jueves 15 de abril de2021

Pipi Piazzolla, líder de Escalandrum.
Espectáculos

“La música de mi abuelo es la música del futuro”: Pipi Piazzolla llega con Escalandrum a Música Clásica por los Caminos del Vino

El ensamble, liderado por el nieto de Astor, es el invitado de lujo del festival, dedicado este año al gran compositor por su centenario. Los detalles de esta edición, que empieza hoy y finaliza el próximo domingo.

Pipi Piazzolla, líder de Escalandrum.

Este 2021, la música en todo el mundo gira en torno a Astor Piazzolla, pues el 11 de marzo se cumplió el centenario de su nacimiento. Y es en esa sintonía que se lleva a cabo, desde hoy y hasta el domingo que viene, un nuevo ciclo de Música Clásica por los Caminos del Vino, el festival que desde hace 20 años llena de conciertos la geografía provincial y que, tras el 2020 silencioso que impuso la pandemia, ahora se pone nuevamente en marcha.

Serán 43 los conciertos gratuitos y 26 los pagos, estos últimos focalizados especialmente en las bodegas (ver más detalles en el recuadro). En todos ellos estará presente, en mayor o menor medida, el genio marplatense, quien falleció en 1992.

Y para el cierre, el Ministerio de Turismo y Cultura convocó a un invitado de lujo: el sexteto Escalandrum, liderado por el baterista Daniel “Pipi” Piazzolla, nieto del gran compositor. El recuerdo de la presentación del grupo junto a Elena Roger, en la Fiesta de la Cosecha del 2018, todavía está fresco para algunos, aunque los conciertos que darán el fin de semana que viene en Finca Decero traerán un repertorio recién estrenado: el del disco “100”.

Por el éxito de convocatoria de la primera fecha del domingo (agotada), donde actuarán después de la Gala Lírica Mendoza, se sumó un concierto más el sábado (también agotado), que abrirá la soprano Graciela Armendáriz, mendocina afincada en España.

Así, la clausura del festival, que tradicionalmente se hacía en el Teatro Independencia, ahora se vuelca a un escenario más vitivinícola. Entre viñedos sonará parte del decimocuarto trabajo discográfico de Escalandrum, que lanzaron el mismo 11 de marzo y que presentaron también en el Teatro Colón. Está compuesto por 11 piezas, entre reelaboraciones y rescates, como una grabación inédita de un solo de bandoneón de Astor Piazzolla realizada a mediados de los años ’70 en el estudio Ion.

¿Qué se puede adelantar de ese concierto? “Vamos a interpretar nuestro nuevo disco, íntegro de obras de Piazzolla, y seguramente algún otro clásico de ‘Piazzolla plays Piazzolla’ (2011)”, nos dice Pipi, quien forma el ensamble junto a Nicolás Guerschberg en piano, Mariano Sívori en contrabajo, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Damián Fogiel en saxo tenor y Martín Pantyrer en clarinete bajo y saxo barítono. “Estamos muy entusiasmados porque vamos a tocar el disco por primera vez en este prestigioso festival”, agrega.

-Si tu abuelo pudiera ver este centenario, en el que un festival de música clásica le dedica casi toda su programación y en el que el teatro más importante del país, el Colón, abre después de una pandemia en su honor, con 13 conciertos casi consecutivos, ¿qué crees que diría? ¿Crees que él se fue sabiendo lo importante que fue para la música argentina, y que su nombre se haría más grande con el pasar de las décadas?

-Creo que mi abuelo tenía la intuición y también la seguridad de que algo así iba a pasar, porque él dijo “que mi música se escuche en el 2000, y en el 3000 también”. Él escribió muchísima música que se sigue descubriendo de a poco. Más de 2500 obras. Creo que estaría muy feliz de que los homenajes hayan arrancado en el Teatro Colón, porque era su lugar en el mundo. El show que dio ahí en el 83′ fue el show más importante para él, lo decía él mismo. Y que se haga una semana después, en Mendoza, un festival de música clásica muy grande y prestigioso lo hubiese puesto muy contento. La verdad es que se lo merece, pero en el fondo creo que él sabía que algo así podía suceder.

-Una de las mejores cosas que deparó el centenario fue la cantidad de discos en homenaje a tu abuelo que se han lanzado, tanto en Argentina como en el resto del mundo. ¿Hay alguno que te haya sorprendido especialmente?

-La verdad es que se hicieron muchísimos discos. Yo estoy muy conforme con el que sacamos con Escalandrum, “100”. Si bien no está bueno hablar de uno mismo, fue una gran sesión que hicimos: la mitad en los estudios Abbey Road de Londres y la otra mitad en Buenos Aires, en los estudios Ion, ya con el grupo hace 12 años tocando Piazzolla de manera diferente. Después, todos los quintetos, como Piazzolla, el Revolucionario, Paralelo 33°, el cuarteto In Crescendo... la verdad es que todos son grandes discos. Todos se hicieron con mucho respeto y mucho amor.

-Hace poco Spotify difundió que más del 40% de los jóvenes de hasta 34 años escuchan música de Piazzolla, y que además es “el artista de tango” más escuchado en 61 países. ¿A qué se debe ese interés de los jóvenes? Da la sensación de que Piazzolla no es patrimonio de ninguna generación en particular, sino de todas.

-Creo que se debe a que la música de mi abuelo es muy moderna, es muy diferente a todas, es universal. En el año 2019, por ejemplo, fue el compositor más tocado del planeta. Creo que los jóvenes están ávidos de conocer cosas nuevas y que estén bien hechas, así que creo que por eso se debe esta atracción. Pero bueno, ya va más allá de los jóvenes. A todo el mundo le gusta Piazzolla. Es una música muy profunda, melancólica, pero a la vez urbana, violenta, con mucho vértigo. Muy a avant-garde. Es la música del futuro, a eso se debe.

-Es inevitable que nos dediques un recuerdo de Chick Corea, quien falleció el 9 de febrero y acaba de ganar un Grammy póstumo. Tengo entendido que fue tu primer ídolo siendo un joven baterista y que él era un gran admirador de tu abuelo. ¿Cómo lo recordás?

-Fue uno de los pianistas y compositores más grandes de la historia. Tocó con Miles Davis, con Stan Getz, hizo sus propios discos, miles de discos, que han inspirado a muchas generaciones de jóvenes. A mí en lo particular, todos los bateristas que tocaron con él fueron mis ídolos, porque siempre eligió a los músicos más picantes. Estoy muy dolido por esta pérdida, era un tipo creativo que se tomaba la música con mucha felicidad y ganas de compartir.

Fiesta y renovación

Al igual que otros años, Música Clásica por los Caminos del Vino apostó por una programación muy nutrida (más de 50 conciertos) y con prevalencia de músicos locales.

A diferencia de los años anteriores, se dividieron los conciertos en “gratuitos” y “pagos”, que consisten en experiencias en reconocidas bodegas, que incluyen propuestas gastronómicas y se transforman en atractivas opciones turísticas en el marco del evento.

Claro que no se puede ignorar el trasfondo de la pandemia, que impone protocolos sanitarios con el correspondiente distanciamiento y la reducción de localidades, por lo que se valoran más los espacios al aire libre. Aun así, este año es notable la falta de coros.

El músico Juan Pablo Páez, vinculado desde hace años a la producción del festival, remarcó que cada temporada los artistas locales se esmeran por ofrecer nuevos repertorios y aliarse con nuevas formaciones, dando así en cada edición un producto novedoso para los melómanos mendocinos.

También manifestó que muchos artistas coincidieron en que, después de tantos meses sin reunirse ni verse cara a cara, costó retomar el ritmo de trabajo.

Por otra parte, remarca que el público local cada vez se interesa más en qué obras se van a interpretar y no solo en la oportunidad de escuchar música en un paisaje agradable, lo que habla de un creciente interés por la música clásica.

La apertura

Hoy y mañana, la Orquesta Filarmónica de Mendoza se encarga de la apertura del festival con “Piazzolla Eterno”, un doble programa que se realizará bajo la atenta batuta del maestro César Iván Lara. Ambos serán en el Teatro Independencia y tienen entradas agotadas.

Hoy, en la primera parte, se interpretará el “Concierto Aconcagua”, seguido por “Melodía en La”, con la participación del bandoneonista Fabrizio Colombo, premiado internacionalmente.

Mañana, en la segunda parte, el repertorio incluirá una selección de piezas representativas del inmortal marplatense: “Alevare”, “Balada para un organito loco”, “Fuga y misterio”, “Yo soy María”, “Oblivion”, “Chiquilín de bachín”, “Los pájaros perdidos”, “Vuelvo al sur” – “Siempre se vuelve a Buenos Aires”, “Balada para un loco” y “Adiós Nonino”.

Los músicos invitados en “Piazzolla Eterno” son, además de Colombo, el bandoneonista Walter Anselmi, Rubén Martínez (guitarra), Diego Flores y Lorena Miranda (cantantes), Martín Neira (relator) y Juan Pablo Moltisanti (piano).

Destacados y entradas

Los principales conciertos (Teatro Independencia, Museo Nacional del Vino, Nave Universitaria, etcétera) tienen entradas agotadas. En musicaclasica.mendoza.tur.ar se puede encontrar la programación detallada y si aun hay disponibilidad de entradas en cada concierto. Se recomienda llegar al menos media hora antes de la hora consignada para cumplir sin contratiempos con los requisitos sanitarios.

Las reservas para las experiencias pagas deben gestionarse únicamente a través del sitio www.mendoza.gov.ar/cultura.

En el caso de los gratuitos, invitan a acudir al concierto con una caja de 800 gramos de leche en polvo (tal era el canje otros años), que será entregada a una institución que trabaja con quienes más lo necesitan. La entrega es voluntaria y no es requisito para el ingreso.

Al cierre de esta edición, todavía quedaban tickets para los siguientes conciertos:

Miércoles 31 de marzo. En el Museo Fader, a las 17.30. Actúa el ensamble Bel Suono.

Miércoles 31 de marzo. En Acuarela Restaurante (Junín), a las 20. Actúan Gala Lírica Mendoza y el Dúo Manzur - Masetti.

Miércoles 31 de marzo. En la Escuela 4-034 Galileo Vitali (La Paz), a las 18. Actúa el Dúo del Sur.

Jueves 1 de abril. En el Multiespacio Cultural Bodega Faraón (General Alvear), a las 21. Actúan Cooperativa Bajo Club y David Bajda.

Jueves 1 de abril. En Bodega Bianchi (San Rafael), a las 17.30. Actúa Clos Trío.

Jueves 1 de abril. En Espacio Arizu (Godoy Cruz), a las 17. Actúa el Sexteto Ciudad.

Jueves 1 de abril. En Bodega Eugenio Ferreyra (Rivadavia), a las 18. Actúa el Dúo de flauta y guitarra Pineda-Loyero.

Viernes 2 de abril. En Casa de la Cultura Pablo Corica (Santa Rosa), a las 19. Actúa el Cuarteto de Guitarras Ecos.

Viernes 2 de abril. En el Multiespacio El Algarrobo, Salón La Dorotea (3 de Mayo, Lavalle), a las 17. Actúa A Cuerda.

Sábado 3 de abril. En Campo Histórico El Plumerillo (Las Heras), a las 18.30. Actúa el Ensamble Contra-bando.

Sábado 3 de abril. En Cristo Rey del Valle de Tupungato, a las 18.30. Actúan Mariel Santos (soprano), Fernando Ballesteros (tenor y pianista) y Walter Anselmi (bandoneón).

Sábado 3 de abril. En el Castillo de Pincheira (Malargüe), a las 16. Actúa el Dúo Díaz Ferri.

Sábado 3 de abril. En la Bodega La Mansa (San Rafael), a las 17.30. Actúa el Dúo de guitarras Bassi-Tomba.

Sábado 3 de abril. En Cooperativa Vitivinícola San Carlos Sud (San Carlos), a las 18. Actúa el Cuarteto de Clarinetes.

Domingo 4 de abril. Concierto en la Basílica de San Francisco, a las 12. Actúa Quinteto Classic.