martes 2 de marzo de 2021

En San Rafael varias hectáreas de durazno, ciruelas, uvas y aceitunas resultaron dañadas por la tormenta de granizo.
Sociedad

Un frente frío traerá más lluvias y alivio a Mendoza pero cederá ante una ola de calor

La tormenta que azotó el Sur provincial causó graves daños en cultivos. Hoy pueden registrarse otras pero en días volverá el calor y se instalará hasta el viernes.

En San Rafael varias hectáreas de durazno, ciruelas, uvas y aceitunas resultaron dañadas por la tormenta de granizo.

Este fin de semana los mendocinos podrán disfrutar de un pequeño respiro en cuanto a las temperaturas máximas, aunque el fantasma de la tormenta de lluvia y granizo que causó destrozos en el Sur provincial persistirá al menos durante las próximas horas. Aunque el alivio en las temperaturas máximas será breve porque la semana próxima una ola de calor afectará la región.

Carlos Bustos, meteorólogo de la Dirección de Contingencias Climáticas, explicó que hoy “ingresará un frente frío a partir del mediodía y habrá vientos del Sudeste desde la mañana”. Además, a lo largo de la jornada el cielo estará nublado. El termómetro marcará una máxima de 27 grados, mientras que la mínima rondará los 19.

Además, según el sitio web del Servicio Meteorológico Nacional, entre la madrugada y la mañana de hoy podrían registrarse tormentas aisladas en diferentes sectores de la provincia.

“El domingo habrá buen tiempo, con poca nubosidad y la máxima será de 30 grados”, adelantó Bustos. En cuanto a la mínima, está previsto que sea de 17 grados.

El lunes el día sería más caluroso, con temperaturas que van a oscilar entre los 17 y los 33 grados. Sin embargo, para el martes está previsto que se instale “una onda de calor, con máximas que van a superar los 36 y 37 grados”, indicó el especialista, y agregó que “las mínimas estarán arriba de los 20 grados”.

Esto se debe a la presencia de un sistema de alta presión en altura. La ola de calor duraría hasta el viernes.

Daños en el Sur provincial

Las fuertes precipitaciones registradas entre jueves y viernes, principalmente en el Sur provincial, dejaron serios daños en los cultivos pero también sufrieron las consecuencias algunas familias, que debieron ser asistidas por las comunas.

El departamento más afectado fue San Rafael. “En principio, las precipitaciones no han sido muy abundantes”, señaló el meteorólogo Bustos.

Respecto a la cantidad de agua, el especialista señaló que entre las 7 y las 8 de la mañana en la estación de medición de El Plumerillo se acumularon “entre 7 y 8 mm”, mientras que “en Palermo Chico, San Rafael, fueron 23 mm”. En el Valle de Uco se acumularon 3 mm.

En las zonas donde más fuerte fueron las precipitaciones, en terreno sanrafaelino, no hay estaciones de medición por lo que no se puede saber con precisión cuánta agua se acumuló allí. No obstante, la media de San Rafael, en enero, es de 61 mm, lo que significa que en un lapso de 8 horas cayó el 37 por ciento de lo que precipita en el mes.

Los distritos sanrafaelinos más afectados fueron Las Malvinas, Rama Caída (sur), Salto de Las Rosas, Línea Ancha, Calle Larga, Goudge, Cuadro Nacional (El Algarrobal y Colonia Elena), La Llave, Montecomán, Villa Atuel, Jaime Prats y Real del Padre.

“El granizo afectó esas zonas cultivadas”, indicó Bustos, destacando que fueron el tamaño y la cantidad lo que más daños produjeron ya que en algunas zonas alcanzó dimensiones similares a huevos de gallina.

También se vieron perjudicadas zonas cultivadas de Malargüe (Estacia el Chacal) y General Alvear (El Juncalito y La California). De las 301 celdas observadas entre jueves y viernes, 255 tuvieron origen en el Sur. “En otros sectores hubo caída de árboles debido a las intensas precipitaciones y vientos fuertes”, agregó el meteorólogo.

Trabajo preventivo

En cuanto a los operativos de la lucha antigranizo, el meteorólogo Carlos Bustos precisó que “en el Sur empezaron a trabajar a las 16.08 del jueves y finalizaron a las 0.41 del viernes”. Como en el Valle de Uco no hay siembra de aviones, trabajaron los generadores de superficie, que estuvieron activos seis horas.

En el Este, los aviones del sistema de mitigación trabajaron en Rivadavia, Santa Rosa y Medrano desde las 3.40 y finalizaron a las 7.20 del viernes. Además de asistir a familias afectadas por el ingreso de agua y la rotura de techos, los municipios sureños comenzaron el mismo viernes con el relevamiento de las zonas afectadas para medir el daño que causaron las tormentas. En Malargüe, la comuna hizo tareas preventivas desde la tarde del jueves en el barrio Virgen de los Vientos para evitar que el agua ingresara a los hogares.


Por las redes