Un cura le dio dos trompadas al obispo de San Rafael: “Estaba fuera de sí”

El ahora ex sacerdote Camilo Dib agredió a la máxima autoridad de la Diócesis del Sur mendocino, Eduardo Taussig. Gentileza
El ahora ex sacerdote Camilo Dib agredió a la máxima autoridad de la Diócesis del Sur mendocino, Eduardo Taussig. Gentileza

El (desde ayer) ex vicario Camilo Dib agredió a la máxima autoridad de la Diócesis del Sur mendocino, Eduardo Taussig este lunes. El ex párroco, que estaba siendo notificado de una sanción por orquestar un violento escrache contra su superior en Malargüe, le “lanzó” dos golpes de puño. Fue suspendido y prohibido de todo uso de su ministerio sacerdotal.

Dos impotentes golpes de puño, esquivados con una notable rapidez y destacables reflejos; y el agredido levantándose del escritorio mientras su agresor intentaba seguirle los pasos para desquitar la violenta furia contenida (y no tan contenida también). En tanto, otros dos hombres intentaban sujetar y calmar al agresor, mientras que los otros presentes también intervinieron para calmar al “sacado”.

Obispo, Eduardo Taussig\u002E
Obispo, Eduardo Taussig\u002E

Si ya es una escena llamativa de por sí, se convierte en algo más impactante todavía si todos los protagonistas son sacerdotes; y si el destinatario de las “trompadas” –esquivadas con destreza, afortunadamente- no es otro que el obispo de San Rafael, Eduardo María Taussig (66). El agresor, identificado como Camilo Dib (44) y quien es -o era- vicario parroquial de una de las tres parroquias de Malargüe “fue suspendido y prohibido de todo uso de su ministerio sacerdotal”, según se indicó en un comunicado emitido por el Obispado de San Rafael.

Taussig, Dib (a quien, evidentemente, el espíritu navideño no lo ha visitado aún) y otros dos sacerdotes -uno miembro de la Comisión de Justicia y otro canciller, todos del Obispado sureño- mantenían durante la mañana de este lunes una reunión. El obispo había citado al rebelde Dib para imponerle y notificarle de una sanción referida a algunos incidentes que se suscitaron el 21 de noviembre, con motivo de la visita de la máxima autoridad eclesiástica del Sur mendocino a la Parroquia del Carmen (Malargüe), donde se desempeñaba -hasta ayer- Dib.

La reunión transcurría en una de las salas del obispado cuando “en un momento, Dib perdió el control y, de improviso, atacó con violencia al Señor Obispo. De este primer ataque se siguió la rotura del asiento en que estaba sentado el Obispo”, detalla el comunicado oficial.

Fuera de sí

La decisión de avanzar en el cierre del Seminario en el Sur es lo que le molesta al agresor y a otros tantos fieles. Ya en la visita de Taussig a la mencionada parroquia malargüina, se había evidenciado -de la forma más notable- este enojo por parte de Dib. “Este sacerdote tuvo participación en un conflicto que tuvo lugar el sábado 21 de noviembre, en la Parroquia del Carmen. En aquella oportunidad, un grupo de fieles se dirigió al obispo en términos muy duros. Pero no solo eso; le desinflaron las ruedas del auto, le robaron las válvulas y hasta le arrojaron ácido sobre el auto”, destacó a Los Andes el vocero del Obispado sanrafaelino, José Antonio Álvarez. Precisamente fue él uno de los que intervino durante la batahola del lunes por la mañana.

Obispo Eduardo María Taussig y sacerdotes de San Rafael.
Obispo Eduardo María Taussig y sacerdotes de San Rafael.

Según indicaron desde el Obispado, Dib estaba entre los indignados e -incluso- instó a los fieles a que agredan al obispo. Ante esta situación, Taussig impuso a una sanción para el sacerdote Dib. “Le impuso una sanción (a Dib) y lo citó durante la mañana del lunes. El interrogatorio empezó como estaba previsto, hasta que en un momento el cura se sacó. Primero, golpeó el escritorio y luego intentó pegarle una trompada al obispo. Lo rozó con la mano, pero rompió la silla; fue muy violento”, amplió el vocero de la Diócesis.

“El Derecho Canónico, en su cánon 1.370, declara que si un clérigo usa violencia física contra el obispo, incurre automáticamente en la censura de Suspensión, por lo cual quedó suspendido automáticamente por el hecho realizado, y Camilo Dib tiene prohibido todo uso de su ministerio sacerdotal”, amplía el comunicado.

Luego del primer intento de golpe, el agresor fue calmado por los presentes (o al menos lo intentaron), con la intención de poder continuar con la audiencia para formalizar la sanción. Sin embargo, una vez que ya lo habían sujetado; Dib volvió a arremeter contra Taussig, intentando asestarle otro golpe de puño. “Luego salió como una tromba detrás del obispo a querer pegarle de nuevo, y entre todos -incluso también el sacerdote que estaba con él- pudimos sujetarlo”, destacó Álvarez.

Monseñor Eduardo María Taussig, obispo de San Rafael
Monseñor Eduardo María Taussig, obispo de San Rafael

Sobre la integridad del obispo sanrafaelino, el vocero resaltó que se encuentra bien y que “afortunadamente es un hombre fuerte”. No obstante, resaltó que por la fuerza y violencia, los golpes directos -de haber sido efectivos- podrían haberle hecho un serio daño.

Una disputa con historia

Entre Dib y algunos de los fieles no ha caído bien la decisión de cerrar el Seminario Santa María Madre de Dios, ubicado en el Sur mendocino. La medida, que ya es un hecho, fue adoptada a raíz de la disputa que se generó por el incumplimiento de algunos curas que se negaban a dar la hostia en la mano a los fieles en vez de hacerlo en la boca. El protocolo sanitario por la pandemia de coronavirus establece que debe hacerse de la primera manera, aunque los más tradicionalistas y conservadores se rehúsan a acatar esta modificación.

En este contexto de una especie de Guerra Santa, hace un mes Taussig visitó la parroquia en la que se desempeñaba Dib. Lo hizo para participar de una misa en la memoria de otro cura malargüino, Pablo Fuentes, quien había sido muy querido por la comunidad y falleció con Covid-19 en este 2020.

Fieles colgaron carteles en Malargüe en contra de la decisión del obispo Eduardo María Taussig por el cierre del seminario Santa María Madre de Dios.
Fieles colgaron carteles en Malargüe en contra de la decisión del obispo Eduardo María Taussig por el cierre del seminario Santa María Madre de Dios.

Durante la visita del obispo, varios fieles lo recibieron en la Parroquia del Carmen con carteles donde podía leerse “Monseñor traidor”, “Lobo vestido de cordero”, “Estamos huérfanos de pastor” y “No al cierre del seminario”. Y allí fue cuando los feligreses -indignados- arremetieron contra el auto de Taussig y, siempre de acuerdo al vocero del Obispado, fueron impulsados por Dib para concretar el escrache.

Por estos episodios se le estaba notificando de la sanción formal este lunes, en el momento en que Dib atacó a su superior.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA