viernes 23 de abril de2021

Roberto Cataldo estuvo preso al menos cuatro veces. Su presunta víctima, Diego Mosca, fue jugador del Lobo, Maipú y Palmira.
Policiales

Crimen del ex futbolista en Ciudad: fue durante un asalto y al detenido lo complican sus tatuajes y heridas

Roberto Cataldo, un ex preso con amplio prontuario, fue arrestado tras un análisis de ADN y la descripción de testigos. Lesiones en su rostro revelan que peleó con la víctima, Diego Mosca.

Roberto Cataldo estuvo preso al menos cuatro veces. Su presunta víctima, Diego Mosca, fue jugador del Lobo, Maipú y Palmira.

Mientras en las primeras horas de investigación el caso parecía complejo y con pocas pistas, los pesquisas guardaban más de un as bajo la manga y en cuestión de días parecen haber dado con el asesino de Diego Mosca (42), el ex futbolista ultimado en Ciudad. Se afirma la hipótesis de un asalto y al acusado lo complican las pruebas científicas, los testigos y dos datos clave: sus tatuajes y lesiones en la cara.

La víctima fue asesinada la noche del domingo pasado, alrededor de las 22.15, en la parada de micros ubicada en calle Rioja casi Brasil. Mientras esperaba el colectivo para volver a su casa en Luján, el ex deportista sufrió un intento de robo; hubo forcejeos, agresiones mutuas y dos balazos.

Aparentemente el delincuente escapó sin robarle nada, ya que Mosca tenía su teléfono celular y la billetera. Las heridas de este último fueron en el tórax y le causaron la muerte durante la madrugada del lunes en el hospital Central.

A partir de la intervención de la fiscalía de Homicidios, se le tomó declaración a tres personas que estaban en las inmediaciones en el momento del hecho. Los testigos fueron “contundentes”, según fuentes consultadas, y sus dichos pudieron ser constatados a través de las cámaras de seguridad.

Las imágenes mostraban detalles concordantes con las versiones recabadas. El sospechoso vestía una jardinera negra sin remera abajo, tenía un tatuaje en cada brazo y escapó en dirección al Este -hacia la Costanera- y cruzó para Dorrego.

Elementos reveladores

En la escena del crimen, Policía Científica levantó dos vainas servidas calibre 9 milímetros, dos barbijos y una gorra. Estos efectos personales fueron remitidos al Laboratorio de Huellas Genéticas del Ministerio Público Fiscal y el ADN extraído de uno de los tapabocas y de la gorra dio positivo con uno de los tantos perfiles archivados en esa dependencia del Poder Judicial.

Allí están depositados los rastros genéticos de todos los imputados en Mendoza por alguna causa, para ver si aparecen como sospechosos en otros hechos. En este caso, el nombre que “saltó” fue el de Roberto Francisco Cataldo (44), domiciliado en Guaymallén, a pocas cuadras de donde se cometió el asesinato de Mosca.

Allí lo fueron a buscar y lo detuvieron antes de entrar a una vivienda. Como marcaron los testigos y las cámaras, el hombre tiene un tatuaje en el brazo izquierdo con la imagen de una pantera y otro en el derecho, con la figura de un duende.

Además, su aspecto físico coincide con lo descripto y en el rostro tenía heridas, indicios de la pelea con el ex futbolista.

Sus antecedentes y la nueva imputación

Cataldo quedó detenido a disposición de la fiscal Andrea Lazo, que definió para él la imputación de homicidio criminis causa -matar para ocultar otro delito-, en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa. Esta acusación tiene pena única de perpetua.

En el prontuario del imputado resaltan desde el año 2000 causas por robos, lesiones, infracción a la Ley de Estupefacientes, amenazas y la absolución en un homicidio. También cuenta con, al menos, cuatro ingresos al penal de Boulogne Sur Mer y San Felipe.