• Viernes, 8 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

“Verano 1993”: la película española que va por el Oscar

Es la ópera prima de Carla Simón, una joven directora que narra su propia historia: la muerte de sus padres cuando tenía 6 años y fue adoptada por unos tíos.

DPA

El primer largometraje de la prometedora directora Carla Simón se titula “Verano 1993” (“Estiu 1993”, en la versión original en catalán) y fue elegida ayer por la Academia de Cine Español para representar al país en los Oscar, en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

“Ni en mis mejores sueños me hubiera imaginado esto. Cuando uno termina una película no es consciente de lo que ha hecho”, dijo la directora de 31 años emocionada tras el anuncio.

Su film competía con dos títulos de peso: “1898. Los últimos de Filipinas”, de Salvador Calvo y con actores de la talla de Luis Tosar, Eduard Fernández y Javier Gutiérrez; y “Abracadabra”, del director Javier Gutiérrez, que alcanzó un gran éxito con su anterior  trabajo, “Blancanieves” (2012), la película rodada en blanco y negro que arrasó en los Premios Goya de ese año con diez galardones, entre ellos el de mejor película.

Sin embargo, el trabajo de Simón viene cosechando éxitos desde hace meses, como en el pasado Festival de Málaga, donde se alzó con la Biznaga de Oro, el máximo galardón.

Y fuera de España también gusta. En el último Festival de Cine de Berlín recibió el premio a la mejor ópera prima y el gran premio del jurado Gen Kplus.

Además, se encuentra entre los diez títulos seleccionados para el Premio LUX del Parlamento Europeo.

Simón se mostraba ayer en Madrid muy agradecida precisamente por la respuesta del público extranjero.

“Es bonito cómo las distintas culturas reciben tu película. Ponen el acento en distintos sitios”, afirmaba ante los periodistas.

Y es que su película goza de una carga emocional especial, dado que narra su propia historia personal. Simón, nacida en Barcelona en 1986, quedó huérfana con tan solo seis años, después de que sus padres fallecieran a causa del sida, y fue adoptada por sus tíos. 

 

 

“Verano 1993”, rodada en catalán, muestra como Frida, interpretada por la pequeña actriz Laia Artigas, se enfrenta a su primer verano en un pequeño pueblo luego de haber abandonado su casa en Barcelona para pasar a vivir con sus tíos.

Allí tendrá que esforzarse por comprender qué significa la muerte y adaptarse a su nueva vida junto a su tío materno, interpretado por David Verdaguer, su tía encarnada por Bruna Cusí y su prima, un poco más pequeña, a la que da vida Paula Robles.


Antes

Carla Simón ya había dirigido anteriormente cinco cortos con historias muy humanas, entre ellos “Las pequeñas cosas”, que se centra en la relación entre una madre y una hija con acondroplasia, o “Lipstick!, en la que narra la historia de unos niños que tratan de lidiar por primera vez con la muerte.

Con su primer largometraje luchará ahora por alzarse con el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, que se entregará el próximo 4 de marzo en Hollywood. 

 

Cuatro títulos triunfadores

Hasta ahora, cuatro películas españolas se han hecho con el preciado galardón: “Volver a empezar” (1983), de José Luis Garci, “Belle Époque” (1994), de Fernando Trueba, “Todo sobre mi madre” (2000), de Pedro Almodóvar, y “Mar adentro” (2005), de Alejandro Amenábar.

El año pasado, la elegida por la Academia española fue “Julieta”, de Almodóvar, pero finalmente no fue seleccionada para optar al Oscar, que acabó ganando “El viajante”, del iraní Asghar Farhadi.