Rodolfo Beban: la intensidad de un actor que trascendía la pantalla

Rodolfo Bebán, apodado el Alain Delon argentino
Rodolfo Bebán, apodado el Alain Delon argentino

Uno de los talentos más agudos del cine, el teatro y la televisión, acompañado de una belleza masculina inimitable, el actor que fue Malevo y Juan Manuel de Rosas, falleció el sábado a la edad de 84 años

“Siempre hay que buscar una proyección hacia algo más. Y posiblemente este sea el mejor ejemplo que uno pueda dejar. Ir siempre a más”, decía Rodolfo Bebán. Y así, fiel a su pensamiento, el sábado por la noche el actor -que permanecía en un geriátrico desde hacía varios años- dejó la vida, a la edad de 84 años.

Entre mis primeros recuerdos de Bebán está una discusión con mi padre -yo debo haber tenido 7 u 8 años- y no entendía por qué Don Juan Manuel no era el verdadero Rosas, sino un actor. “Pero si es igual al de la foto del manual, es el mismo” argumentaba, testaruda.

Rodolfo Bebán encarnó a Juan Manuel de Rosas
Rodolfo Bebán encarnó a Juan Manuel de Rosas

Bebán tuvo una carrera prolífica, una forma actoral exquisita y una belleza inalterable. También la hidalguía de retirarse cuando consideró que ya no estaba para los trotes que exigía la grabación de una tira diaria, a pesar de los ruegos de Adrián Suar y otros productores que querían sumarlo a sus proyectos.

La Asociación Argentina de Actores anunció la muerte su muerte a través de un comunicado: “Con gran dolor despedimos al actor y director. Su extensa trayectoria artística incluye inolvidables trabajos en cine, teatro y televisión. Afiliado a nuestro sindicato desde 1962. Acompañamos a sus hijos, familiares y seres queridos en este duro momento”, escribieron desde la entidad en sus redes sociales para despedirlo.

Poco tiempo antes, su amigo Jorge Martínez había encendido la alarma en relación a la situación por la que estaba atravesando Bebán: “Ya no quiere salir, ni comer, ni nada. Yo lo llamo y a veces me contesta, a veces no”, dijo meses atrás en una visita a Intrusos. “¿Está depresivo o está enfermo?”, le preguntó la periodista Marcela Tauro. Entonces el actor hizo una pausa, “Las dos cosas...”, explicó. Luego de eso, nada más se supo de quien fuera uno de los más admirados actores de la escena nacional. Bebán era de esos raros artistas que enmudecía a la platea con su presencia a la vez que era ovacionado por su talento.

Rodolfo creció en Morón junto a su madre y la pareja de ella, a quien llamaba “papá”. En su casa estaba permitido todo excepto ser actor, por lo que Rodolfo pensó en ser piloto de avión. Pero la sangre tira (su verdadero padre era el actor Miguel Bebán) y el destino acomoda. Una tarde con un amigo pasaron por el Teatro Municipal de Morón y vieron un cartel: “Se necesitan extras para Fuenteovejuna”. Se presentaron por curiosidad y lo que empezó como travesura se transformó en pasión. Ese año trabajó como extra y al siguiente, cuando se armó la obra “Música en la noche”, dirigida por Pedro Escudero, ya era el personaje principal.

Rodolfo Bebán
Rodolfo Bebán

La relación con su padre

Su padre, Miguel Tilli, era un artista de prestigio conocido como Miguel Bebán. Fue el peor crítico que tuvo Rodolfo cuando comenzó a actuar. Le dijo que usaría su apellido artístico pero su padre, lejos de mostrarse orgulloso, lo multó con una frase que lo marcaría: “¿Qué mérito hiciste para llamarte Bebán?”. Solo al convertirse en un actor conocido Rodolfo se animaría a dejar el Tilli para convertirse en Bebán. Nunca logró llamar “padre” a su padre, siempre se refería a él como Miguel. Y aunque mantuvieron un vínculo distante, se respetaron como actores. “Era un hombre de teatro más que un actor y cuando ves trabajar a tipos como mi padre, ves clases de teatro. Y con eso nunca podés pelearte”, explicó alguna vez Rodolfo.

Los inicios en teatro

Las primeras obras fueron en el teatro independiente, luego integró la Comedia Nacional, en el Cervantes. Fue protagonista de obras que llenaban teatros y eran aplaudidas por crítica y público. Estuvo en “La extraña pareja’', junto a Palito Ortega, “Vivamos un sueño”, con Claudia Lapacó, y “Las mariposas son libres”, con Ana María Campoy, China Zorrilla y una modelo que estaba empezando: Susana Giménez. También se destacó en “Lorenzaccio’', con Alfredo Alcón, “Diario de un loco’', con la dirección de su padre.

.
.

La fama y la televisión

Ya instalado y con una sólida trayectoria como actor de teatro, alcanzó mayor popularidad con la televisión. “El amor tiene cara de mujer’', junto a Bárbara Mujica y Thelma Biral fue un éxito masivo. “Empecé a vivir en el canal”, recordaría luego, repasando aquel suceso al que le siguieron “Malevo”, “Cuatro hombres para Eva” y “Alta Comedia”. Su atractivo trascendía la pantalla. Incluso fue contratado por la cadena mexicana Televisa para estar en el culebrón “Muñeca”. Incluso salió una suerte de álbum de figuritas con fotos de Bebán, para que sus fanáticas pudieran coleccionar su rostro.

No renegaba de su fama de galán, pero añoraba el anonimato, cuando solía ir a las milongas y participar en torneos de esgrima; con la popularidad tuvo que abandonar esas actividades porque la gente iba a ver a “Bebán, el de la tele”.

Sus mejores películas

“Juan Moreira” (1973), de Leonardo Favio, fue uno de sus grandes trabajos para el cine. “Favio no se hubiera fijado en mí si no me hubiera visto en la tele. Cuando me eligió, los únicos que creíamos que yo podía ser Moreira éramos él y yo, nadie más”, contó en una entrevista. El filme fue visto por tres millones de personas y se convirtió en uno de los más taquilleros de la historia argentina.

Rodolfo Bebán había comenzado su carrera cinematográfica con un filme algo pasatista, “La Cigarra no es un bicho”, que había puesto de moda a los hoteles alojamiento en tiempos de la dictadura de Onganía, en los años 60.

Luego, el director Fernando Ayala lo convoca para la producción de Hotel Alojamiento (1966). Una cinta en blanco y negro que narraba diversas peripecias de parejas que coincidían en un famoso albergue transitorio porteño con un variado elenco integrado por Atilio Marinelli, Gilda Lousek, Osvaldo Miranda, Marilina Ross y Marcos Zucker entre otros.

Rodolfo Bebán, como Juan Moreyra. (Captura)
Rodolfo Bebán, como Juan Moreyra. (Captura)

Su primer rol estelar en cine llega ese mismo año con “Del brazo y por la calle” (Enrique Carreras), con Evangelina Salazar, que mostraba los conflictos de una humilde pareja.

Un año después llegaría “Las pirañas”, otra producción compartida con España y dirigida nada menos que por Luis García Berlanga.

En 1968 estrena, también dirigida por Enrique Carreras, “Matrimonio a la argentina”, “Los muchachos de antes no usaban gomina” (1969), “Proceso a la infamia” (1974), y “Los orilleros”, sobre un guión compartido nada menos que con Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. “El fantástico mundo de la María Montiel”, “La invitación” y “Seguridad personal” de 1986, entre otras producciones.

Rodolfo Bebán y Jorge Luis Borges
Rodolfo Bebán y Jorge Luis Borges

Las mujeres de su vida

Dentro y fuera de la pantalla, a Bebán no le faltaron amores, aunque siempre mantuvo una caballeresca discreción respecto a las mujeres con quienes compartió intimidad, aunque se sabe que mantuvo algún romance con actrices como María Aurelia Bisutti, Thelma Biral y hasta Susana Gimenez.

Sin embargo, aquellas con quienes mantuvo una relación formal fueron pocas. La primera fue la modelo Liz Amaral Paz, con quien tuvo una hija, Dolores, pero con quien nunca se casó. Su primer matrimonio fue con Claudia Lapacó y duró seis años. Ella decía que él era “más hermoso que Alain Delon y además, mejor actor”. Con Lapacó tuvo dos hijos: Rodrigo y Diego. Pero el amor se terminó por una infidelidad de él que ella demoró 40 años en perdonar. Recién en el 2011 el teatro los volvió a reunir compartiendo escenario junto a Alfredo Alcón en la obra “Filosofía de vida”, una bellísima comedia que el público acompañó, pero que fue la última vez que Bebán pisaría un escenario.

Rodolfo Bebán y Claudia Lapacó junto a los hijos del matrimonio
Rodolfo Bebán y Claudia Lapacó junto a los hijos del matrimonio

Su otro gran amor fue la actriz Gabriela Gilli. Tuvieron tres hijos, Facundo, Daniela y Pedro, y convivieron durante 17 años. Pero en diciembre de 1991, Gili, que tenía apenas 46 años, murió por una insuficiencia cardíaca. Bebán se encontró solo y con hijos pequeños. Fueron tiempos duros. Para Bebán, no fue fácil retomar la vida sin el amor de su vida. “Está el dolor por la pérdida y la responsabilidad de haberme hecho cargo de todo”, aseguró.

Tiempo después conoció a Adriana Castro y, pese a la diferencia de casi 25 años entre ambos, volvió a apostar al amor. La pareja estuvo unida hasta 1995. A partir de esa ruptura nunca volvió a convivir con nadie.

Mensajes de despedida

Carlos Rottemberg desde su cuenta de Twitter escribió: “Ante el fallecimiento de Rodolfo Bebán lo recordamos con el anuncio de su actuación en el primer espectáculo que inauguró el actual Multiteatro Comafi en abril de 2001. Desde esta Casa Teatral acompañamos a su familia en estas tristes horas”.

“Galán de galanes, actor de raza. Crecí con sus trabajos en televisión, cine y teatro. Hasta me di el lujo en los 90 de trabajar con él. Belleza y talento. Único e irrepetible. QEPD”, escribió la periodista Marcela Coronel.

También lo despidió la cuenta oficial del club Morón, equipo del cual el actor era hincha. “Desde el Club Deportivo Morón lamentamos profundamente el fallecimiento de Rodolfo Bebán, actor y reconocido hincha de nuestra institución. Enviamos nuestras condolencias a sus familiares y seres queridos en este difícil momento”, escribieron en sus redes sociales y acompañaron las palabras junto al escudo de la institución con un fondo negro y la siguiente leyenda: “1947 El sentimiento nos une 2022″.

“Con dolor despedimos al actor y director Rodolfo Bebán. A mediados de los años 50 comenzó una extensa trayectoria artística en la que se destacó con inolvidables trabajos en cine, teatro y televisión. Acompañamos a sus seres queridos en este difícil momento”, manifestaron desde la cuenta oficial del ministerio de Cultura de la Nación.

“Chau Rodolfo Bebán, pibe de Ciudadela, galanazo, actor de primera, gracias por tantas. Quedás en la historia de nuestro cine con esta postal inolvidable. Qedp”, escribió el periodista y crítico cinematográfico Hugo Paredero.

Rodolfo Bebán y Gabriela Gili
Rodolfo Bebán y Gabriela Gili

Luis Bremer también dedicó un tuit en su cuenta para hacer la despedida al intérprete de Los muchachos de antes no usaban gomina. “Falleció el primer actor Rodolfo Bebán. Desde Alta Comedia en tele hasta la obra Filosofía de Vida marcó un estilo personal de interpretación. Descanse en paz”, escribió.

En tanto, Marcela Godoy, locutora y periodista de espectáculos, también expresó su adiós al intérprete a través de un mensaje en su cuenta de Twitter. Con una foto del galán en su publicación, ella escribió: “Actorazo. Galán como pocos”. Y recordó alguna de sus obras: “Los muchachos de antes no usaban gomina, Juan Moreira, Lucio Santini en El precio del Poder. Gracias por tanto, Qepd, Rodolfo Beban”.

El público en general también lamentó el deceso del actor nacido el 25 de mayo de 1938 y expresaron también su dolor y manifestaron sus recuerdos en las redes sociales.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA