sábado 17 de abril de2021

El marido de Carolina Píparo es investigado por atropellar, arrastrar a dos jóvenes en moto y no auxiliarlos
Policiales

Detuvieron al marido de Carolina Píparo por considerar que atropelló intencionalmente a dos motociclistas

El hecho ocurrió en la madrugada de Año Nuevo. Para los investigadores hay “elementos de prueba” suficientes para determinar la voluntad del esposo de la diputada en embestir a los jóvenes.

El marido de Carolina Píparo es investigado por atropellar, arrastrar a dos jóvenes en moto y no auxiliarlos

Este viernes por la tarde, Juan Ignacio Buzali, el esposo de la diputada bonaerense Carolina Píparo, fue detenido en el marco de la causa en la que se investigan las circunstancias en la que atropelló a dos motociclistas la madrugada del 1 de enero último en La Plata, informaron fuentes judiciales.

La aprehensión de Buzali fue dispuesta por la fiscal de la causa, María Eugenia Di Lorenzo, quien le imputó el delito de “doble homicidio en grado de tentativa”.

La detención del esposo de Píparo se concretó en el country de Grand Bell, donde reside, por agentes de la Policía Bonaerense. Buzali quedará detenido en la sede de la DDI de La Plata hasta este sábado, cuando Di Lorenzo le tome declaración indagatoria.

Para los investigadores hay “elementos de prueba” suficientes para determinar la “intencionalidad” de Buzali en embestir a los motociclistas, según señalaron los voceros. Entre ellos, en la Fiscalía N° 17 tuvieron en cuenta los videos, las pericias y las declaraciones de testigos para determinar que no se trató de un accidente.

Juan Ignacio Buzali, el esposo de la diputada bonaerense Carolina Píparo. Foto: Gentileza

La causa en un principio estaba caratulada como “lesiones leves” pero el jueves a la noche cambió a “tentativa de homicidio” con la aparición de un video de instantes previos al impacto del Fiat 500L con la moto que confirmó la hipótesis de la fiscal.

Con esos elementos, Di Lorenzo pidió la detención de Buzali que fue concedida por la jueza de Garantías de La Plata Marcela Garmendia.

Si bien Buzali ya había declarado como testigo en la causa por robo, como el tipo de delito que se le imputa prevé una pena de prisión, fue detenido. Luego, sus abogados, Fernando Burlando y Fabián Améndola podrían pedir la excarcelación mientras sigue procesado en caso de reunir los requisitos legales, como por ejemplo, no contar con antecedentes.

Más temprano, un chico de 14 años había sido detenido como sospechoso de integrar la banda de motochorros que asaltó a Píparo. La Policía realizó varios allanamientos y, al momento de la detención en el barrio El Palihue, los agentes le secuestraron al sospechoso una moto marca Honda similar a la involucrada en el robo. También se hallaron elementos utilizados en el hecho: dos cargadores calibre 22 y prendas de vestir.

Mientras tanto, otros cinco sospechosos, varios de ellos menores de edad, ya fueron identificados y son buscados por la Policía, según confirmaron a Clarín fuentes del caso.

El asalto y la doble persecución se desencadenaron a la 1.40 del viernes 1° cuando la diputada provincial de Juntos por el Cambio estaba en el asiento del acompañante de su auto, frente a la casa de sus suegros, en 47 entre 15 y 16. En ese instante aparecieron seis ladrones en tres motos, al menos dos de ellos armados. Uno apuntó a Buzali con un revólver y el otro le dio un culatazo a la ventanilla de Píparo para exigirle la cartera y el celular.

Los motochorros escaparon con las pertenencias de la diputada y la mujer llamó al 911 varias veces. También una vecina, según el propio relato de la víctima. Recién a las 2, un patrullero llegó a la puerta de la casa de los suegros. Los policías labraron un acta y le indicaron al matrimonio que fueran a hacer la denuncia a la comisaría 1°.

En el camino a la seccional, Buzali y Píparo vieron a las motos que los asaltaron y comenzaron a seguirlos. La mujer volvió a llamar al 911 para pasarle la ubicación de los sospechosos a la Policía. Parte de la secuencia quedó registrada por las cámaras de seguridad municipales.

De acuerdo al relato de Píparo, a las tres motos iniciales se les sumaron otras dos y, en calle 21 entre 38 y 39, se sintieron “encerrados” y, al intentar escapar, chocaron con uno de los vehículos. Ahí comenzó una segunda persecución, esta vez de las motos al Fiat 500L. Todo terminó cuando el matrimonio paró en un control policial para pedir ayuda y avisar de lo ocurrido.

Carolina Píparo ya había sido víctima de los motochorros cuando en 2010 la balearon durante una salidera bancaria, también en La Plata. En aquel momento la mujer estaba embarazada de 9 meses y, producto del ataque, tuvo que ser sometida a un parto forzoso y su hijo, Isidro, murió una semana después de nacer.