viernes 23 de octubre de 2020

Primeros auxilios en verano: cómo actuar ante un ahogamiento
Salud

Primeros auxilios en verano: cómo actuar ante un ahogamiento

Es importante estar capacitados para poder efectuar los primeros auxilios en caso de presenciar que alguien se está ahogando.

Primeros auxilios en verano: cómo actuar ante un ahogamiento

Durante los meses de verano son más frecuentes los episodios de ahogamiento por la exposición a actividades acuáticas sin un debido entrenamiento. Es importante estar capacitados para poder efectuar los primeros auxilios en caso de presenciar que alguien se está ahogando.

¿Qué son los primeros auxilios?

Se llama así a los cuidados inmediatos y provisorios prestados a las personas lesionadas antes de ser evaluadas por un profesional de la salud. Los testigos de un episodio, que sin quererlo se encuentran involucrados, son los que deben iniciar estos primeros auxilios. En general estos testigos no son médicos ni enfermeros, lo que no les quita la responsabilidad de prestar ayuda. Es necesario actuar con calma, tranquilidad y rapidez. Y siempre activar el Sistema Médico de Emergencias inmediatamente, llamando 911 o al número de emergencias local.

¿Cómo actuar si vemos que alguien se está ahogando?

En caso presenciar un ahogamiento:

-Activar el Sistema Médico de Emergencias llamando al número de emergencias local.

-Sacar a la persona del agua impidiendo que lo hunda a usted.

-Colocarla boca arriba evitando al mínimo la movilización del cuello.

-Comenzar la secuencia del algoritmo básico universal para el paro cardiorrespiratorio (Ver abajo).

-Si se recupera, después de comprobar que respira, tomarle el pulso en el cuello y poner al paciente en posición lateral.

-No abandonar nunca al paciente hasta que llegue el equipo de emergencias.

-En todo momento, seguir las instrucciones del Servicio Médico de Emergencias.

Algoritmo Básico Universal para el paro cardiorrespiratorio

Ante una persona que se encuentra sin movimientos y no responde a estímulos:

-Llamar al número de emergencias médicas

-Comenzar con 30 compresiones en el tórax a nivel central en el esternón. Las compresiones son de 100 a 120 por minuto y el esternón debe descender de 5 a 6 cm.

-Permeabilizar la vía aérea: tirar la cabeza hacia atrás, elevar el mentón –siempre que no haya sufrido trauma cervical- y abrir la boca.

-Verificar si respira: mirar si expande el tórax, escuchar si inhala o exhala, sentir si existe pasaje aéreo.

Si no respira: dar 2 ventilaciones, suaves pero rápidas, que logren que el tórax expanda. Y mantener ciclos de 30 compresiones / 2 ventilaciones. Si no puede o no sabe realizar la ventilación, mantener sólo compresiones en forma ininterrumpidas a una frecuencia de 100 a 120 por minuto.

-Minimizar las interrupciones en las compresiones, realizarlas efectivas y rápidas.

-Si se encuentra en un área que tenga disponible un DEA (Desfibrilador Externo Automático): encenderlo, colocar los parches tal como está impreso y seguir las instrucciones verbales que indica el equipo.

-Mantener ciclos de 30 compresiones / 2 ventilaciones (o sólo compresiones), hasta la llegada del equipo de emergencias.

Medidas para prevenir accidentes en el hogar

Hay algunas medidas que se pueden tomar con anticipación, para facilitar la rápida acción si desafortunadamente ocurren situaciones de emergencia:

-Mantener los números de emergencia visibles en cada uno de los teléfonos de su hogar.

-Asegurarse de que el número de su casa es visible desde la calle.

-Enseñar a los miembros de su familia cómo accionar en caso de una emergencia.