4 claves para el diseño de una casa amigable con el medio ambiente

La conciencia ambiental en la arquitectura, y en especial en el diseño de viviendas, es una tendencia creciente en Argentina y se aceleró con la pandemia. La Arq. Angie Dub, titular de DUB Arquitectura -primer estudio argentino con certificación de triple impacto ambiental-, destaca 4 claves a tener en cuenta a la hora de construir una vivienda sustentable.

¿Es más caro construir una casa amigable con el medio ambiente?. La Arq. Angie Dub -titular del estudio DUB Arquitectura + Sustentabilidad y coordinadora de la Maestría Sustentabilidad en Arquitectura y Urbanismo de la FADU, UBA-, responde: “Si se planea desde el inicio, una casa sustentable “off the grid” no implica un costo mayor que la alternativa tradicional y además los posibles sobrecostos se amortizan rápidamente”.

Además promueve sistemas constructivos más amigables con el medio ambiente, ya que son bajos en carbono, como el steel frame, el wood-frame o la madera laminada cruzada (el hormigón del futuro).  “Todos nos volvimos más conscientes desde la pandemia y estando en nuestras casas, de cuánto consumimos de gas, electricidad, agua y otros servicios”, destaca la arquitecta Dub. “A la vez, después de la cuarentena, estamos más atentos a poner en valor los factores que hacen más confortable a una casa, más vivible, como son la iluminación natural, las vistas al cielo, la amplitud. También se revalorizaron los espacios exteriores como jardines o terrazas y los espacios de transición, como galerías, pérgolas y balcones. Hoy en día, tener un lugar de la casa donde estar en contacto con la naturaleza y con el clima exterior, sea mirando el cielo o sentado en el pasto, volvió a cobrar una gran importancia”. Según la arquitecta, algunas claves a la hora de construir o reformar una vivienda alineada con el medio ambiente son:

  • 1. “Planificar más para construir menos”: esto está relacionado con la adaptabilidad de los espacios, la posibilidad de los espacios principales de transformarse para alojar a distintos tipos de usos durante el día (clases, reuniones laborales, charlas privadas, gimnasia o meditación) pasó a ser crucial. La calidad espacial y sus atributos de aislación acústica, calidez y flexibilidad son centrales.
  • 2. Ventanas: debe prestarse atención a la orientación y al cierre hermético de las ventanas, ya que hasta un 30% de las pérdidas o ganancias excesivas de calor se producen por las mismas, lo que genera el mayor impacto en el consumo energético de una vivienda. La ampliación de los vanos para ventanas mejorará la iluminación natural y la ventilación cruzada.
  • 3. Eficiencia en iluminación y en el uso del agua: incorporar artefactos de iluminación eficientes sin por ello aumentar su costo, sino al contrario, se amortizan con los ahorros futuros de electricidad. Las lámparas LED duran hasta 500 veces más y consumen un 90% menos de electricidad. Respecto del agua, es clave incorporar artefactos sanitarios de doble descarga en los baños y reductores de caudal en griferías de cocinas, así como acortar los tiempos de la ducha, para lograr más eficiencia en el uso del agua.
  • 4. La calefacción y la refrigeración: son otro de los temas clave. La inmensa mayoría de las construcciones derrochan energía térmica y la estrategia para remontar este resultado adverso en términos ambientales es lo que se conoce como “climatización pasiva”, es decir la gestión de la temperatura interior sin la necesidad de incrementar el consumo de la energía, ya sea para calentar o enfriar. En verano es clave hacer foco en el control solar: mantener las cortinas cerradas durante el día para evitar el ingreso de calor excesivo, asegurarse de que haya ventilación cruzada siempre que se pueda y priorizar el ventilador sobre el aire acondicionado. En invierno, los parasoles exteriores y las persianas son los mejores amigos de la eficiencia en un clima frío en invierno, caluroso en verano y con fuerte irradiación solar. Deberían volver a instalarse persianas o celosías en las casas, al igual que las alfombras, que mantienen el calor. También son muy eficientes los equipos termosolares de agua caliente y a precios competitivos.

Si bien la tendencia sustentable de construir casas desconectadas expresamente de la red todavía es incipiente en Argentina, cada vez las personas son más conscientes de que la sustentabilidad empieza por casa: todos deberíamos incorporar prácticas para transformar nuestras viviendas en lugares más amigables con el ambiente. Sobre todo si tenemos en cuenta que un 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global son hogareñas, según cálculos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y sumando la totalidad del hábitat construido, representa el 39% de las emisiones de carbono a nivel mundial. Las familias más jóvenes están liderando los cambios edilicios por su conciencia ambiental. 

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA