El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina partieron hoy al santuario de Brasil

Traslado de las elefantas Pocha y Guillermina del Ecoparque a Brasil
Traslado de las elefantas Pocha y Guillermina del Ecoparque a Brasil

Tras más de un año de cuarentena, preparación, exámenes y mucha ansiedad, esta tarde partirán al Santuario de Elefantes de Brasil. El traslado será vía terrestre, tomará 5 días y permanentemente se monitorea a las elefantas con cámaras.

Pasaron casi 57 años desde aquel día de 1965 en que la elefanta asiática Pocha llegaba a este mundo para vivir una vida que había sido predestinada y condenada al cautiverio forzoso prácticamente desde el primer momento. Aunque nació en India, de pequeña fue llevada al zoológico alemán Tierpark Hagenbeck y, con apenas 3 años, en 1968 llegó al antiguo Zoológico de Mendoza como parte de un canje. Allí vivió gran parte de su vida, sin conocer otro espacio que el recinto de piedra y cemento ubicado en el paseo que se encuentra al costado del Cerro de la Gloria. Unos 33 años después del día en que Pocha llegó al mundo, en 1998 y ya en el Zoo de Mendoza, nacía Guillermina, la hija de Pocha y de Tamy (un elefante asiático que también se encontraba -y se encuentra todavía- en el entonces Zoo mendocino, actualmente reconvertido a Ecoparque). En el caso de Guillermina -o Guille-, lleva 23 años en cautiverio y toda su vida la ha pasado en el Zoo / Ecoparque mendocino. Sin embargo, éste sábado por la tarde, la vida de Pocha y de Guille comenzará a cambiar, y todo parece indicar que será para bien.

Pasadas las 17:30 de hoy, llegará el momento que tanto esperaban las elefantas, y también las autoridades, veterinarios y entrenadores del Ecoparque. Pocha y Guillermina saldrán en un camión con destino al Santuario de Elefantes de Brasil (en Mato Grosso), un espacio mucho más acorde a sus condiciones de vida y con más similitudes a su hábitat natural que el rocoso y gris recinto de concreto donde vivieron hasta esta mismísima tarde.

El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil.  Gobierno de Mendoza
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Gobierno de Mendoza
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Hace más de un año que las elefantas estan en cuarentena y en pleno proceso de entrenamiento y adaptación para poder subirse al contenedor en el que viajarán hasta el santuario durante los próximos 5 días, completando todo el tramo vía terrestre. Y una vez que completen los 3.600 kilómetros que separan a Mendoza de esta localidad ubicada en el centro-oeste brasileño, madre e hija paquidermas estarán listas para vivir en un contexto “completamente diferente, totalmente distinto a los que están acostumbradas”, parafraseando al presidente del Santuario de Elefantes de Brasil, Scott Blais, quien durante la mañana de ayer brindó una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno de Mendoza junto al secretario de Ambiente de Mendoza, Humberto Mingorance y a la directora del Ecoparque, Mariana Caram.

Pocha y Guillermina iniciaron en abril del 2021 el proceso de adaptación y cuarentena para poder viajar al santuario. Para ello, durante el tiempo que transcurrió desde entonces se preparó a personal del Ecoparque de Mendoza y también viajaron a la provincia entrenadores del espacio brasileño para trabajar con las elefantas, tomar muestras de sangre, analizar su estado y alimentación, además de ayudar a los animales a que se familiaricen con el contenedor en que viajarán en un camión durante los próximos días hasta cruzar a Brasil por el paso de Foz do Iguazú y continuar hasta Mato Grosso.

Ya durante las últimas semanas, las autoridades ambientales de la Provincia se dedicaron a completar la documentación y trámites legales correspondientes, mientras que uno de los entrenadores y el presidente del Santuario de Elefantes regresaron a Mendoza para los controles finales y las últimas evaluaciones. El propio Mingorance había confirmado que las elefantas dejarían Mendoza y partirían a Brasil antes del 15 de mayo, pero no había fecha confirmada. “El día en que salgan va a depender de ellas, ya que tienen que estar en condiciones”, había sintetizado la directora del Ecoparque, Mariana Caram en la conferencia de ayer, viernes. Pues ese día terminó siendo este sábado, y las condiciones de las elefantas fueron las ideales para emprender el viaje más importante de sus vidas.

Los detalles del operativo

Cerca de las 16:30 de hoy se dio inicio con la parte operativa del inicio del traslado en su etapa final. Los primeros trabajos se focalizaron en el Ecoparque, donde con no más de 5 personas -las mismas que acompañaron todo el proceso desde el comienzo- se procedió a practicar una vez más con Pocha y Guillermina el ingreso al contenedor. Pasadas las 17:30 de hoy, llegará al Ecoparque el camión que vino especialmente desde Buenos Aires para trasladar el contenedor con las elefantas en su interior.

La salida del camión con las elefantas desde el ex zoológico de Mendoza se cumplirá con motos de la Policía de Mendoza escoltando el vehículo para que no haya retrasos ni pérdida de tiempo en la zona metropolitana. El itinerario, al menos para salir hasta la ruta, incluye las calles San Francisco de Asís, Corredor del Oeste, Paso, Acceso Sur, Acceso Este y de allí abandonarán suelo mendocino.

