viernes 23 de octubre de 2020

La actriz experimento una aparición en medio de las grabaciones.
Da La Nota

Sin explicación: la extraña aparición que tuvo Graciela Stefani en el set de Floricienta

“Malala” vivió una experiencia inexplicable al sufrir un ataque de pánico. Hoy solo lo entiende a través de las energías positivas.

La actriz experimento una aparición en medio de las grabaciones.

Con la vuelta de Floricienta a la tele, todos los actores que participaron del éxito de Cris Morena están reviviendo mucho de los momentos que compartieron tanto en las grabaciones como en el detrás de bambalinas de una de las series más queridas. Muchos datos desconocidos y divertidas anécdotas surgen de las entrevistas que protagoniza el ex elenco.

Graciela Stefani, la conocida “Malala”, estuvo en diálogo en “Corta por Lozano” y le contó a la conductora de una casi mística situación en la que quedó involucrada. Allá por el 2005, durante el rodaje de la segunda temporada, Graciela explicó a Verónica Lozano que constantemente vivían bajo mucha presión y estrés, después de muchas horas de trabajo. “De repente me agarró un ataque de pánico. Dije perdón, salí corriendo del estudio y me fui afuera”.

“Cuando llegó al camarín después de que me fueron a buscar, me querían tomar la presión y les pedí que no me toquen, que ya se me iba a pasar. Les explique que tenia un ahogo y que ya me iba a calmar”, continuó contando para introducir a lo que seria un acontecimiento de índole paranormal.

“Vuelvo al camarín, entro y había una señora que yo no conocía, que se sentó ahí, que me empezó a hablar desde un lugar tan espiritual, tan elevado que fue impresionante”, dijo Stefani emocionada. “Yo no sé de dónde salió esta señora, pero me calmó mucho, bajé mucho y le agradecí enormemente”.

Mientras terminaba su relato, todo el panel de Lozano miraba con expresión asombrada, sin poder creer lo que “Malala” contaba. “Se fue después y no la vi más. No se quien era, apareció y así como apareció, desapareció. No la conocía, no se que me dijo, solo se que la recibí bien porque tenia energía positiva y en función de todo lo que me dijo, fue milagroso lo que ocurrió”. Y agradeciendo la experiencia que nunca olvidará, dijo al final: “No la vi más y me sentí muy bien después”.