lunes 1 de marzo de 2021

Sólo suscriptores
Las tasas de comercio son de las que más subdivisiones tienen. Foto: Mariana Villa / Los Andes
Política

Voracidad: los municipios cobran hasta 2.000 tributos a contribuyentes

Aunque son entre 15 y 20 las categorías con las que recaudan, tienen infinitas subdivisiones que se superponen y confunden.

Las tasas de comercio son de las que más subdivisiones tienen. Foto: Mariana Villa / Los Andes
Sólo suscriptores

La complejidad del sistema tributario argentino alcanza a los gobiernos municipales y Mendoza no es la excepción. Las tasas, derechos y aforos se multiplican en las comunas, generan confusión en los contribuyentes y revelan la voracidad recaudatoria de los estados municipales.

El tema volvió al centro de la escena tras la decisión de algunos departamentos de eliminar tributos. En primer lugar, en San Carlos se cancelaron 60 ítems de la ordenanza tarifaria. Y San Martín hizo lo mismo con otras 19 categorías.

Frente a este escenario, la discusión sobre las tasas municipales que cobran las comunas se reavivó. Según el relevamiento que hizo Los Andes, las comunas mendocinas cobran, en promedio, entre 15 y 20 tributos generales con los que recaudan recursos. La cifra no parece excesiva, pero sí lo es cuando se advierte que cada tasa tiene una gran cantidad de subdivisiones que se ramifican según el tipo de categoría que abarcan.

La acumulación de tasas y los cambios que han sufrido en el tiempo generan que muchos ítems que podrían estar reunidos en un solo apartado por ser similares, se encuentran separados, aumentando la fragmentación.

Por ejemplo, General Alvear tiene más de 2.000 subcategorías, según el anexo tarifario aprobado para este año. De las 15 tasas generales, la que más ítems agrupa es “derechos de inspección y control de seguridad e higiene de comercios, industrias y actividades civiles”, que incluye gran parte de los gravámenes para el sector productivo y económico.

La extensa disgregación en este municipio incluye contribuciones por “avisos en sillas, mesas, sombrillas o parasoles”, “publicidad oral” en la vía pública y, por ejemplo, hay diferentes aranceles en la sección “aprobación de planos e inspección de obras sanitarias”. Así, se paga más por la revisión de una pileta de cocina que por la de una pileta de lavar, lavamanos o lavacopas.

Más al sur de la provincia, un departamento como Malargüe también cuenta con particularidades en sus tasas. Aunque mantiene los ítems básicos que tienen todas las comunas, se destacan tributos por bromatología, veterinaria y zoonosis, y servicio de mataderos frigoríficos.

En el Gran Mendoza, Godoy Cruz cuenta con 20 conceptos tributarios generales especificados en el proyecto de ordenanza tarifaria 2021. Reúne más de 1.200 subcategorías, entre las que se destacan las tasas de actuación administrativa, derechos de publicidad y propaganda, y servicios especiales.

En el caso del ítem por actuación administrativa, son 33 las solicitudes enumeradas que el departamento cobra en concepto de sellados, entre otras detalladas. En este caso se destacan: certificados en general, levantamiento de clausuras, embargos, juzgados de familia, reconsideración de tasas o derechos y declaración jurada de inmuebles cultivados o parquizados, entre otras.

Asimismo, el municipio cuenta con un elevado número de ítems correspondientes a la desratización, desinfección y desinsectaciones de los espacios comunales. Estos conceptos están agrupados bajo el concepto de “servicios especiales” e incluyen desde tasas para la utilización del Teatro Plaza hasta el retiro de escombros o animales muertos.

Otro caso es el de Las Heras, que tiene tasas por el derecho a la compraventa ambulante y hasta una tasa aeroportuaria municipal. Si bien comparte casi todos los conceptos tributarios con el resto de las comunas del área metropolitana, suma algunos que se relacionan directamente con la realidad del departamento.

En general, la lista de las tasas que cobran las comunas es la siguiente: servicios a la propiedad raíz; inspección, control y habilitación de instalaciones eléctricas, mecánicas y electromecánica; inspección y control de seguridad e higiene, moralidad, ruidos molestos, de comercios, industrias y actividades civiles; derechos de edificación y de obras en general; inspección y habilitación de instalaciones sanitarias domiciliarias; publicidad y propaganda; servicios de protección sanitaria y servicios bromatológicos.


Por las redes