miércoles 16 de junio de2021

Cinco razones por las que seguiremos usando WhatsApp aunque haya mejores opciones
Pese a que la aplicación compartirá datos muy importantes para mejorar su acertividad en la oferta publicitaria, los mensajes seguirán encriptados. / Archivo
Muy Tecno

Cinco razones por las que seguiremos usando WhatsApp aunque haya mejores opciones

La aplicación anunció que no suspenderá las cuentas que no acepten su nueva política de privacidad que entra en vigencia el próximo 15 de mayo. Sin embargo, no es la única razón por la que muchos no la abandonarán.

Cinco razones por las que seguiremos usando WhatsApp aunque haya mejores opciones
Pese a que la aplicación compartirá datos muy importantes para mejorar su acertividad en la oferta publicitaria, los mensajes seguirán encriptados. / Archivo

Si algo han aprendido las empresas durante la pandemia -además de ganar más dinero- es que no se puede subestimar el poder de la masa de fanáticos que sale a reclamar.

Le pasó a Warner que accedió a la versión extendida y con corte del director Zack Snyder para “La Liga de la Justicia” o a Sony que terminó dando marcha atrás y anunció que no cerrará las tiendas virtuales de la PS3 y PS Vita.

En esa lista está ahora WhatsApp, que no pudo hacer oídos sordos ante las quejas de sus usuarios que se mostraron indignados por el ultimátum para el uso de la app: aceptar la nueva política de privacidad que incluye compartir datos con Facebook o cerrar la cuenta.

El plazo inicial fue el 8 de febrero pero los reclamos forzaron una postergación hasta el 15 de mayo. Ahora, a menos de una semana del plazo, WhatsApp anuncia una nueva flexibilización para calmar la ira y no perder usuarios.

Nadie perderá su cuenta

A través de un comunicado, WhatsApp explicó que no cerrará si suprimirá funciones a los usuarios que no acepten las nuevas condiciones de uso. “Nadie borrará sus cuentas o perderá la capacidad de usar WhatsApp el 15 de mayo debido a esta actualización”, señaló la empresa.

Sin embargo, agregó que seguirá enviando recordatorios. En otras palabras: si no gana por la fuerza, ganará por la insistencia.

Desde WhatsApp explicaron que los cambios se hacen para ayudar a mejorar la relación de los anunciantes con sus clientes y facilitar el uso de la app como un espacio comercial. “Algunas funciones de compras están integradas con Facebook a fin de que las empresas puedan administrar sus inventarios a través de las aplicaciones”, detallaron y agregaron: “Para que las personas puedan elegir si desean comunicarse con las empresas o no”.

La explicación, sin embargo, no calma a los sectores más críticos que siguen insistiendo que WhatsApp no hace más que abrir la puerta a Facebook para acceder a datos de sus más de 2.000 millones de usuarios.

Razones por las que seguiremos en WhatsApp

Aclarada la situación actual de la app y los cambios que vienen, hablemos ahora de quien está del otro lado: el usuario de WhatsApp. En los últimos meses lo escuchamos quejarse de la nueva política, amenazar con abandonarla y descargar alternativas como Telegram o Signal. Sin embargo, los que pasaron de la indignación a la acción son pocos y la mayoría seguirá en WhatsApp aunque cada vez sean más claras las señales de que cambiar de app de mensajería. Creemos que las cinco principales por las que seguiremos en WhatsApp son las siguientes:

  1. Todos tus contactos lo usan: esta es, quizá, la razón más poderosa por la que muchos no abandonarán WhatsApp. Aunque otras app, como Telegram, ofrezcan mejores funciones, seguridad y privacidad no sirve de nada si no tenemos con quien hablar allí.
  2. Estás acostumbrado: nunca hay que subestimar el poder de la pereza y una gran mayoría de usuarios de WhatsApp se agotan de solo pensar en cambiar de app y aprender cómo utilizarla. El refrán de “mejor malo conocido…” es la esencia para no probar algo nuevo.
  3. Todo está en un solo lugar: quizá WhatsApp fue al inicio el espacio para los mensajes personales pero con el tiempo otros ámbitos se sumaron con fuerza: hoy están los amigos, la familia, el grupo de trabajo, los vecinos, los clientes y hasta los servicios barriales.
  4. No te preocupa tanto tu privacidad: Cuidar la intimidad es una preocupación pero estamos más pendientes de que no nos espíe nuestra pareja o nuestra familia a que lo hagan un par de empresas. No leerán nuestros chats pero accederán a otros datos personales valiosos.
  5. Eventualmente se actualizará: WhatsApp está lejos de ser una app perfecta y otras ya tienen hace tiempo funciones que muchos le reclaman. Pero lo básico está y alcanza porque incluso hay opciones que muchos ni siquiera han explorado aunque sean útiles.

Te amo, te odio, dame más

La novedad de que se podrá seguir sin aceptar las nuevas reglas es real aunque temporal. Eventualmente WhatsApp meterá por la ventana lo que no entró por la puerta. Sin embargo, la noticia tranquiliza y da razones para no abandonar.

WhatsApp es un buen servicio de mensajería y nos rescató en esa complicada época en la que contábamos los caracteres de los sms aunque ya tuviéramos un smartphone. La adoptamos por la gratuidad y nos quedamos por los beneficios. El factor nostalgia es poderoso y terminamos valorando lo bueno por sobre lo defectuoso. Así vamos a olvidar que es parte de un conglomerado empresarial y vamos a seguir esperando que lleguen los stickers animados, la aceleración de audios o los chats secretos.

Qué datos se compartirán con Facebook

Lo primero que hay que saber es que WhatsApp es parte de Facebook, empresa que además posee Instagram y Oculus.

Hace unos años Mark Zuckerberg, propietario y CEO de Facebook, anunció que todas las empresas del grupo comenzarían a integrar datos de sus usuarios. En su momento no hizo tanto ruido como el de ahora y muchos se preguntan ¿qué datos compartirá WhatsApp con Facebook? Los principales son la actividad del usuario como los ajustes, frecuencia de uso y tiempo de interacción. También información del celular que utiliza como modelo, sistema operativo, nivel de carga de la batería, zona horaria, dirección IP y tipo de conexión.

Los que acepten la nueva política además instalarán “cookies” que rastrearán información para personalizar ofertas o servicios que ofrecerán.

Y eso no es todo. También se accederá a la agenda del usuario, a la interacción con otras apps, a información de empresas con las que interactúa en la app o de proveedores de servicios.

”Ambas partes podemos usar la información que recibimos para operar, proporcionar, mejorar, entender, personalizar, respaldar y promocionar nuestros servicios y sus ofertas, incluidos los productos de las empresas de Facebook”, señala WhatsApp en su Política de Privacidad.

Sin embargo, es esencial aclarar algo: pese al mito popular, la app no puede leer los chats del usuario. Sigue en pie el mecanismo de encriptación de mensajes y “continuarán estando cifrados de extremo a extremo siempre por lo que WhatsApp nunca podrá leerlos ni escucharlos”.