miércoles 24 de febrero de 2021

Desde la Secretaría de Ambiente resaltaron que la intención es terminar el recorrido en las calles el 10 de febrero; y contar con toda la información procesada antes de que comience el invierno.
Sociedad

Así se hace el Censo de Arbolado: quieren tener los datos antes del 10 de febrero y terminarlo para el invierno

A principios de noviembre comenzó el recorrido de una camioneta que, con dos cámaras, deberá completar 3.700 kilómetros de Ciudad, Godoy Cruz, Guaymallén, Maipú, Las Heras, Lavalle y Luján de Cuyo. La idea es georreferenciar los árboles, tener todo el mapa de especies y poder implementar medidas. Las situaciones más atípicas con que se encuentran los encargados del censado.

Desde la Secretaría de Ambiente resaltaron que la intención es terminar el recorrido en las calles el 10 de febrero; y contar con toda la información procesada antes de que comience el invierno.

El proyecto fue anunciado en infinidad de oportunidades, pero siempre hubo cuestiones ajenas, internas o externas que –valga el término- lo talaron; casi de raíz en algunas oportunidades. Sin embargo, pareciera ser que esta vez el Censo del Arbolado Público va a convertirse en algo más que un mero anuncio o proyecto. Más si se tiene en cuenta que ya se tomó el registro detallado de todos los forestales de cuatro departamentos (Maipú, Ciudad, Godoy Cruz y Guaymallén), que hace unos días se comenzó con Las Heras y que ya hay fecha para hacer lo propio con aquellos ubicados en Lavalle y Luján de Cuyo.

El censo incluirá 3.700 kilómetros de los siete municipios que integran Unicipio.Gentileza Gobierno de

“Estimamos que en todo el Gran Mendoza, en la zona urbanizada (que es la que incluye el censo) hay entre 500.000 y un millón de árboles. Pero el número exacto lo vamos a conocer una vez que se termine de hacer el registro. En el Gran Mendoza nunca se ha hecho un censo metropolitano, más allá de que algunos municipios hicieron los propios en su momento. Y lo más importante de este censo es que, si los municipios lo mantienen actualizado constantemente, no necesitan hacer nunca más otro”, destacó la coordinadora de Unicipio –dentro de la Secretaría de Ambiente-, Graciela Marty.

El censado propiamente dicho –que incluye el recorrido y el registro de cada uno de los forestales- comenzó el 4 de noviembre; y en estos casi dos meses y medio de trabajo ya se tienen los datos de cuatro departamentos, al tiempo que se está comenzando con Las Heras. “Antes de empezar, se hizo el proceso licitatorio al que se presentaron 30 oferentes y, por una cuestión de puntaje, se eligió trabajar con Geosystems SA. El censado consiste en el recorrido de un vehículo con dos cámaras, una principal y otra 360°. Cuando el auto pasa –a 10 kilómetros por hora por toda la huella urbana de los barrios del Gran Mendoza-, los ‘lee’ de derecha a izquierda, los georreferencia y le dan una altura. El 10 de febrero va a estar terminada la toma de datos; ya que la meta es hacerlo en el verano. En otoño ya se modificaría el estado pleno de los árboles”, destacó la funcionaria.

La camioneta no circula a más de 10 km/h, y lleva un piloto y un copiloto, que va chequeando todo. Dos cámaras escanean y fotografían la información de cada árbol.

Además, resaltó que la meta es que todo el procedimiento esté terminado para el invierno. “Va a ser una plataforma amigable para que cada vecino pueda acercarse y pueda ver su árbol desde arriba, de costado. Es algo fuera de lo común, el único censo que se está haciendo de esta manera en Latinoamérica”, destacó Marty.

El presupuesto total para todo el proceso del Censado asciende a 2,5 millones de dólares, y es financiado por el proyecto DAMI 2 (Desarrollo de Áreas Metropolitanas del Interior), dependiente de la Nación.

“Hace tres años comenzamos a trabajar en una asamblea del BID y con el Cambio Climático como punto de partida. Detectamos las zonas donde se concentra la mayor cantidad de habitantes en Mendoza, que no es una ciudad híper industrializada; por lo que las dos patas en las que había que trabajar era bajar las emisiones de gases contaminantes que generaba el tránsito vehicular y aumentar la masa forestal. Por eso impulsamos dos proyectos, el censo del arbolado público y la red metropolitana de ciclovías, esta última adaptada al sistema semi troncalizado de transporte y a la renovación de la flota con 18 vehículos eléctricos”, acotó a su turno el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance.

