Los parques industriales buscan ser el futuro productivo de Mendoza

Se trata de espacios cerrados donde se instalan empresas motivadas por beneficios impositivos y oportunidades en conjunto.
Se trata de espacios cerrados donde se instalan empresas motivadas por beneficios impositivos y oportunidades en conjunto.

Se trata de espacios cerrados donde se instalan empresas motivadas por beneficios impositivos y oportunidades en conjunto.

El reciente convenio de inversión de la empresa de comunicación satelital Arsat por U$S 10 millones en el Parque de Servicios e Industrias de Palmira (Pasip), es uno de los ejemplos de las dinámicas que se dan en los parques industriales de la provincia, donde varias empresas mejoran su producción. En Mendoza hay diez parques públicos de este tipo con empresas instaladas, más otros dos que buscan emerger.

En principio es importante aclarar que, un parque industrial, es una zona delimitada donde se asientan empresas de industria, servicios y tecnología. La diferencia con una zona industrial (como el Carril Rodríguez Peña o la Zona Alcoholera de Maipú) es que un parque está cercado y el público en general no puede acceder.

¿Cuántos parques industriales hay en la provincia? La respuesta varía si se considera a los que tienen ocupación o no de empresas. Por ejemplo, en Santa Rosa se creó hace más de 10 años, por ordenanza municipal, un parque industrial, pero hoy ninguna empresa lo utiliza. En Malargüe recientemente se aprobó la creación, pero falta la inversión en infraestructura. Ambos municipios tienen interés en estos espacios y buscan la forma de fomentar estos procesos.

Noelia de la Rosa, asesora del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza, explicó que relevan los parques industriales públicos, que son aquellos donde el origen, la creación y la administración, va por parte del Estado (sea municipal o provincial). “El gobierno busca fomentar su creación y funcionamiento porque contribuyen al ordenamiento territorial,, a que, por ejemplo, no te quede una industria contaminante en medio del tejido urbano”, detalló.

Así, habría nueve parques industriales públicos con presencia de empresas. Dos son provinciales: el Parque Industrial Provincial y el Parque Tecnológico Mendoza TIC. Los otros siete son municipales: Pasip, Parque industrial Minero Eje Norte, Parque industrial General Ortega, Parque industrial Municipal de Luján de Cuyo, Parque industrial San Carlos, Parque industrial San Rafael, Parque industrial General Alvear y Parque Industrial para productos nocivos y servicios especiales.

Alfredo Cecchi, titular de la Federación Argentina de Parques Industriales (FAPI), comentó que en la provincia la Federación de Parques y Zonas Industriales de Mendoza (Fepazim) reúne a los espacios industriales más activos. Algunas ventajas que apunta Cecchi (quien también preside la Federación Económica de Mendoza), es que las empresas pueden compartir gastos tales como seguridad y trabajar en forma conjunta sobre costos de logística, conectividad y tratamiento de residuos.

Así, por ejemplo, destacó el buen trabajo que se hace en Las Heras, Luján, Maipú, General Alvear, San Carlos y San Martín. “Hay algunos parques que fueron anuncios de municipios pero que, en la práctica, no existen”, aclaró Cecchi. Además de los parques ya mencionados, señaló que hay otro espacio privado en Maipú, en calle Alsina y casi Maza, con un fuerte desarrollo industrial.

Qué se hace en los parques

Comenzando por los dos provinciales, el Parque Industrial Provincial (PIP) se ubica en la ruta provincial 84 s/n en Perdriel, Luján de Cuyo. Cuenta con 350 hectáreas, más de 20 empresas (en total cerca de 1.100 empleados), y servicios como cierre perimetral, alumbrado público, áreas verdes, desagüe pluvial, energía eléctrica, red de gas, seguridad privada, subestación eléctrica y transporte urbano, entre otros.

Ese parque tiene un perfil petroquímico, incluyendo actividades tales como minería, metalurgia, química, servicios, petróleo y gas, con empresas como Petroquímica SA y Aceros Cuyanos. “Los parques provinciales incluyen exenciones de impuestos provinciales, mientras que los municipales sólo eximen tasas”, explicó Noelia de la Rosa. Quienes se instalan en el PIP gozan de la exención de todos los impuestos provinciales por tres años (Ley 4.227).

El otro espacio provincial es el Parque Tecnológico Mendoza TIC, donde se ubican más de 30 entidades vinculadas al software y la tecnología, como ITC Soluciones, Grupo Oeste y Omnitronic. En calle Rafael Cubillos 2056, de Godoy Cruz, está la entrada a este espacio de 3,6 hectáreas divididas en lotes, administrado por el Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios (Idits).

Para Marcelo Japaz, presidente del Idits, el Parque TIC es ejemplo de una política pública que ha trascendido a gobiernos de distinto color político. “Los empresarios nos plantean, desde su experiencia, el valor que les da encontrarse con pares o empresas que se complementan. Eso es dar una base a lo que algunos llaman el ecosistema de innovación. Después viene la sinergia, las oportunidades y nuevos negocios”, comentó el funcionario.

En cuanto a los parques municipales, uno destacado es el Parque Industrial Minero Eje Norte, más conocido como Parque Industrial Las Heras, ubicado en la Intersección de Ruta Nacional Nº 40 y Calle Santa Rita (distrito El Resguardo). La idea original era que apuntara a la minería pero hoy está zonificado con distintos espacios para cada rubro y participan empresas de logística como Distrosol y otras industriales como Ingeniería Termomecánica Priolo.

Otros casos de parques municipales con una menor cantidad de empresas son el Parque de Desarrollo Empresarial e Industrial de Maipú, también conocido como el Parque Industrial General Ortega, y el Parque Municipal de Luján de Cuyo. El primero está ubicado en Belgrano 1993, distrito General Ortega, mientras que el segundo está cerca del parque petroquímico, también en el distrito industrial de Luján.

Fuera del Gran Mendoza

Lejos de los departamentos que conforman el Gran Mendoza, en San Martín está el Pasip, en Acceso Este y Carril San Pedro. Acepta propuestas vinculadas a alimentos, logística, transporte y servicios, pero se hizo más conocido por el mencionado acuerdo entre la Provincia y Arsat -firmado a mediados de febrero- que implica U$S 10 millones para crear un centro de manejo y control satelital, un acuerdo que lo posicionará mejor en el sector tecnológico.

Hacia el Valle de Uco, se encuentra el Parque Industrial San Carlos, ubicado en ruta nacional 40, km 101 y Ejército de los Andes. Son 45 hectáreas con empresas de “actividades no contaminantes”, como aceiteras o la industria de tomate Solvencia. El espacio ofrece exención de tasas e impuestos municipales por el término de 15 años desde la radicación en la zona.

En el “corazón de Mendoza” está el Parque industrial San Rafael, ubicado en Cuadro Nacional, ruta 146 y avenida Sarmiento. Cuenta con una superficie de 42,3 ha, cuenta con pocas empresas instaladas, de las cuales la más relevante es la Pulpera de San Rafael. También participa allí la Asociación de Cooperativas Frutícolas (Acofrut).

General Alvear es un caso especial porque tiene dos parques municipales a cargo de la Secretaría de Desarrollo y Promoción Departamental del municipio. Su encargado, Carlos Ponce, detalló que el primer espacio es de industrias convencionales, se encuentra sobre la ruta 188 y posee 7 hectáreas. Un poco más de la mitad del parque está ocupado por la pulpera Fénix, aunque también hay un aserradero y la planta certificadora de semillas del Iscamen.

El segundo espacio está dedicado a sustancias nocivas y servicios especiales, a la vera de calle 7 entre la ciudad de General Alvear y el distrito de San Pedro del Atuel, junto a la planta de tratamientos de residuos sólidos. “El parque tiene 20 ha y va sumando interés. Hoy hay 2 empresas: una que se dedica a los áridos y construcción y, en el último año, se sumó la otra con un crematorio en la zona sur”, detalló Ponce.

Detrás de la mirada empresarial

Aldo Javier Andrés es el CEO de la empresa MZA Bentonit SAS y se dedica a la extracción, molienda, envasado y comercialización de bentonita sódica para diferentes industrias. Dentro del Parque Industrial de Las Heras tiene una planta de molienda y una planta de envasado de arena sanitaria para gatos.

En su opinión, la ventaja principal de trabajar en ese espacio es que “las industrias son compatibles y existe la infraestructura adecuada para llevar a cabo las actividades. La disponibilidad de servicios (Energía y Gas) el fundamental y el parque invierte en estos servicios”. Así, considera que es importante la creación de estos espacios que, en lo posible, nucleen actividades afines, respetando al medio ambiente y al entorno.

Una desventaja que observa Andrés es la falta de transporte público de otros departamentos a ese espacio industrial, con una baja frecuencia de la única línea que hay. “Esto genera inconvenientes para el personal que debe llegar a su puesto de trabajo y es un limitante”, analizó el CEO de MZA Bentonit. Tiene exenciones en tasas municipales, pero considera que la incidencia es muy baja y sería interesante sumar exenciones provinciales o nacionales.

En la mirada de Osvaldo Rofrano, presidente de Gases de Aconcagua (ubicada en el parque municipal de Luján de Cuyo), muchas empresas al verse “acorraladas” por los barrios optan por mudarse a espacios industriales. “En un país civilizado, las industrias trabajarían juntas en un espacio, sin tener que verse invadidas por la construcción de casas en su periferia. Los parques industriales son un bien para empresas y para la ciudadanía”, comentó.

Rofrano es también el titular de la Cámara de Empresarios de ese parque y, como integrantes de la federación Fepazim, invitan a sumarse a esta modalidad: “La ventaja fundamental es que son espacios específicos para las industrias. Tenés parques para petroquímica, industria y minería, y para industrias alimenticias y otros rubros. Tratamos de convocar a las empresas a que prevean el futuro, porque, si no están en un parque, los pueden ir cerrando los vecinos”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA