domingo 28 de febrero de 2021

Arquitectura

Construir confianza, el único camino posible

Una de las principales virtudes de las personas es la credibilidad que generan. Creo firmemente que la condición que diferencia a una persona de otra, sin dudarlo es su la credibilidad.

  • miércoles, 2 de diciembre de 2020

La credibilidad es la piedra fundacional para la creación de confianza. Y creo no equivocarme afirmando que en este hecho esta basado el proceso de la construcción y la arquitectura: en la confianza.

Relato esta afirmación basándome en el proceso necesario y propio que cierra el círculo de la industria de la construcción:

  • Confiamos en el profesional que se esforzará por obtener a partir de nuestras necesidades y gustos, el mejor proyecto.
  • Confiamos en el calculista que diseña la estructura pensando en nuestra seguridad, y nos asegura la estabilidad estructural.
  • Confiamos en el constructor de la obra, que nos asevera pondrá su mejor esfuerzo y conocimiento para que todo salga como se planeó.
  • Confiamos en el Director de Obra, que nos garantiza con su conocimiento e idoneidad, un proceso de control mientras se ejecuta la construcción, para obtener los resultados deseados.
  • Confiamos en las entidades financieras que nos brindaran un crédito para nuestro objetivo.
  • Confiamos en las instituciones de control que nos certifican un aval legal.
  • Confiamos en las comercializadoras e inmobiliarias, quienes con sus atributos, promueven el producto final y consiguen al cliente apropiado.
  • Confiamos en los proveedores, participes primarios de la industria de la construcción, que cumplan con los plazos comprometidos y las calidades exigidas.

Confianza, de eso se trata

La credibilidad genera confianza, y la confianza, impulsa la rueda de la industria constructiva. Una rueda que aspira a mantenerse en movimiento continuo, porque el hombre siempre necesitara de un soporte físico para desarrollar sus actividades.

Y no quiero dejar pasar por alto que en esta industria de la construcción, la palabra sinergia adquiere real significado, porque en la construcción, 1 + 1 no es 2, sino que es mucho más que 2. La sumatoria de las partes hace que el resultado final sea sensiblemente mayor. La sinergia producida por la credibilidad también, promueve más confianza. Justamente en esta actitud se fundamenta la industria de la construcción, en la posibilidad de depositar la confianza en que el conjunto será más que la sumatoria de las partes, y que el resultado final será inspirador para mantener la rueda en movimiento.

Construir confianza, es y será entonces una tarea ardua pero incesante, porque lo único permanente es el cambio. Entonces se trata de apuntar a la excelencia, en función de objetivos superadores, que permitan que el hábitat humano, sea cada día más vivible.

Cuando se produce un escenario de crisis, en cualquier ámbito, tenemos la inmejorable oportunidad de cuestionar el modelo, analizar las falencias, ponderar las virtudes y construir un nuevo paradigma.

En este día tan especial, como es el día de la construcción, deberíamos reflexionar sobre la posibilidad de cambiar el paradigma, y proponer un ideal distinto y superador, en pos del confort de la gente. Siempre respetando la diversidad, pero no perdiendo de vista el objetivo final, de conseguir el bienestar común.

El gran escritor argentino José Hernández, puso en boca de Martín Fierro aquellas estrofas que señalaban:

Para vencer un peligro,

salvar de cualquier abismo

-por experiencia lo afirmo-,

más que el sable y que la lanza

suele servir la confianza

que el hombre tiene en si mismo.

Entonces, mi mensaje es:

  • A aquellos que llevan la “voz cantante”, que no se enmudezca.
  • A los dirigentes, el pasado ya está escrito, el presente es los que hacemos, pero en el futuro está todo por hacerse.
  • A los responsables de mantener el círculo virtuoso de la industria de la construcción, a entender que lo peor que puede pasar es defraudar la confianza depositada.
  • A los partícipes necesarios de este ámbito movilizador de la economía y las esperanzas a seguir construyendo confianza.

Por las redes