miércoles 27 de enero de 2021

Imagen ilustrativa / Archivo
Policiales

Detienen a un penitenciario y a un ex gendarme por el falso allanamiento y robo de $3,1 millones en Ciudad

Con un ardid bien planeado, cometieron la extorsión en agosto pasado en pleno Centro. Un policía ya había sido detenido por el hecho.

Imagen ilustrativa / Archivo

A tres meses del robo de más de 3 millones de pesos en un falso allanamiento en una constructora de Ciudad los investigadores creen haber desarticulado a la banda que actuó para cometer el ilícito. A días del hecho había sido detenido un policía y ahora cayeron un gendarme retirado y un penitenciario.

Tres allanamientos se concretaron ayer, que derivaron en la captura de los nuevos acusados. Entrecruzamientos de llamadas, geoposicionamiento de teléfonos, imágenes de cámaras de seguridad y elementos secuestrados con anterioridad, sirvieron para ordenar el arresto de los dos sospechosos.

El caso tiene preso al oficial subayudante José Carmona, a quien fueron a buscar el 29 de agosto a su último destino en la Fuerza, la comisaría Cuarta de Capital. Este hombre había sido identificado por las cámaras de la zona donde se cometió el robo, en calle Espejo al 200, pleno Centro mendocino.

Hasta una empresa ubicada allí llegaron el 27 de ese mes en horas del mediodía dos ladrones. Vestidos con uniformes de Investigaciones una de las divisiones en las que supo estar Carmona, le manifestaron a uno de los responsables de la firma que debían llevar adelante una medida judicial.

Mostraron una orden de allanamiento “trucha” y hasta le pasaron el teléfono a la víctima para que se comunicara con un presunto juez, quien le dijo que iban a secuestrar dinero. Quien estaba del otro lado de la línea era el ex gendarme, según sostienen los pesquisas, y en las oficinas habrían estado Carmona y el penitenciario.

La maniobra se concretó y los ladrones se fueron con $3.100.000, entre moneda argentina y dólares.

Con el paso de las hora, el hombre engañado se fue dando cuenta del ardid y efectuó la denuncia. La investigación la realizó la fiscalía de Delitos no Especializados, con el fiscal Jorge Calle y la fiscal en jefe Laura Rouselle.

Al policía lo imputaron por extorsión mediante simulación de falsa orden de la autoridad -tiene penas de 5 a 10 años-, misma acusación que le endilgarán a los últimos detenidos.