martes 15 de junio de2021

Mundo

Unánime condena de la comunidad global

  • jueves, 15 de agosto de 2013

La comunidad internacional condenó al unísono ayer el desalojo de los partidarios del presidente derrocado Mohamed Mursi.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, urgió ayer a los militares egipcios a convocar elecciones, mientras la Casa Blanca condenaba la violencia utilizada contra los partidarios de Mursi.

Por su parte, Francia pidió el "fin inmediato de la represión" en Egipto y pidió a sus principales socios y a la ONU que "determinen urgentemente" una posición internacional sobre el tema.

La comunidad internacional, junto al Consejo de Seguridad de la ONU y la Liga Árabe, deben actuar inmediatamente para detener la masacre" dijo por su parte el primer ministro turco, el islamista conservador Recep Tayyip Erdogan.

El ministerio iraní de Relaciones Exteriores lamentó la "masacre de la población" y advirtió de la posibilidad de una "guerra civil" en el país.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, condenó la intervención policial y deploró que "las autoridades egipcias hayan decidido utilizar la fuerza".

Catar, el principal apoyo de los Hermanos Musulmanes, el movimiento de Mursi, denunció "vigorosamente" la intervención de la policía contra "manifestantes pacíficos".

En Gaza, el movimiento palestino Hamás condenó una "terrible masacre" y pidió "el fin del baño de sangre y de los excesos contra los manifestantes pacíficos".

En los países europeos, donde la destitución y el arresto de Mursi en julio no suscitaron muchas críticas, la condena fue más moderada. La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, pidió "la máxima moderación posible" y que los egipcios "eviten nuevas provocaciones", mientras el presidente del parlamento europeo, Martin Schulz, consideró que las muertes en El Cairo "no son aceptables".