jueves 25 de febrero de 2021

Sebastián hizo un cartel para pedir trabajo en uno de los lugares más concurridos de Godoy Cruz.
Sociedad

Se quedó sin trabajo, tuvo que vender sus electrodomésticos y ahora pide empleo con un cartel en Godoy Cruz

Un hombre se quedó sin empleo al comienzo de la cuarentena y la desesperante situación lo llevó a buscar ingresos sobreponiéndose a prejuicios.

Sebastián hizo un cartel para pedir trabajo en uno de los lugares más concurridos de Godoy Cruz.

La dramática realidad que viven muchos mendocinos producto de la crisis económica -la que se profundiza por las restricciones de la pandemia- gana cada vez más notoriedad y sus consecuencias se palpan día a día. Una de esas consecuencias es la falta de trabajo, que golpea sobre todo a las personas más vulnerables y con menos herramientas para enfrentar las exigencias y desafíos de un contexto complejo.

En este panorama, se viralizó a través de las redes sociales la historia de un hombre que ante la urgencia de llevar el pan a su casa decidió hacer un cartel y pararse en una de las esquinas más concurridas de Godoy Cruz para pedir trabajo.

Sebastián hizo un cartel para pedir trabajo en uno de los lugares más concurridos de Godoy Cruz.

Se trata de Sebastián Gutiérrez (38), un trabajador de la construcción, padre de familia y sostén del hogar que desde la cuarentena quedó a la deriva ya que el ‘parate’ general lo dejó sin empleo. En diálogo con Los Andes, Sebastián contó que sabe hacer de todo y su fuerte es la construcción: “Tenía trabajo y se me complicó con la pandemia, hacía changas permanentes y en marzo se cortó todo”.

Las apremiantes dificultades económicas lo llevaron a tomar drásticas decisiones: “Tuve que vender un par de objetos para subsistir, como la heladera y los teléfonos, pero igual la plata se acaba”.

Sebastián vive con su pareja (30) y sus tres hijos –una chica de 16, un nene de 8 y una bebé de 4 meses que nació en plena pandemia- en la casa de su suegro, en el barrio Nueva Esperanza de Guaymallén. Un día difícil, como tantos otros dentro de la cuarentena, vio que algunas personas pedían a los automovilistas en la Costanera utilizando carteles, y ese fue el puntapié para animarse a buscar trabajo de formas casi extremas.

Hace dos semanas que armó el cartel porque ya no tenía nada, durante los meses de la cuarentena hacía changas y pedía comida.

“Vi que esa gente pedía para ayudar a sus familias y decidí hacer lo mismo, pero ofreciéndome para trabajar”, explicó. Y así fue como hace unas dos semanas atrás confeccionó un cartel simple pero impactante y dramático: “Busco trabajo para alimentar a mi familia. Trabajos de pintura, durlock”.

El lugar elegido para mostrar su pedido fue en las inmediaciones del centro comercial Palmares por una razón muy lógica: “Ahí hay obras de barrios privados”.

“Una chica me vio con el cartel y me pidió permiso para sacarme una foto. Quería subirla a las redes sociales y así fue como se viralizó”, detalló el joven trabajador. Tras el posteo, Sebastián reconoció que comenzó a recibir algunos llamados que le ofrecían tareas. Sin embargo hasta el momento solo son trabajos temporales que no le garantizan el sustento a su familia, además necesita conseguir leche maternizada (Vital 1) y pañales para la bebé.

No obstante, Sebastián remarca que realiza todo tipo de trabajos: “Hago albañilería, pintura, durlock, limpio lotes y demás. Me gustaría trabajar constantemente”.

Quienes puedan darle una mano, su teléfono es 2613042961 (no tiene WhatsApp ni internet).