el control de ciertas variables de una vivienda. “Yo podría mediante un sensor de luz cerrar la ventana, apagar la luz o prenderla. Puedo cerrar las cortinas y también abrirlas en función de la temperatura”, agregó Marianetti.

Claro que la amplitud de este fenómeno abarca otras áreas como la medicina, crucial en el contexto pandémico actual. “Se podría tener un medidor de temperatura o de la frecuencia cardíaca” para una primera aproximación a un paciente, expresó el docente universitario.

Los ejemplos ayudan a comprender exactamente lo que significa el término. Cualquier dispositivo que se conecte a Internet, generalmente además de los teléfonos inteligentes, las computadoras portátiles y las PC, puede considerarse un dispositivo “IoT”. Un ejemplo común es un sensor de temperatura colocado en una masa de agua que envía datos a Internet sobre la temperatura del agua. Este sistema permite a los usuarios controlar la temperatura del agua sin estar cerca de esa masa de agua. Los datos se envían a Internet, que luego son procesados por algún tipo de servidor y luego se pueden ver a través de una aplicación o un sitio web. Claramente, hay muchos beneficios para un producto de IoT, en este caso porque permite el monitoreo de este sistema sin estar realmente allí.

Dispositivos FPGA: una alternativa para la seguridad de IoT

Una de las características del Internet de las cosas es, justamente, que precisa de un tipo de conexión inalámbrica, el cual es más fácil de hackear. Algún intruso puede acceder a la información y apropiarse de ella. Este fue uno de los justificativos del proyecto encabezado por la cátedra de Arquitectura de Computadoras. En un contexto donde las conexiones ya son entre sensores, es preciso contar con un sistema de seguridad que proteja todo el proceso, para asegurar que los datos lleguen a destino sin ningún inconveniente.

En palabras del investigador: “Se han hackeado televisores con computadoras que toman la cámara de un smart TV y la usan para espiar. Lo más común que suele suceder cuando uno va a ejecutar alguna aplicación es que siempre nos preguntan si permitimos el acceso a determinadas partes del dispositivo. Así le damos acceso a la cámara, al micrófono y muchas veces si la aplicación no está cerrada ese micrófono está escuchando, absorbiendo información”.

Protectores

La propuesta del equipo de investigación es usar dispositivos de lógica programable: hardware que se puede programar. Osvaldo se refirió al respecto: “Si yo programo hardware, si estoy diseñando mi propio hardware, eso hace que sea más confiable que uno normal. Nosotros, mediante dispositivos de lógica programable, podemos diseñar incluso el procesador con las instrucciones, los requerimientos que queramos, con los dispositivos de entrada y salida que necesitemos y la aplicación que solicitemos, de forma tal que no queden recursos disponibles para que alguna aplicación intrusa los use”.

Y agregó: “Esto es lo que permiten los dispositivos de lógica programable. Nosotros hemos utilizado los FPGA. Otra ventaja que tienen es que son reconfigurables, esto quiere decir que se puede reprogramar el hardware. Si yo quiero sacar algo que está de más, lo saco, y si el hardware que estoy usando tiene la capacidad de poder implementar mayores componentes, puedo agregarlos”.

Cada vez estamos más conectados a internet, ya no solo con los dispositivos “tradicionales” sino que a esta oferta de conectividad se suman artefactos de todo tipo. El objetivo de esta investigación es que esa experiencia sea lo más segura posible.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA