Fincas Sábado, 5 de julio de 2014 | Edición impresa

Más problemas para el proyecto de ley de uso de jugos naturales

Cervecería Quilmes anunció, junto a la Presidenta de la Nación, que invertirá $ 620 millones en una planta de fructosa. En tanto, la Copal presentó una dura carta contra la propuesta legislativa.

Por María Soledad Gonzaez - sgonzalez@losandes.com.ar

Sin señales claras del Gobierno Nacional que le den luz verde al proyecto de ley de uso de jugos naturales para edulcorar bebidas analcohólicas, el trabajo de las provincias vitivinícolas y de la Coviar se diluye.

En las últimas dos semanas de junio esos esfuerzos recibieron, al menos, dos golpes claves. Por un lado, la Coordinadora de las industrias de Productos Alimenticios (Copal) emitió un comunicado asegurando que los efectos, de ser aprobada esta ley, serían negativos.

En tanto, en una reunión con la presidenta Cristina Fernández directivos de la cervecería Quilmes, anunciaron un plan de inversiones 2014 - 2015 por $ 3.867 millones, de los cuales $ 620 millones serán para poner en funcionamiento una nueva planta de fructosa.

Desde Coviar, su presidenta, Hilda Wilhem, aseguró que siguen trabajando en esta ley y que están programando para la semana entrante audiencias con diferentes funcionarios nacionales, para plantear el proyecto de ley y lograr así que avance en el Congreso de la Nación.

Quilmes y Copal

En una nota presentada al ministro de Economía de Nación, Axel Kicillof; al presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y al diputado Luis Basterra, autor del proyecto y presidente de la comisión de Agricultura y Ganadería, Copal asegura que el proyecto tendrá un impacto negativo en la actividad de producción y comercialización de alimentos y bebidas.

"De ser aprobado un incremento en la alícuota del impuesto de tal magnitud, se generará un impacto negativo sobre el nivel de actividad de las empresas elaboradoras de bebidas, como así también sobre las industrias proveedoras de insumos que integran la elaboración de las mismas, afectando directamente el empleo y las inversiones a realizar por parte del sector", sostienen desde la cámara.

La institución considera que esta ley no tiene en cuenta la viabilidad técnica del endulzante respecto del producto final a elaborar. "Esta propuesta intenta favorecer a una economía regional en detrimento de las industrias azucareras y de la molienda húmeda de maíz, dos economías también regionales, que con años de inversión sostenida han desarrollado una producción competitiva de endulzantes, generando valor agregado, puestos de trabajo y divisas para nuestro país", afirman en la misiva .

Para Copal, la principal problemática que se observa en el proyecto presentado es que el incremento general de la alícuota del impuesto, el cual se aplica sobre productos de consumo masivo, generaría un efecto negativo sobre la demanda de los productos finales por el impacto directo del impuesto en el precio y en el costo final para los consumidores.

Por otra parte, el anuncio de Quilmes también ha caído como un balde de agua fría. Con la instalación de la nueva planta de fructosa la empresa busca ampliar la capacidad de producción de cervezas y gaseosas y mejorar los procesos productivos, según explicaron en un comunicado desde la Presidencia de la Nación.

Sin apoyo del Gobierno

Consultado sobre el estado del proyecto de ley, el senador nacional Ernesto Sanz aseguró que sin acuerdo y apoyo cierto desde el Gobierno nacional, el proyecto de ley no va a prosperar.

"Estoy a favor de este proyecto y hemos trabajado junto a Coviar para avanzar. Sin embargo, como están las cosas hoy, sin un acuerdo político a nivel nacional y sin un apoyo claro del Ejecutivo va a ser muy difícil avanzar", indicó Sanz.

Y agregó: "La semana pasada se anunció, junto con la Presidenta, que Quilmes construirá una planta de fructosa; eso te marca una clara señal desde el Ejecutivo.

Por ahora no veo señales desde el Gobierno que nos permitan pensar que el proyecto puede avanzar. Por lo tanto, es probable que por la vía parlamentaria el proyecto, así como están las cosas, demore más de lo que uno piensa", sostuvo Sanz.

En este sentido, Sergio Villanueva, de la Unión Vitivinícola Argentina, también aseguró que es necesaria una señal desde el Gobierno Nacional. "Creo que en algún momento el Gobierno Nacional deberá plantearse el modelo de país que quiere. En este sentido, hay que ver hacia dónde avanzan las economías regionales que producen líquidos".