jueves 24 de septiembre de 2020

La rubia intentó tener canje con un almacén pero no le fue bien
Da La Nota

Se conocieron los audios de Vicky Xipolitakis exigiendo canje de alimentos en un almacén

La rubia, en una complicada situación financiera, reclamó algunos productos a través de un audio de WhatsApp que luego se viralizó.

La rubia intentó tener canje con un almacén pero no le fue bien

Con la pandemia instalada en nuestras vidas y cuando muchos rubros se han visto perjudicados por no poder volver a sus puestos de trabajo, los actores y personas relacionadas al mundo del espectáculos también se las rebuscan por no tener demasiados gastos y encontrar en los canjes la manera de salir adelante.

Este jueves en “LAM” (El Trece) Ángel De Brito dio a conocer los audios de una mediática pidiendo algunos productos a un almacén con la que tiene canje.

Luego de jugar a un enigmático, el conductor del “Cantando por un Sueño” dijo que se trataba de Victoria Xipolitakis y puso al aire el audio conseguido.

Hola, ¿qué tal? Te soy sincera, estoy necesitando un par de cosas. El canje es publicidad y promoción a tu marca. Acá te escribí porque vi que tenés cosas interesantes. Si querés te paso una listita de lo que necesito. Yo vivo en Recoleta. Vos me lo mandás y apenas llega todo, yo te agradezco, te arrobo y muestro las cosas. Avisame si te interesa. Muchas Gracias”, se escucha en el primer mensaje.

En el segundo audio la mediática ya se animó a pasar la lista completa de las cosas que estaba necesitando: “Queso untable, yogurt, leche, caldito para sopa, pan negro, galletitas saladas y dulces, fideitos para sopa, agua mineral baja en sodio, aceite, azúcar. Algunas cositas así, yo te tiré algo, tratemos de hacer lo mejor que podamos”.

“Fijate si me podés agregar arroz, lata de atún, queso rallado, juguitos, porque me estoy olvidando de unas cositas. Vi que tenés champagnes riquísimos, me encantaría tener para un brindis. Fijate lo que podés agregar. Armate un buen combo, algo copado, yo te estoy pasando muy poquitas cosas. Algo abundante, que no quede poquito”, dijo Xipolitakis.

Luego Karina Iávicola comentó que ante la llegada del primera audio, los dueños del negocio sintieron que podían ayudar a la mediática, pero cuando pidió el champagne no quisieron saber nada con el canje: “Ellos pensaban que le estaban dando una mano porque quizás no tenía plata para darle de comer a su hijo, pero cuando ya pidió champagne se pusieron mal, lo sintieron como una tomada de pelo”, finalizó.