miércoles 20 de enero de 2021

Claudia Villafañe y Diego Maradona.
Da La Nota

Claudia Villafañe, Dalma y Giannina llegaron corriendo al country donde murió Diego Maradona

La ex mujer del DT arribó conmocionada y entró corriendo a la casa que habitó el deportista hasta su muerte.

Claudia Villafañe y Diego Maradona.

Momentos de tensión y nerviosismo se vivieron en el country de Nordelta minutos antes de la muerte de Diego Maradona. Algunos vecinos y personas que servían en la casa donde se recuperaba el Diez intentaron ayudarlo luego de su descompensación y posterior paro cardiorrespiratorio.

Una vez confirmada la noticia de la muerte del DT de Gimnasia y Esgrima de La Plata, sus familiares comenzaron a arribar a la casa luego de conocer la noticia.

Una de las personas más afectadas por la repentina muerte fue su ex mujer Claudia Villafañe, que más allá de las diferencias que los separaban, se mostró conmocionada y muy triste en su llegada a la casa de Maradona.

La mujer pudo arribar al country apenas se supo la información de la muerte de su ex marido porque casualmente la mujer no tenía previstas grabaciones de “MasterChef Celebrity” (Telefé).

Un vecino de la casa que habitaba Diego Maradona comentó a Canal Trece el momento de la llegada de Villafañe: “Claudia se bajó (del auto) corriendo, con Dalma y Gianinna, obvio”.

La desgarradora escena se completó con varias ambulancias y autos policiales que llegaron al lugar a contener a los vecinos y a los curiosos.

Hace algunos días en “LAM” (El Trece) Ángel De Brito comentó la que quizás fue la última charla entre Diego y Claudia referida a la polémica serie biográfica de Amazon.

Fue Dalma Maradona quien comentó: “Con respecto a los puntos (que habría pedido Diego), mi mamá habló un montón con mi papá sobre eso. No los pidió él. Había algunas cosas que mi papá no sabía. De hecho, cosas que dicen de mi abuelo, que son súper graves y obvio que son falsas. Me parece bien que mi mamá haga saber (que es mentira) y que lo haya llamado a mi papá para decirle y que hayan tenido esa charla. Que no terminó a los gritos, ni nada como dijeron. Había un montón de cosas de las cuales mi papá no estaba informado. (...) Hay algo que no cierra, pero es una incomunicación que ya sabemos perfectamente de dónde viene y para qué. Es agotador”.


Por las redes