El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

En su trayecto por las rutas mendocinas y brasileñas -cruzarán por el paso internacional a la altura de Misiones y con un permiso especial que autorice a trasladar y sacar del país a estas especies animales- se harán las detenciones que sean necesarias para verificar y garantizar que las elefantas estén en las mejores condiciones posibles, además de aprovechar para que se alimenten y se hidraten. Para ello, el trailer del camión y el contenedor llevan cámaras internas y externas que permiten monitorear con una tablet todo lo que estén haciendo Pocha y Guillermina, permanentemente y en tiempo real.

Al ir en un único camión y un único contenedor, las elefantas van enfrentadas entre sí para irse mirando en todo momento. De esta manera, teniendo en cuenta que hace 23 años conviven en un mismo recinto, se busca que no se estresen mientras dure el traslado. Además, se dejó bien en claro que las elefantas no viajarán ni sedadas, ni anestesiadas ni dormidas.

Al llegar al lado brasieño, se sumarán al operativo del traslado otros dos o tres trabajadores del santuario. Mientras que entre los que partieron desde Mendoza hay tres trabajadores del Ecoparque.

Un año de preparación

El viaje que comenzará dentro de algunos minutos es la coronación de más de un año de trabajo, además de ser el momento que los referentes y autoridades de Ambiente de Mendoza y del Santuario de Elefantes de Brasil esperaban con ansias y mucha impaciencia.

El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

En un principio, el traslado de las elefantas estaba previsto para junio del año pasado. Sin embargo, una serie de demoras y de presentaciones judiciales de distintas ONG lo retrasaron y fueron dilatándolo. Eso motivó en que caducaran los primeros permisos. Así las cosas. desde Ambiente de Mendoza volvieron a hacer el pedido a la Nación.

Hace más de un mes, el Ministerio de Ambiente de la Nación intervino en la situación y reactivó la polémica por medio de su titular, Juan Cabandié. El funcionario nacional se sumó a las voces que denunciaban que el espacio al que serían trasladadas en Brasil no era un santuario, sino un espacio de explotación y reproducción de elefantes. En esa misma sintonía, desde otro santuario que se encuentra ubicado en Colón (Entre Ríos) presentaron un habeas corpus en la Justicia donde también denunciaban que el espacio de Mato Grosso no era un santuario. Desde el Gobierno de Mendoza aclararon desde el principio que habían aportado toda la documentación que certificaba la legalidad del santuario brasileño, por lo que la situación se destrabó.

El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

El costo del traslado fue afrontado en conjunto por el Gobierno de Mendoza y el mismísimo Santuario de Elefantes de Brasil, por medio de donaciones de sus seguidores. En lo que tiene que ver con la Provincia, según destacó Mingorance, se han destinado entre 2,5 y 3 millones de pesos para el operativo.

El amplio predio de Mato Grosso tiene 4 sectores para que no se crucen entre sí los distintos tipos de elefantes. Uno de ellos está destinado para elefantas hembras asiáticas (aquí irán Pocha y Guillermina), otro para machos asiáticos, uno para hembras africanas y el restante para machos africanos.

La historia de las elefantas

Pocha tiene 56 años y es la más anciana de las elefantas que residen en Mendoza (o residían, ya que hace minutos emprendió viaje hacia Brasil). A Pocha y a Guillermina se le suman Kenya y Tamy, el único macho. Pocha nació en India, en 1965 y llegó de la mano del mencionado zoo alemán Tierpark Hagenbeck. Pisó Mendoza en 1968, con solo 3 años y llegó en calidad de canje.

En edad, le sigue Tamy, quien nació en 1970 y en 1984, con 14 años, llegó a Mendoza como “donación” del Circo de los Hermanos Gasca. Guillermina es hija de Pocha y Tamy y nació en cautiverio.

El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
El día más esperado: las elefantas Pocha y Guillermina parten esta tarde al santuario de Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Kenya -la elefanta africana-, en tanto, nació en 1981 y también llegó a Mendoza proveniente del Zoo alemán Tierpark Hagenbeck. Lo hizo en 1985 y, al igual que Pocha, también por canje.

Mientras que Guillermina nació en cautiverio en el ex Zoo (actual Ecoparque) de Mendoza. Llegó al mundo en 1998.

Ya concretado el traslado de Pocha y Guillermina, la intención de las autoridades ambientales de Mendoza es avanzar con el traslado de Kenya y, finalmente, proceder al traslado de Tamy, siempre al mismo Santuario de Elefantes de Mato Grosso. A los 4 ejemplares que están -o estuvieron- en Mendoza se suman otras 2 elefantas que están en cautiverio en Buenos Aires, y los 6 completan el total de elefantes que todavía están en Argentina. Antes de avanzar con la ida de Kenya, desde el santuario brasileño tienen en mente lograr la autorización y concretar el traslado de las dos hembras que están en Buenos Aires.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA