martes 13 de abril de2021

La conoció por una aplicación, él la invito a su departamento y le robó 20 mil dólares.
Policiales

La conoció por Tinder, ella lo drogó y le robó 20 mil dólares

Otro ataque de una “viuda negra” en Buenos Aires, el hombre de 50 años luego del suceso termino en hospitalizado por un cuadro de intoxicación.

La conoció por una aplicación, él la invito a su departamento y le robó 20 mil dólares.

Todo comenzó cuando conectaron en la aplicación Tinder, allí intercambiaron un par de mensajes y luego decidieron pasarse sus números para continuar la charla por Whatsapp. Una historia recurrente para las personas que usan la app por lo que nadie pudo prever el desenlace de la cita la cual termino en una verdadera pesadilla para Walter de 50 años, a quien le robaron los ahorros y el esfuerzo de muchos años tras haber sido engañado por una “viuda negra”.

El miércoles por la noche luego de un ida y vuelta de mensajes decidieron concretar su encuentro en un bar de Chacarita, en la ciudad de Buenos Aires, donde luego decidieron trasladarse al departamento de la victima, ubicado a media cuadra allí, para compartir una cena.

Ella se puso a preparar un Campari con naranja en la cocina mientras yo estaba en el living poniendo algo de música”, contó Walter la victima al medio de comunicación Telefé Noticias. Allí seducido por la mujer, el hombre siguió bebiendo sin advertir que le había colocado una droga para dormirlo y así perpetrar el robo.

A lo que agregó “Cuando nos sentamos a la mesa, habré tomado dos tragos y lo noté raro, como que le faltaba azúcar. Probé el de ella y estaba mas dulce pero seguimos tomando hasta que me empiezo a sentir mal y después no recuerdo más nada”, relató.

Luego de eso empezó la pesadilla ya que al despertarse se sintió con fuertes dolores de cabeza y observó que el departamento estaba todo revuelto, Walter se desesperó y empezó a gritar para pedir ayuda hasta que una de sus vecinas acudió a su recate. Rápidamente se comunicaron al 911 y alrededor de las 2 de la madrugada del jueves llegaron los efectivos policiales.

Cuando recuperé la conciencia me di cuenta que estaba atado muy fuerte y todavía me quedan las marcas en las manos de los precintos”, dijo Walter mostrando los moretones que aún conserva en sus muñecas.

Contó que al tercer trago empezó a sentirse cansado y después se desvaneció golpeando su cabeza contra una mesa. Cuando logró reponerse del efecto de las drogas, se dirigió adonde tenía guardado sus ahorros y comprobó que la mujer le había robado 20 mil dólares.

Los venía juntando de a 200. Son cosas que pasan, uno laburo se rompe el lomo y te cae esta gente que en dos minutos llega y te roban todo. No esta bueno hay que denunciarlo para que esto no vuelva a pasar”, enfatizó.

La denuncia hacía la joven “viuda negra”

La policía llegó al séptimo piso del edificio ubicado Charlone al 600, allí la víctima les contó que luego de tomar unas bebidas se descompensó y cuando reaccionó se vio con sus pies y manos atadas, y sin la presencia de la mujer que lo acompañaba.

Cuando vieron que el hombre estaba mareado y dolorido, los oficiales pidieron asistencia del SAME y finalmente fue trasladado al Hospital Tornú, donde fue atendido con diagnóstico de intoxicación. “Todavía me siento medio mareado, me cuesta caminar, hago pasos cortos y tengo inestabilidad”, admitió Walter.

Tras realizar la denuncia correspondiente, los investigadores vieron las filmaciones de la cámara de seguridad del edificio, donde se observa a “Marita”, así se hace llamar la ladrona en su perfil de Tinder, huyendo del lugar junto a dos cómplices masculinos.

Por las cámaras de seguridad del edificio se pudo saber que el robo fue hecho por Marita y dos masculinos que la acompañaron.Gentileza

Lo que tratan de establecer es cómo ingresaron estos dos delincuentes al edificio y si ellos también ayudaron a la mujer a hurgar entre las pertenencias de Walter para hallar el dinero u otros objetos de valor en su propiedad.

Las fotos de Tinder coinciden con la persona que me encontré, en algún momento tiene que caer”, se esperanzó Walter, una víctima más de las “viudas negras”.