El censado en la calle

Una camioneta con las dos cámaras, un piloto que guía el vehículo y un copiloto sentado a su lado –notebook en mano- para ir controlando que la sofisticada tecnología LIDAR que lleva adelante el escaneo y registro funcione óptimamente. Y es que, muchas veces, los imponentes y bellos “túneles verdes” (aquellos que se forman cuando las copas de los árboles se tocan entre sí en las alturas, dándole forma justamente de túnel) se convierten en un bloqueo para la señal de GPS. Y esto es fundamental para georreferenciar a todos y cada uno de los árboles en su ubicación, con una precisión que –bajo ningún punto de vista- puede ser superior a un metro de diferencia. “Hay lugares por los que la camioneta tiene que pasar hasta cinco veces para que se pueda registrar y referenciar cada árbol”, explicó el responsable de Geosystems SA, Diego Cid. Es esta firma quien desarrolla desde principios de noviembre y continuará hasta los primeros días de febrero con el recorrido; y quienes luego continuarán con las otras etapas.

Antes de iniciar el recorrido con la camioneta, se hicieron vuelos fotométricos para conocer en panorama desde las alturas.

En los cuatro meses en que el vehículo andará por las calles de los siete departamentos incluidos, tiene que recorrer 3.700 kilómetros. La meta es registrar y procesar la información de todos los árboles viarios, ubicados al costado de calles pavimentadas y de los barrios del Gran Mendoza. “La cámara va escaneando todo lo que ve, por lo que la camioneta nunca transita a más de 10 km/h. Emite un haz de luz, rebota y vuelve con toda la información. Y todo lo que se recorre y registra, cada árbol y cada punto queda representado en un modelo 3D. A ello se le suman cinco fotos que se toman y una sexta de arriba; por lo que además de la nube de puntos (que dan forma al modelo 3D), terminamos teniendo una imagen 360”, destacó Cid.

Antes de salir con el vehículo a recorrer las calles, se hizo un vuelo fotogramétrico –entre el 22 y el 27 de noviembre-, lo que permitió como primera medida comparar la masa verde con la masa gris (cemento).

Las reacciones de los mendocinos al encontrarse con la camioneta en las puertas de sus casas han sido diversas. Desde aquellos que, extrañados, les preguntan si son los Cazafantasmas (por las características de la camioneta); hasta quienes se ponen estrictos y casi imploran que “por favor, no vayan a dejar afuera mi árbol”, Incluso, hay quienes dejan algún que otro reclamo por el estado o mantenimiento de los forestales en su cuadra; y hasta preguntan a los técnicos si tienen árboles que puedan venderles. “La gente en Mendoza se ha involucrado mucho, el árbol y el agua son muy importantes para el mendocino y eso es algo que estamos percibiendo. Este es un trabajo monumental, y no hay otro proyecto similar en el mundo como este”, resaltó Cid.

Las sofisticadas cámaras escanean toda la información y toman seis fotos de cada forestal, para reconstruir una imagen en 3D. Foto: José Gutiérrez / Los Andes.

Otro detalle importante a tener en cuenta es que los días de lluvia –como este lunes, por ejemplo-, el vehículo no puede salir a completar su recorrido.

Cómo sigue

De acuerdo a lo estimado por la firma Geosystems SA, planean contar con cerca de 30 teras de información referida a los árboles de Mendoza (es decir, 30.000 GB de datos). Toda esa información se bajará a discos pasados los primeros días de febrero, se procesará y luego será responsabilidad de un grupo de operadores determinar dónde están ubicados los árboles –quedarán identificados con un puntito-. “Una vez que se tiene ese material, se puede hacer lo que quiera con esa información”, resumió Cid.

Por medio de un software desarrollado especialmente y partiendo desde las fotos, podrá obtenerse de manera automática la altura de los árboles, sus precisiones y características (en base al escaneo). Mientras que para la etapa dos ya se está capacitando a un grupo de unos 30 ingenieros agrónomos –también de Mendoza- para que, a partir de febrero, se aboquen al trabajo de diferenciar –supervisando el sistema- los tipos de especie, sus atributos y si el árbol tiene alguna enfermedad o anomalía.

El 4 de noviembre comenzó en la región metropolitana mendocina el censo del arbolado público

No se trata solamente de contar los arbolitos. Tratamos de representar y volcar toda la información que se pueda relevar en un sistema de información geográfico para representar la realidad, y que quienes estén gestionando puedan tomar decisiones y políticas que apunten a mejorar la vida de la gente. Todo este trabajo se vuelca al sistema de información de arbolado público. Y a partir de fines de junio, los municipios van a tener la información y poder articular medidas y políticas”, concluyó Cid.

Otros componentes

El recorrido y la recolección de datos árbol por árbol es solo uno de los componentes del censado; el segundo, para ser más precisos. “El componente número uno es el Humano. El proyecto ha sido siempre validado por personas que representan al Gobierno provincial y a los siete municipios que integran Unicipio. En noviembre de 2018 creamos la Mesa de Gestión de Arbolado Público (Megap); y desde entonces cada intendente ha nombrado un ingeniero agrónomo que lo representa. La Megap tiene siete representantes de cada municipio, uno más de Unicipio, otro de la Dirección de Recursos Naturales, uno que pertenece a Vialidad, otro de Irrigación y también hay presencia del Consejo Provincial en Defensa del Arbolado Público. Justamente esta presencia y esta gran legitimidad es una de las grandes fortalezas de la mesa”, se explayó la coordinadora de Unicipio”, explicó Marty.

Para llevar adelante todo el procedimiento (que incluirá además imágenes satelitales, para que en el futuro las autoridades y la ciudadanía puedan comparar cómo crece la masa forestal en la zona urbana de Mendoza, dónde faltan y dónde se generan las islas de calor) también se ha adquirido maquinaria destinada a reforestar el vivero de Recursos Naturales en Perdriel. En ese sentido, se han destinado también cerca de 600.000 dólares para compra de destoconadoras (máquinas para destruir el tocón de un árbol ya muerto que queda en las acequias con su raíz, por ejemplo) y equipamiento para todos los municipios incluidos. Esto se va a licitar durante la primera mitad del 2021.

“La intención es erradicar los forestales que están en malas condiciones y replantar en el momento, porque si no; después no se hace”, reforzó Mingorance.

Además, se trabajará en las acequias con acciones concretas. “A cada metro de acequia se le va a hacer un bocado, que consiste en sacarle el cemento para que infiltre un poco más el agua. Se ha elegido 10% de las acequias y calles de cada municipio, y allí se va a hacer extracción del bocado. Consiste en introducir una mecha de 25 centímetros, que extrae como si sacaras un corcho y deja el acceso libre a la tierra”, sintetizó Marty.

“Tenemos que retomar ese amor por el arbolado público, esa pasión por el árbol que tenemos frente a nuestras casas. El censo es el estudio de base cero, pero no es todo. Sirve para tener la información de partida. Y de acá a un año, cinco años o diez años vamos a poder saber si son efectivas las políticas de arbolado público que se adoptan o no”, reforzó a su turno Mingorance.

El Parque, censado en algunas partes

El Parque General San Martín es “el gran pulmón” del Gran Mendoza; y su función como espacio verde es fundamental, ambiental y naturalmente hablando. No obstante, el Censo del Arbolado Público que está en ejecución no incluye a la totalidad del imponente espacio verde ubicado al oeste de la Ciudad de Mendoza.

Solo los arboles que rodean las calles del Parque San Martín están incluidas en el Censo de Arbolado Público; pero no los de los prados. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes Marcelo Rolland | Marcelo Rolland

“Del Parque se han incluido todas las calles, pero no se van a incluir a la totalidad de los prados; al igual que en la zona rural o de campo. Han quedado afuera por ahora; ya que no podíamos abarcar todos los árboles ya que no hubiese alcanzado el presupuesto. Con este censo, incluimos a los arboles viarios, los que están al costado de calles pavimentadas y en los barrios de Godoy Cruz, Guaymallén, Ciudad, Maipú, Las Heras, Lavalle y Luján de Cuyo”, sintetizó la coordinadora de Unicipio.