• Viernes, 21 de abril de 2017
  • Edición impresa

Próvolo: acusan a otras 3 personas en la causa y uno sería sacerdote

Fueron denunciadas ayer por una ex alumna del Instituto religioso. Se suman a los cinco detenidos y a la monja prófuga.

Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Un testimonio revelador con detalles escalofriantes aportado por una joven de 23 años durante la mañana de ayer involucró a otros 3 hombres más en los casos por violaciones y otros abusos sexuales en el ya clausurado instituto religioso Antonio Próvolo (Luján de Cuyo).

De esta manera, y de acuerdo al relato de la víctima -que dijo haber sido abusada en el lugar antes de 2006 (año en que abandonó la institución)-, estas 3 personas se sumarían a los 2 curas y 3 administrativos ya detenidos e imputados por al menos 26 episodios cometidos contra menores sordomudos o hipoacúsicos.

Según destacó Oscar Barrera, abogado de la víctima -quien ya había prestado declaración, aunque ayer pidió ampliarla-, ella agregó que algunos de los 5 detenidos y la monja japonesa Kosaka Kumiko (hoy prófuga) fueron cómplices de estas otras 3 personas, quienes la violaron en un altillo en donde también habían cadenas. 

La víctima participó ayer de una inspección ocular en la sede de calle Boedo y guió al fiscal Gustavo Stroppiana, a los abogados querellantes y a uno de los defensores a la habitación donde ella dormía y al sitio donde aseguró haber sido vejada.

“Se trata de un altillo diferente al que habían consignado las otras víctimas, y las cadenas de las que hablaba ya no estaban en el lugar”, destacó Barrera.

La denunciante dejó la institución en 2006, cuando tenía 13 años, y manifestó que los abusos fueron cometidos en reiteradas oportunidades antes de esa fecha. Incluso, indicó que una de las 3 nuevas personas involucradas vestía como cura “aunque no se puede determinar si era cura o no, o si era parte de la orden religiosa”, destacó una fuente judicial.

“Se da un giro importante en la causa, porque de acuerdo a esta denuncia se suman 3 personas más a las 5 que ya están imputadas y detenidas (NdR: los curas Nicola Corradi -con prisión domiciliaria- y Horacio Corbacho, y los administrativos Jorge Bordón, José Luis Ojeda y Armando Gómez), a quienes acusa de haber participado como cómplices”, destacó Barrera.

Durante el transcurso del día de hoy podrían surgir más novedades en la causa. A excepción de Corradi, los otros 4 imputados están alojados en una celda de la cárcel de Boulogne Sur Mer y ahora la pista apunta a identificar a los 3 nuevos apuntados.

Esta semana, peritos habían recorrido el establecimiento y analizado el lugar conocido como “la casita de Dios” (altillo), donde los chicos declararon haber sido abusados. Durante los allanamientos se abrieron las más de 200 habitaciones del instituto y se encontraron pruebas que complican aún más a los acusados e, incluso, a docentes de la institución.

Según destacó oportunamente el abogado querellante Sergio Salinas, se secuestraron computadoras, CDs, papeles escritos a mano, un pen drive, cámaras de fotos viejas y pastillas anticonceptivas. La cámara de rollo coincidiría con los negativos de fotos que se encontraron en un allanamiento anterior ocultos en un hueco en la pared de otra habitación. Además, en una pieza contigua, también se encontraron cadenas y toallas con sangre.

“En una de las habitaciones de las cuidadoras del sector de las niñas, que se supone se trata de una monja, había pastillas anticonceptivas”, comentó Salinas.

También encontraron una anotación de 2014 en la que una maestra comenta a otra que una madre está enojada porque está cansada de que su hijo tenga “accidentes” en la escuela. “Parece que quiere sacarle plata a la escuela”, remata la nota de la mujer.