Los bioquímicos, en el frente de batalla contra el Covid-19

El laboratorio se ha convertido en un eje fundamental para el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
El laboratorio se ha convertido en un eje fundamental para el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Desde la asociación mendocina resaltan el trabajo en esta rama de la salud, de un modo silencioso pero sin descanso y con nuevos protocolos desde el inicio mismo de la pandemia.

Los bioquímicos siempre fueron esenciales para el desarrollo del sistema de salud, pero debido a la pandemia, su labor se visualizó aún más. Pasaron a tener un rol fundamental dentro de los equipos de salud lo que les significó un gran desafío.

El 15 de junio se celebró en nuestro país el Día del bioquímico en honor al nacimiento del doctor Juan Antonio Sánchez, propulsor de dicha profesión con fuertes bases científicas.

Hoy los laboratorios trabajan incansablemente día a día, no solo en el diagnóstico del paciente sino también en el seguimiento y evolución del enfermo. El trabajo ha llevado a que los laboratorios se refuncionalicen y que los profesionales se adapten a nuevas maneras de trabajo y protección personal.

Nicolás Di Milta preparando muestras para análisis -
Nicolás Di Milta preparando muestras para análisis -

“Este año y el año pasado ha sido muy importante el trabajo del bioquímico, en realidad siempre el bioquímico ha estado trabajando mucho por la salud. Es una profesión que tiene un abanico de acción muy amplio. Lo que ha tomado relevancia hoy es el bioquímico clínico que se dedica a la parte de análisis clínicos”, explicó Gustavo Yapur presidente de la Asociación Bioquímica de Mendoza.

“El diagnóstico de Covid-19 lo hace el bioquímico, también hace la secuencia de ese virus y determina si hay una variable o no. Es por esto que ha tomado un relieve muy importante en esta pandemia nuestro trabajo”, agregó el profesional.

“El laboratorio ha sido uno de los ejes centrales, una pata de la mesa de toda esta pandemia, con el diagnóstico y el seguimiento. El trabajo que realizamos es sumamente necesario”, destacó Nicolás Allendes, bioquímico responsable del Departamento Bioquímico de OSEP.

“En lo personal uno tenía miedo tanto por uno, por su familia y por el equipo de trabajo. La situación también nos unió como equipo y pudimos salir de la primera ola y ya cuando vino la segunda estábamos más preparados, capacitados y tranquilos” indicó el bioquímico de OSEP.

“Fueron muchos desafíos y diferentes circunstancias a las que nos tuvimos que enfrentar. En principio mucha información fue nueva, si bien tenemos una base bastante sólida Covid-19 se comporta de manera diferente a la mayoría de los virus que nosotros conocemos”, señaló Claudio Suárez, bioquímico dueño del laboratorio French.

“Dentro de todo esto, también jugaron mucho los miedos personales, no sabíamos exactamente a qué nos estábamos enfrentando. Nos llegaba información de lo potencial y peligroso que era, y sabíamos que teníamos que ir hacerle frente y nos daba miedo pero también curiosidad. Jugaban al mismo tiempo muchos sentimientos encontrados”, sumó Suárez.

Trabajar en pandemia ha tenido un alto grado de presión para el sistema de salud, hospitales y laboratorios privados están frente una situación muy compleja, de mucho estrés, no solo por la salud de los pacientes sino también por el cuidado del personal, del cual además se espera una respuesta inmediata.

“Es muy estresante y no hemos tenido descanso. Llevamos más de un año y medio y no podemos aflojar. Si bien la presión bajó en verano, seguimos teniendo pacientes con coronavirus e internados, sumado a que fueron apareciendo nuevas técnicas y determinaciones, y uno tiene que ir estudiando y estando al tanto de todo esto”, detalló Yapur.

Gustavo Yapur bioquímico.
Gustavo Yapur bioquímico.

“El año pasado, el cierre total por varios meses nos dio la posibilidad de ir aprendiendo de a poco qué teníamos que hacer y de qué forma. Creo que si no, el daño hubiera sido peor. Esta decisión nos regaló tiempo para aprender y conocer”, explicó el dueño del laboratorio.

Además, desde la Asociación remarcaron que el trabajo no solo está limitado al análisis de muestras de coronavirus sino también a estudios clínicos, toxicológicos, etc., y a la urgencia cotidiana de todos los días.

“Hemos estado recibiendo capacitaciones permanentemente. Tuvimos que repartirnos la carga de trabajo entre seguir haciendo las tareas de bioquímicos que hacíamos siempre y atender todo lo vinculado a la pandemia”, expresó Allendes.

Nicolás Allendes, bioquímico del Hospital El Carmen -
Nicolás Allendes, bioquímico del Hospital El Carmen -

“Estamos todo el día, y no hay sábados y domingos. A toda la parte netamente asistencial hacia el paciente le sumamos lo que es administrativo ya que somos los responsables de realizar la carga de cada diagnosticado o deceso. El sistema SISA es muy bueno, pero lleva su tiempo cargar los datos, no se pueden cometer errores, por eso las demoras en las cargas”, sostiene el presidente de la asociación.

“Es complicado, tenés pacientes que les hacés seguimiento y muchas veces sabés que no van a seguir y es muy duro. La terapia es dura. Otras te tocan más en lo personal y tenés que darle la noticia a un amigo, que tiene un familiar positivo, y que su situación no es buena”, se sinceró Gustavo Yapur.

Suárez, por su parte, agregó: ”el bioquímico tiene la capacidad de interpretar un resultado más allá de lo que se está viendo. Nosotros le tenemos que dar al médico la explicación de lo que estamos obteniendo como resultado. Hoy tenemos al alcance de nuestras manos técnicas de detección de virus que las practicamos como forma rutinaria cuando antes no lo hacíamos más que en laboratorios personalizados”.

Dia del bioquímico. Claudio Suárez, Director Bioquímico de Laboratorio French -
Dia del bioquímico. Claudio Suárez, Director Bioquímico de Laboratorio French -

Además, a esta situación de estrés emocional se le suma el riesgo de la propia salud que enfrenta el personal médico al estar al frente de la línea de combate, y por consiguiente el de sus familiares. Los profesionales coinciden en que es mucha presión psicológica, social y profesional.

“Como presidente de la Asociación Bioquímica estoy muy orgulloso de la labor que están haciendo los bioquímicos, muchas veces silenciosa, muchas veces no reconocida”, remarcó Yapur.

¿Por qué el 15 de junio es el Día del Bioquímico?

El 15 de junio se conmemora en nuestro país el Día del bioquímico en honor al nacimiento del doctor Juan Antonio Sánchez, propulsor de dicha profesión con fuertes bases científicas. La fecha fue instituida en una asamblea de la Confederación Bioquímica Argentina, en 1961. Cabe recordar que el 28 de noviembre de 1919, luego de una exposición del Dr. J.A. Sánchez frente al Concejo Directivo de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires, se aprobó el proyecto presentado por él (doctorad de Bioquímica y Farmacia), que marcó el inicio de una nueva profesión en el país: la de Bioquímico.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA