Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión

Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: Los Andes.
Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: Los Andes.

Días antes de que estallara el escándalo por las primeras denuncias por asociación ilícita y estafas, su líder una seña por una lujosa mansión en Pilar, valuada en 10 millones de dólares. Allí había anunciado que construiría el club de campo “Zoe Paradise”. Tras escapar del país y estar prófugo, perdió el dinero.

Como si fuera un vuelto, un monto de dinero que cualquier persona podría llevar en el bolsillo de su pantalón o de su abrigo. Así fue la tranquilidad con que el ex líder de Generación Zoe, Leonardo Cositorto –hoy detenido e imputado por los delitos de asociación ilícita y estafas reiteradas- pagó la seña de 1 millón de dólares en efectivo por la compra de un exclusivo country en la zona de Pilar (Provincia de Buenos Aires). Y así fue también como, en cuestión de días y de la mano de los primeros escándalos que salieron a la luz, Cositorto perdió ese dinero.

Según confirmaron a Los Andes fuentes cercanas a esta operación que se inició y quedó trunca a mitad del camino, la insólita situación transcurrió a principios de 2022, antes de que se oficializaran las primeras denuncias contra Generación Zoe en Villa María (Córdoba). Esta causa fue precisamente la que derivó en que Leonardo Cositorto se escape del país y permanezca prófugo –con pedido de captura internacional- hasta el 4 de abril pasado, cuando finalmente fue detenido en República Dominicana.

Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: ZonaProp.
Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: ZonaProp.

En simultáneo con las primeras 9 denuncias contra Generación Zoe en Mendoza que fueron oficializadas el lunes de esta semana y de las que se conocieron recientemente algunos detalles (sobre todo de la forma en que operaban los referentes locales involucrados), Los Andes tuvo acceso a la información sobre la frustrada compra que Cositorto intentó hacer del lujoso Felicitas Polo Club. Se trata de una mansión que en 2010 se ganó el rótulo de “la mansión más cara de Latinoamérica” (así fue presentada en una nota de ese año por Infobae). En aquel momento, sus dueños la tasaron en 22 millones de dólares.

Sin embargo, en ese momento no fue vendida la propiedad, por lo que su valor fue actualizándose –hacia abajo-. Una nueva tasación fijó el nuevo precio en 18 millones de dólares, aunque durante los últimos meses sus dueños ya escuchaban ofertas por montos que rondaban los 10 millones de dólares. Y fue justamente ese valor por el que habían acordado la transacción Cositorto y sus dueños.

El propio Cositorto, en distintos programas de televisión en los que pagaba por estar y ser entrevistado, se refirió al emprendimiento que tenía en mente comenzar a construir en el lugar a partir de enero de este año. “Zoe Paradise, club de campo” era el nombre del lugar, donde había prometido instalar “el paraíso en la tierra” y con “importantes beneficios” para los miembros de Generación Zoe.

Pagó la seña y se borró del mapa

Según detalló lnfobae en su nota del 28 de marzo de 2010, el Felicitas Polo Club fue una mansión construida en 1998 como un gran anhelo de la familia dueña del predio y del inmueble. En ese mismo momento, cuando salió a la venta por primera vez, se detalló que con esos 22 millones de dólares que se pedían, era la mansión más cara de América Latina.

Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: Captura Web.
Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: Captura Web.

Casi 12 años después de que saliera a la venta el Felicitas Polo Club, un Leonardo Cositorto que atravesaba su mejor momento –impulsado por el éxito de Generación Zoe y las promesas de ganancias exorbitantes en dólares- se acercaba a los dueños del lugar para concretar la compra del predio. Ni la familia dueña del lugar ni Cositorto lo sabían en ese momento, pero sería cuestión de semanas para que saliera a la luz el esquema de estafas piramidales del tipo Ponzi en que estaba basado el “éxito” de Generación Zoe. Y también sería cuestión de días para que Cositorto se convierta en uno de los prófugos más buscados por la Justicia argentina.

El monto por el que habían cerrado la operación ambas partes era de 10 millones de dólares y acordaron que el coach ontológico Cositorto entregaría 1 millón de dólares en efectivo y como seña, para luego completar la compra con los 9 millones de dólares que restaban. “La intención de Cositorto era lotear todo el predio (NdA: alrededor de 75 hectáreas) y hacer un barrio tipo club de campo en el lugar. Desde lo rentable era una gran idea, ya que si bien implica una fuerte inversión inicial –además de la compra del terreno- y demanda más tiempo y paciencia, se puede recuperar hasta 5 veces lo que se invierte”, destaca una de las fuentes que siguió de cerca la compra frustrada.

Preso. Cositorto cayó preso en Dominicana. Cambiaba de alojamiento de manera periódica y usaba otros nombres. (Interpol)
Preso. Cositorto cayó preso en Dominicana. Cambiaba de alojamiento de manera periódica y usaba otros nombres. (Interpol)

Tras acordar reunirse, Leonardo Cositorto llegó con 1 millón de dólares en efectivo y lo pagó a sus propietarios en calidad de seña. Con lo que no contaba el responsable de Generación Zoe era con que, días después, se destapara la olla de los escándalos en Villa María con las primeras denuncias por asociación ilícita y estafas reiteradas. Denuncias similares a las que se oficializaron esta semana en Mendoza y que tienen, al menos, a 9 personas damnificadas y a 7 referentes mendocinos de la firma siendo investigados.

Con el escándalo ya público por el incumplimiento en los pagos a socios de Generación Zoe en Villa María –a principios de febrero-, las sospechas sobre esta mega estafa piramidal fueron haciéndose cada vez más fuertes. Tanto que Cositorto escapó del país y permaneció escondido durante más de un mes en el Caribe, mientras lo buscaba hasta la Interpol.

El hecho de que Cositorto se haya borrado del mapa luego de pagar 1 millón de dólares como seña por el Felicitas Polo Club originó que el plazo de validez legal de la seña caducara y, como suele ocurrir con cualquier transacción inmobiliaria, se perdiera ante la prolongada demora para completar la operación. En pocas palabras: como Cositorto no completó el pago de los 9 millones de dólares restantes, ese primer millón de dólares quedó para los dueños del lugar, al igual que la lujosa mansión.

Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: Twitter.
Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: Twitter.

Pero no todo quedó allí. Y es que un conocido de la familia dueña del Felicitas Polo Club –y que fue quien acercó a Cositorto para concretar la compra- acordó quedarse con una comisión por la transacción (6% del total de la operación, 600.000 dólares tomando como referencia el valor total de 10 millones de dólares). Y cuando el máximo referente de Generación Zoe pagó la seña, la familia decidió restar de ese millón de dólares los 600.000 dólares que correspondían al 6% de los 10 millones de dólares. Es decir, que los dueños del lujoso inmueble tampoco se quedaron con la totalidad de la seña que perdió Cositorto.

Así es el Felicitas Polo Club, la mansión por la que Cositorto perdió un millón de dólares

Luego de salir a la venta en 2010, hubo distintas publicaciones en las que se ofreció el Felicitas Polo Club. Una de ellas, que ya figura como “finalizada” estuvo en el portal Zona Prop, abocado a buscar casa y propiedades en venta o alquiler.

En la publicación se fijaba un costo de 15 millones de dólares y se la presentaba como un campo de 75 hectáreas, 14 ambientes y 6 cocheras. Este lugar es el que Cositorto había pensado para “Zoe Paradise”.

Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: ZonaProp
Generación Zoe: el día en que Cositorto perdió un millón de dólares por la compra de una mansión. Foto: ZonaProp

“Importantísimo Club de Polo que se encuentra en General Rodríguez, ruta provincial 28. Desarrollado sobre 75 hectáreas parquizadas, la conforman 6 canchas de polo, 44 boxes, mansión de 2.700 metros cubiertos a estrenar de categoría, cancha de tenis, piscina, laguna de 5 hectáreas, casa para caseros, casa de huéspedes, casa de petiseros, club house de 600 m2 cubiertos con dos vestuarios y oficinas, galpones y picadero cubierto para entrenamiento de caballos”, puede leerse en la descripción.

“La propiedad es un Club de Polo que se encuentra en cercanía a la Ellerstina (perteneciente a la familia Pieres), Pilar Chico y de otros clubs de Polo donde se desarrollan los partidos de alto hándicap”, concluía en la descripción inicial.

Además de detallar que incluía 75 hectáreas, 14 ambientes y 6 cocheras, se indica que cuenta con 6 Baños, 12 Dormitorios y 3 “toilettes”. También se enumeraba una cancha de fútbol, otra de tenis, un gimnasio, hidromasaje, parrilla, pileta, sala de juegos, solárium y acceso para personas con movilidad reducida.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA