miércoles 27 de enero de 2021

La morocha visitó el programa de América y habló sobre sus orígenes y su llegada al mundo del espectáculo
Da La Nota

Andrea Rincón confesó que se inspiró en Wanda Nara para ser famosa y ganar plata

La actriz habló sobre su vida en la pensión y cómo la empresaria se convirtió en un camino a seguir para alcanzar la fama. Video.

La morocha visitó el programa de América y habló sobre sus orígenes y su llegada al mundo del espectáculo

El pasado martes, Andrea Rincón visitó el piso de “Los mammones”, programa conducido por Jey Mammon y que comparte con los panelistas Silvina Escudero, Gabriel Schultz y Lucía Ugarte.

“Hoy soy otra persona. Hoy nadie me dice quién soy. No me voy a dejar manipular por nadie. Sé dónde meterme”, comenzó diciendo la actriz en la entrevista.

En esa línea, el conductor le preguntó si era cierto que Wanda Nara la había inspirado a iniciar su carrera en la televisión. A lo que Rincón relató cómo fue esa etapa en su vida.

“Yo estaba viviendo en una pieza de una pensión y la verdad es que la estaba pasando muy mal a nivel económico. Trabajaba de vendedora en un local de ropa. Promocionaba una tarjeta del local. Estaba en una pensión de dos por dos. Compartía el baño, compartía la cocina y lo único que tenía era la cama y el lugar donde estaba. Estuve en esa pensión un año y pico pero viví en varias”, reveló. Jey le preguntó: “¿Y Wanda estaba ahí o en París?”. “Yo a Wanda no la conocía. Prendí la tele y vi que había una chica bailando en una fábrica”, dijo Rincón.

Se subió a una tarima y había hombres trabajando. Ella tenía una calza y un top y se puso a bailar para los tipos y los tipos gritaban. Yo dije: ‘Esa chica no tiene familia, no tiene amigos, nadie que le diga nada’. Empecé como las viejas chusmas y cuando salió se subió a un Mini Cooper y dijo: ‘Ahora voy a mostrar mi departamento’. Y tenía un piso que daba al río, el auto.”, comentó.

Por último, dijo: “Y yo ahí me callé la boca. Fui a mi piecita de dos por dos y dije: ‘No, pará’. Me puse en bolas, me miré al espejito que tenía en el ropero y dije: ‘Pará, acá hay algo que está mal’. Ahí fui a la casa de mi viejo y dije: ‘Voy a ser vedette’. Me empezaron a contar, ‘esta chica hizo esto y esto’. Yo no sabía nada. Mi papá me dijo: ‘Metete en Gran Hermano, ahí está tu solución’”.