Tunuyán: una tierra de oportunidades económicas y desafíos

Varias bodegas y viñedos reconocidos por su alta calidad enológica se ubican en el departamento tunuyanino y aportan tanto mano de obra como alto valor agregado. / Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Varias bodegas y viñedos reconocidos por su alta calidad enológica se ubican en el departamento tunuyanino y aportan tanto mano de obra como alto valor agregado. / Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El departamento del Valle de Uco concentra sus actividades en agro, comercio y sector público. Critican la fuerte desindustrialización.

El reciente aniversario número 60 de la Cámara de Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán (CIAT) es una oportunidad para analizar la situación económica de este departamento del Valle de Uco. Entre el desarrollo de iniciativas agrícolas con foco en la exportación y las propuestas del turismo, la zona tiene el desafío de poder integrar sectores productivos para poder avanzar.

Los datos de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) indican que en Tunuyán viven 56.361 personas (2,8% de la población mendocina), divididos en alrededor de 39.400 en centros urbanos y 16.900 en el área rural. Algunos desafíos son que 25.000 habitantes no tienen cobertura de salud o no tienen terminado el secundario, mientras que 20.000 no tienen gas o cloacas.

Los empleos en el departamento son 24.790, y el 80% se divide en tres sectores: 30% en el agro, 25% en el comercio y 25% en el Estado en su conjunto. Se estima que el sector privado emplea unas 18.844 personas y el sector público unas 5.946. Su Producto Bruto Geográfico (PBG), es decir el valor de los bienes y servicios que se produjeron, fue de $ 13.592,1 millones en 2019.

“Nadie es ajeno a que en el Valle de Uco se ha sufrido un marcado proceso de desindustrialización. Nuestra economía con el tiempo se ha primarizado, y hemos perdido la capacidad de atraer nuevas y más industrias que agreguen valor a los alimentos que producimos”, señaló Diego Stortini, presidente de la CIAT. Como ejemplo, mencionó los camiones que salen del departamento con frutas y verduras que se procesan en otras zonas.

Por su parte, el intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, comentó que la economía local no fue ajena a lo que ocurrió en todo el país por causa de la pandemia, y que el comercio, el turismo y el sector informal fueron de los que más sufrieron la situación. Con una mayor recuperación este año, Aveiro cree que “es importante apostar por generar un mayor valor agregado a la producción local”.

Si bien el primer ejemplo a la vista es la conversión de uva en vinos de alta gama, Aveiro cree que también hay espacio para industrializar otros cultivos como durazno, tomate, ajo y cereza. “Las condiciones del Valle de Uco hacen que sus frutales tengan buenos frutos, con valores de primicia. Ha caído lo que es pera y manzana, pero en Tunuyán vienen creciendo otros cultivos como los frutos secos”, agregó el intendente.

Sectores productivos

El agro es la actividad que más tunuyaninos emplea de manera formal, con alrededor de 7.200 personas. Según los números de la CIAT, el departamento representaría el 6% de la actividad frutícola y el 3% de la producción vitícola provincial. Para 2016, la superficie vitivinícola era de 27.877 hectáreas, casi el doble de las 13.024 ha que había en 2003.

Un referente en el agro de Tunuyán es Martín Garbuio, vicepresidente de la Cooperativa Vitivinícola de Vista Flores y consejero del Valle de Uco en Fecovita. “Tenemos que trabajar más para promocionar la calidad de los vinos. Es vender la marca de Valle de Uco vinculada a un vino con un terroir propio, con tradición y desarrollo. Los primeros Malbec del valle de Uco, las primeras cepas, fueron de la cooperativa”, señaló.

Garbuio apuntó que “los vinos de la zona están en un porcentaje altísimo en manos de empresas extranjeras” y sería importante valorizar el trabajo de los productores. En su opinión es clave no enfocarse en grandes volúmenes de vino, sino en calidad y en el valor agregado de la historia: “Nosotros fuimos los primeros en hacer Malbec cuando esto no era negocio. Cuando caiga el negocio, seremos los últimos en hacer este vino, porque es lo que somos”.

Parte de la vitivinicultura avanzó hacia otro sector, el turismo, y ahí se destacan empresas como The Vines of Mendoza, en la localidad de Chacayes. Reconocidos por sus vinos de alta gama, este emprendimiento ofreció la posibilidad de tener un viñedo propio, además de generar un Hotel Resort y Spa que ha recibido reconocimientos internacionales.

“Entre hotel y viñedo hay cerca de 200 empleados propios que tienen una situación estable, con crecimiento y proyección. Creo que somos como un centro de capacitación en Tunuyán, porque alguien que trabaja acá en hospitalidad termina con un alto nivel de formación, manejo de idiomas y servicios que le sirve a la industria en general”, describió Pablo Giménez Riili, cofundador de The Vines.

Más allá del agro y el turismo, se pueden mencionar actividades comerciales como la de Pablo Sánchez Sillero, titular de la estación Shell a la entrada de Tunuyán por ruta 40 (desde Ciudad) y referente en la distribución de combustibles. En su caso, analizó que en marzo de 2021 lograron recuperar los niveles de venta previos a la pandemia y que han tenido “un aumento paulatino y sostenido” a lo largo del año.

“Creo que la gente estuvo encerrada mucho tiempo y ahora se abrió más el aspecto gastronómico y turístico. La noche empezó a trabajar más, sobre todo en los últimos meses”, apuntó Sánchez Sillero. Él llegó a Tunuyán hace 14 años y reconoce que ha crecido mucho, pero la oferta comercial es “un poco limitada y el centro necesitaría más inversión, con otra infraestructura”, además de que faltan inversiones de conectividad fuera del centro urbano.

Demandas en Tunuyán

Aparte de la desindustrialización del departamento, una crítica de la CIAT es el avance de los robos y hurtos rurales. “Los delitos han tomado un volumen y complejidad tal, que en una noche son capaces de desmontar un transformador, o bajar una línea de media tensión”, criticó Stortini, dando cuenta de que ya no son solo robos de palas o implementos agrícolas, sino que se desmantelan transformadores y se vende el cobre.

Además, piden inversiones en infraestructura, como concluir caminos productivos pendientes como la continuación de calle Francisco Delgado por Miguel Silva hasta la RP 96 conectando con Furno; o la culminación de calle Barandica hasta La Primavera para conectar con Ruta Nacional 40. En esa lista, está también la continuación del Corredor Productivo de la Ruta Provincial 94 hasta calle Lencinas. Para Stortini también es importante lograr acuerdos sobre la matriz productiva de la zona: “Repensar nuestra matriz productiva, no es por el interés del sector empresario. Es una obligación que tenemos, como sociedad, para devolver, al 50% de nuestros conciudadanos, oportunidades y bienestar que se les ha arrebatado a lo largo de la historia argentina”.

Por su parte, el intendente de Tunuyán sostuvo la necesidad de generar mayor financiamiento para potenciar sectores productivos, así como promover la asociatividad entre productores para que, en conjunto, puedan dar valor agregado a su producción y no sólo vender la cosecha en fresco. “Podemos seguir creciendo en turismo y en nuevas zonas cultivadas, con administración de agua y obras de impermeabilización. Más allá del valor de un cultivo, esa actividad origina nuevos empleos, con salarios que después derraman en el pueblo”, afirmó Aveiro.

¿Cómo ve la economía a mediano plazo?Diego Stortini, presidente CIAT

Nuestro departamento y nuestra región necesitan un gran acuerdo que priorice el desarrollo económico. Toda la dirigencia, de manera generosa, está llamada a comenzar a transitar este sendero.

Martín Garbuio

La macroeconomía es un demonio grande que nos come a todos, y hay una pausa de inversiones que nos frena a todos. La gente del Valle de Uco sabe pelearle al destino y acomodarse. La mejor inversión es tratar de invertir en el cerebro de los chicos y que no se vayan a buscar cosas afuera.

Martín Aveiro, intendente de Tunuyán

En 2022 estaremos abriendo una gran oficina de incubadora de empresas. Tendremos ventanillas con contacto del Ministerio de Producción de la Nación, Garantizar, Banco Nación, Credicoop y vamos a invitar a la banca privada. Es armar un lugar de desarrollo.

Pablo Giménez Rili

Si hay una estabilidad argentina con reglas claras y menos inflación, seguramente habrá más oportunidades para seguir creciendo. En lo particular, queremos continuar con los viñedos y el hotel.

Pablo Sánchez Sillero, distribución de combustibles

No veo que a nivel nacional se hayan dado las mejores condiciones. Hasta febrero, el Valle de Uco estará repleto. Esperamos que esa tendencia se mantenga durante la época de Vendimia.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA