Abusos a niños en el Próvolo: a tres años del inicio, los juicios civiles están muy demorados

Dos curas y dos ex empleados fueron condenados a prisión por los abusos en el instituto religioso Antonio Próvolo.
Dos curas y dos ex empleados fueron condenados a prisión por los abusos en el instituto religioso Antonio Próvolo.

Víctimas de los abusos sexuales en el instituto religioso y sus familias iniciaron distintas demandas luego de que salieran a la luz los ataques sexuales. En la Justicia civil casi ni han avanzado la causa y culpan a la Iglesia de no querer colaborar en el caso.

El 1 de agosto de 2018, en el fuero civil de la Justicia de Mendoza, comenzaron -formalmente hablando- la mayoría de los juicios civiles iniciados por los niños sordos y niñas sordas que habían sido abusadas en el instituto Antonio Próvolo (Luján de Cuyo) y por sus familias. Literalmente fue un inicio formal ya que, desde entonces y más allá del ingreso de las demandas, es poco y nada lo que se ha avanzado desde lo procesal y práctico.

Los curas Corradi y Corbacho y el jardinero Gómez, los tres condenados por los abusos en el Próvolo hasta el momento.
Los curas Corradi y Corbacho y el jardinero Gómez, los tres condenados por los abusos en el Próvolo hasta el momento.

Uno de los abogados que encabeza algunas estas demandas (más precisamente, siete de ellas y por la misma cantidad de demandantes) responsabilizó a la Iglesia por las demoras y la acusó de no estar colaborando para que estos episodios tengan una resolución.

“Este 1 de agosto se cumplieron tres años de las primeras demandas civiles que se presentaron y, a la fecha, están sin sentencia. No solo ello, sino que están híper frenados los procesos y solamente en uno de ellos se ha llegado a celebrar una audiencia inicial. Pero hay una resistencia de la Iglesia, que no se muestra dispuesta a colaborar”, destacó el abogado Juan Manuel Lavado, quien representa a las siete víctimas de los abusos involucradas en estas demandas.

Luego de que el mayor escándalo por abusos eclesiásticos de menores en Mendoza -y uno de los más importantes del país- salieran a la luz en noviembre de 2016, tres años después (el 25 de noviembre de 2019) los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho y el ex jardinero Armando Gómez fueron condenados a 45, 42 y 18 años de prisión respectivamente por la Justicia penal como autores de los abusos en el instituto religioso.

Los abusos cometidos en el instituto Próvolo se convirtieron en noticia mundial en noviembre de 2016.
Los abusos cometidos en el instituto Próvolo se convirtieron en noticia mundial en noviembre de 2016.

Poco más de un año antes de la condena penal, en el fuero civil se presentaron las demandas. Y en este plano los avances son prácticamente nulos. “En seis de los siete juicios estamos en la primera etapa, la de notificación de las partes y todavía no logramos notificar a todas. En el séptimo, en tanto, estamos ya en la etapa probatoria, pero no se ha llegado a la instancia de alegatos y sentencia”, destacó el abogado.

Lavado presentó la demanda contra la Asociación Civil Obra San José (a la que pertenecía el Próvolo en la provincia) y contra el Arzobispado de Mendoza. “El principal problema que se observa en el desarrollo del juicio es la poca colaboración de la Iglesia para que no avance la causa. Y ni siquiera hay una voluntad conciliadora, ya que se llegó a una primera instancia conciliatoria y fracasó porque ofrecían suman irrisorias como reparación”, destacó Lavado.

Fallida notificación al Vaticano

La Nunciatura Apostólica en Argentina es el equivalente a la Embajada del Vaticano en el país. Hasta esta sede (ubicada en Buenos Aires) se dirigieron durante los últimos días los abogados de las víctimas que iniciaron las mencionadas siete causas civiles, con la intención de hacerles llegar a sus autoridades el oficio en que la jueza que interviene solicita que se deriven a las causas la documentación relacionada con investigación canónica que inició el Vaticano contra Corbacho y Corradi (falleció en julio de este año).

El oficio que los abogados de las víctimas del Próvolo -primero- y una escribana -después- llevaron a la Nunciatura Apostólica y no fue recibida.
El oficio que los abogados de las víctimas del Próvolo -primero- y una escribana -después- llevaron a la Nunciatura Apostólica y no fue recibida.

“Cuando llegamos a la sede de la Nunciatura, hace dos semanas, entregamos el oficio en que la jueza aceptaba que se incluyeran como prueba los avances de la investigación canónica (algo que habíamos ofrecido). Pero salió a recibirlo una persona que, tras revisarlo y averiguar, nos dijo que no iban a recibir nada que no llegara por medio de Cancillería y lo devolvieron. Por esto mismo ayer regresó una escribana, quien dejó constancia de que se resistían a recibir este oficio”, destacó Lavado.

El abogado destacó que, a partir de este momento, aguardarán a ver si el Vaticano contesta la notificación de la escribana. En caso de seguir sin respuesta, oficiarán a Cancillería para que se notifique a la Nunciatura que la Justicia Civil aceptó como prueba la documentación relacionada a la investigación canónica contra los sacerdotes.

El oficio firmado por la jueza donde se acepta como prueba la documentación disponible hasta el momento sobre la investigación del Vaticano contra los curas condenados en el Próvolo.
El oficio firmado por la jueza donde se acepta como prueba la documentación disponible hasta el momento sobre la investigación del Vaticano contra los curas condenados en el Próvolo.

La investigación canónica, también demorada

En simultáneo a las causas penales (luego de la primera condena, por estos días avanza en tribunales el segundo juicio penal contra nueve mujeres imputadas) y a las causas civiles, el Vaticano inició una investigación eclesiástica contra los sacerdotes.

Se trata de un proceso independiente a las de la Justicia ordinaria, y por medio de esta investigación se busca determinar si hubo alguna responsabilidad o delito por parte de los religiosos. Uno de los posibles desenlaces incluye la decisión del Papa de expulsar a los acusados de su condición de cura, y esto representa a la condena mayor. Claro que, al tratarse de un procedimiento independiente, no tiene ninguna repercusión o incidencia que los curas ya hayan sido condenados penalmente.

Tras oponerse en dos oportunidades a recibir el oficio desde la Nunciatura Apostólica, una escribana notificó el rechazo y dejaron una copia de la notificación.
Tras oponerse en dos oportunidades a recibir el oficio desde la Nunciatura Apostólica, una escribana notificó el rechazo y dejaron una copia de la notificación.

Esta investigación eclesiástica también se encuentra por demás demorada; y fuentes cercanas a este procedimiento destacaron que esta situación se debe a la pandemia y a la imposibilidad que tuvieron -durante algunos meses- los enviados del Vaticano de viajar para entrevistarse con Corradi y Corbacho. De hecho, el primero de ellos falleció hace poco más de un mes y, pese a tener una condena penal a prisión, murió siendo cura y con el procedimiento canónico sin resolverse.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA