martes 26 de enero de 2021

Sólo suscriptores
Ducati. Las máquinas de la marca italiana son buscadas en Mendoza por su tecnología y su valor cotizado en dólar oficial.
Economía

Motos de lujo: entre la creciente demanda y la falta de stock

Por placer o para resguardar los ahorros, estos productos son cada vez más buscados, pero no hay suficiente oferta para todos los clientes.

Ducati. Las máquinas de la marca italiana son buscadas en Mendoza por su tecnología y su valor cotizado en dólar oficial.
Sólo suscriptores

El sector de las motos de lujo enfrenta una realidad ambigua en la provincia. Desde las concesionarias locales aseguran que las consultas crecen de forma permanente, pero la falta de stock, provocada por la pandemia del coronavirus y las restricciones a las importaciones, no permite que se concreten las ventas.

Representantes de diferentes marcas internacionales advierten la misma situación: la falta de modelos por el impedimento de ingresar nuevas unidades desde las casas matrices ubicadas fuera del país. Los vehículos, que parten desde los 300 cc., presentan un doble atractivo: por un lado, la potencia, velocidad, confort y tecnología mecánica que las caracterizan, y por el otro, el bajo precio relativo. Es que sus valores de venta siguen al dólar oficial (sin impuestos), por lo que se pueden adquirir a precios atractivos. Además, se presentan como una potencial inversión y refugio de ahorros ante las fluctuaciones cambiarias.

Según el último informe de la división de motovehículos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), los patentamientos de motos cayeron 19,9% en noviembre de este año a nivel país, en comparación con el mismo mes del año pasado. En Mendoza, se registró una caída del 27,8% en el mismo período. Tampoco se observan buenos resultados si se compara a noviembre con octubre (Mendoza cayó 10,9% y Argentina 15,6%).

Ahora bien, si analiza el detalle por cilindrada, se encuentra que el segmento que incluye las motos de alta gama mostró una mejoría en casi todas las categorías. Entre 251 y 500 cc., se registraron 1.211 unidades en el total de Argentina, un 4,6% más que en el mes anterior; desde los 501 a las 800 cc, el crecimiento fue de 10,6%, con 188 motos. La única baja se registra en aquellas de más de 800 cc, con un -30,9% y apenas 134 motos en todo el país.

En resumen, el mercado en su totalidad continúa cayendo en Mendoza y en el resto del país, tanto en la comparación interanual como en la mensual. La gran excepción, son las motos de alta gama.

Con pocas unidades en los locales

Sergio Montanaro, gerente general de Yacopini, concesionario de Ducati, explicó que hay algunas motos para vender, pero no cuentan en su establecimiento con todas las que demanda el mercado. “Hay poca oferta y mucha demanda. Como Ducati es una empresa que pertenece al grupo Volkswagen, el saldo exportador es positivo y es una de las terminales que puede traer productos dentro de las dificultades que hay con las importaciones. Hoy es más un problema de oferta que de demanda” consideró.

Para Montanaro, las fluctuaciones cambiarias son un punto clave en el interés por estos productos, ya que los aficionados a este tipo de moto pueden encontrarlas a un precio menor al que tenían hace algunos años. “En la medida de que el dólar oficial mantenga la brecha con el paralelo, la demanda seguirá, porque la moto será relativamente barata”, sostuvo.

Así mismo, explicó que como la situación del tipo de cambio es inestable, el cliente valora mucho la disponibilidad, porque se aseguran el valor. “Los clientes de Ducati optan por resguardar sus ahorros en una moto, porque saben que por más que se modifique el precio del dólar oficial, el vehículo va a seguir teniendo el mismo valor. Es una inversión que permite comprar dólares al cambio oficial”, destacó.

En el caso de Genco, representante de BMW en Mendoza, la demanda fue muy alta desde comienzos de la pandemia. Entre marzo y abril, por las especulaciones sobre el precio del dólar, muchas personas que tenían ahorros en pesos decidieron invertir en este tipo de vehículos, según contó Macarena, representante de venta de motos en el concesionario.

“Ahora ante el cierre de las importaciones, nos encontramos con que no tenemos mucho para vender. No falta demanda, faltan productos. Desde BMW Argentina no pueden importar las motos y eso es un gran limitante”, expresó.

La falta de stock se repite en Panella Motos, representante oficial de Yamaha. Conforme a lo expresado por Juan Pablo Banco, gerente de la empresa, la compañía japonesa prácticamente no importó unidades en los últimos meses, por lo que este año han visto muy reducido su stock disponible. “Recién ahora están entrando algo, pero muy poco. No hay productos en fábrica tampoco”, resaltó Banco.

“En enero y febrero ya no quedaban unidades de alta gama de Yamaha en stock. Ahora sí hay algunas motos, pero llegan únicamente a pedido, porque no hay mucho margen para sumar stock y Yamaha no te lo da tampoco”, detalló el representante de Panella.

Así mismo, destacó que consultas hay muchas, aunque no al mismo nivel que en otras épocas. “El camino para concretar la venta es el más complicado. Cuando les decimos al cliente el rango de precio, se reduce el interés”, resumió.

Los valores de mercado

El precio de estas unidades está en dólares y en la mayoría de los casos, las compras se hacen al contado, ya que las tasas para la financiación son prácticamente insostenibles para cualquier bolsillo.

En Yamaha, los valores para las motos de 300 cc.. o más parten desde los 12.000 dólares, hasta llegar al tope de gama que puede alcanzar la cifra de 38.000 dólares. Si se hace la conversión del precio a pesos, tomando en cuenta la cotización del dólar oficial más los impuestos que aplica el Banco Central, cómo mínimo se debería contar con poco más de $ 1.700.000 para poder comprar una unidad.

Pasando a BMW, el modelo más económico que se consigue en Mendoza parte de 23.000 dólares y la moto tope de gama, la R 1250 GS, cuesta 45.000 dólares.

En el caso de Ducati, las motos disponibles arrancan de 19.000 dólares y los modelos más costosos pueden valer por encima de los 60.000 dólares. Cabe recordar que al precio de cada modelo, se le debe sumar los gastos de patentamiento, que en los modelos más grandes puede rozar los 300 mil pesos.